Los hackers están ganado

En Estados Unidos, posiblemente el país tecnológicamente más avanzado del mundo, la prensa durante los últimas semanas ha publicado noticias alarmantes y vergonzosas con respecto a la seguridad de los datos electrónicos de la población; datos que supuestamente están guardados por sistemas de protección muy poderosos y sofisticados.

hackers

Primeramente están los correos privados de Hillary Clinton. La Sra. Clinton está en problemas no obstante que debido a que es muy celosa de su privacidad toma decisiones que después tienen consecuencias inesperadas, como la de usar un sistema de correos electrónicos privado cuando era Secretaria de Estado, algo que está prohibido.

Después los hackers, supuestamente basados en Rusia, invadieron los sistemas del Partido Demócrata que demostraron la parcialidad de sus dirigentes a favor de Clinton y en contra de Bernie Sanders. Sanders mencionaba mucho en su campaña que el sistema electoral está descompuesto y estos correos hacen que pensemos que a lo mejor sí es cierto. La presidenta del partido tuvo que renunciar a su puesto antes de la convención demócrata (hoy trabaja para la campaña de Clinton).

Para defenderse de las acusaciones del escándalo del sistema de correos privado, Hillary declaró que el muy respetado General Colin Powell le había aconsejado cómo hacerlo. Todo mundo pensó que esto era un acto vil y desesperado de la Sra. Clinton y la prensa cuestionó su veracidad. Pero los hackers también penetraron los correos de Powell en donde se comprueba que era verdad lo que decía Clinton. Además, en uno de sus correos, Powell describe a Donald Trump como “una desgracia nacional y un paria internacional”. Powell y Trump son miembros del Partido Republicano. ¡Cuidado con lo que digas porque seguramente algún día se va a filtrar!

No solo los políticos son víctimas de hackeo. Durante las últimas semanas se han filtrado los expedientes médicos de los atletas más prominentes del mundo, incluyendo a Serena Williams, Rafa Nadal y la campeona olímpica de gimnasia Simone Biles. ¿Por qué están haciendo esto? Nuevamente son hackers rusos que están vengándose de que hayan prohibido la participación de atletas rusos en las olimpiadas. Los expedientes muestran que algunos atletas han usado sustancias sospechosas. El comité olímpico declaró que los atletas siguieron al pie de la letra los protocolos para obtener Excepciones para Uso Terapéutico. La meta es generar sospechas sobre la honestidad de los atletas.

Si se pueden hackear los sistemas con alta seguridad, ¿qué sucederá con los autos autónomos que están siempre conectados al Internet? ¿van a tomar control de flotas de vehículos? ¿Qué va a pasar con todos los accesorios que cada vez son más populares para los controles de acceso a edificios? Estoy seguro que es más fácil hackear una llave para entrar a una casa controlada por un iPhone que entrar a los correos del Secretario de Estado de los Estados Unidos.

Aunque soy de los que les gusta adoptar rápido las nuevas tecnologías, estoy pensando que tal vez sea mejor tomar una pausa y quizás evadirlas hasta que haya una mayor seguridad electrónica, algo que será muy difícil de lograr.

Los Derechos de la Comunidad LGBT

Es difícil saber cuál es el porcentaje de personas en el mundo que forman parte de la comunidad LGBT. La dificultad se debe en gran parte a que son sujetas a constante discriminación y por lo tanto no quieren responder a las encuestas. El dicho “salir del closet”, existe precisamente porque debido a las presiones sociales prefieren refugiarse en la oscuridad y no revelar su orientación sexual. Los porcentajes varían entre el 3.8% y hasta más del 10%. Esto equivale a una población entre 281 y 740 millones de personas. Imagínense a un número de personas mucho mayor al total que viven en Norte y Centroamérica.

naciones-unidas-exclusion-lgtb

La lucha por los derechos de la comunidad lleva muchas décadas pero se ha vuelto más visible desde la llegada de las redes sociales. En los últimos años se han roto barreras que antes parecían impenetrables al haberse declarado atletas profesionales de ambos sexos, así como grandes figuras de la industria y políticos. Quizás el ejemplo más renombrado sea Tim Cook, el CEO de Apple, quien con orgullo porta el estandarte de la comunidad LGBT. En todos los países del mundo ya existen diputados, senadores, ministros y presidentes de ambos sexos que son abiertamente gay.

Es absurdo y cruel negarle los derechos a cualquier persona solo porque pertenece a la comunidad LGBT. Todos tenemos derecho a ser felices. Todos tenemos derecho a querer a quien queramos.

En donde no existe el matrimonio gay, las parejas del mismo sexo no tienen el derecho elemental de poder tomar decisiones de vida o muerte sobre su pareja. Pero así como existen comunidades progresivas que han reconocido legalmente los derechos de la comunidad LGBT, como lo es la Ciudad de México, también hay otros lugares que rechazan todos los intentos de legalización de los matrimonios gay. En Estados Unidos, el estado de Carolina del Norte aprobó una ley que autoriza a sus residentes a discriminar a los homosexuales. En ese estado, se le puede negar darle servicio en un restaurante o venderle un producto a cualquier persona gay. La justificación es la protección de las creencias religiosas. Supuestamente a nadie puede obligársele a que haga cosas que vayan en contra de su religión. Como resultado de esta ley, se han cancelado numerosos eventos deportivos, convenciones y conciertos en el estado, el cual está empezando a sufrir consecuencias económicas debido a esta ley.

Al Papa Francisco, cuando en el 2013 le preguntaron acerca de los homosexuales, famosamente respondió “¿Quién soy yo para juzgarlos?”. Después declaró por escrito: “La gente no debe definirse solamente por su tendencia sexual: recuerden que Dios ama a todas sus criaturas”.

Y sin embargo aquí en nuestro país acabamos de ser testigos de marchas en algunos estados lideradas por sacerdotes católicos en defensa del matrimonio tradicional “que debe existir solo entre un hombre y una mujer” y “para proteger a las familias”. No hay que olvidar que la iglesia católica no ha sido muy buen ejemplo de cómo proteger a las familias.

Trump en Los Pinos

Enrique Peña Nieto viene de la escuela política del PRI en la cual se aprende a ser disciplinado a tal extremo de perder todo el sentido de la espontaneidad. Absolutamente todos los días da discursos nuestro presidente, siempre enmarcados en un entorno institucional que forma parte de su burbuja. Son discursos preparados que lee bien y de los cuales no se desvía ni una palabra.

trump los pinos

Peña Nieto no da conferencias de prensa supongo porque les tiene pavor. La reciente escena de Peña Nieto y Trump en Los Pinos haciendo una declaración conjunta fue un espectáculo surreal que a fin de cuentas inevitablemente puso en evidencia la falta de preparación de nuestro presidente para manejar situaciones que se desvían de los guiones que le preparan.

Son raras las conferencias de otros líderes de mundo en las cuales al final la prensa no haga preguntas. Hasta en las que se anuncia con anticipación que no habrá preguntas, los reporteros gritan para llamar la atención y ya saliendo del podio los políticos contestan cuando menos una de ellas. En cuatro años Peña Nieto nunca ha contestado preguntas directas de la prensa en grupo. De vez en cuando acepta a entrevistarse mano-a-mano en la televisión en donde se toman acuerdos previos de los temas que se puedan abordar.

Yo supongo que Trump y Peña Nieto acordaron que no hubiese preguntas después de sus declaraciones. Pero la prensa americana que asistió al evento hizo lo que siempre hace y empezó a hacerlas en voz alta. Aquí inició la gran desviación de lo planeado a lo desconocido. Las preguntas fueron inicialmente para Trump, que a partir de ese momento tomó control de la conferencia. Cuando le preguntaron si habían hablado de quién pagaría por el infame muro, Trump reaccionó como un zorro y mintió diciendo que no se había tocado el tema, cuando en realidad Peña Nieto sí le había dicho a Trump en privado que México nunca lo pagaría. Aquí tuvo nuestro débil presidente la oportunidad de haber sido valiente y decirle a Trump: “Señor Trump, tal vez le falle la memoria, pero al inicio de nuestra reunión privada le dije claramente que México nunca pagaría por su muro”. Esa frase hubiera hecho que cambiara la opinión de los mexicanos sobre su presidente. Desgraciadamente, su silencio cobarde lo hundió aún más en el hoyo que ha estado cavando el mismo y del que dudo que pueda salir en los dos años que le restan a su presidencia.

He vuelto a ver el video de la conferencia varias veces. Peña Nieto mencionó que “habían habido malinterpretaciones o afirmaciones que habían lastimado y afectado a los mexicanos en la percepción de su candidato del cual soy absolutamente respetuoso”, seguido de “yo estoy seguro que su intención es mejorar nuestras relaciones”. ¿Cómo se puede malinterpretar que Trump nos llame asesinos y violadores? No veo un malentendido en algo tan evidente que se manifiesta a diario cuando le pregunta a sus seguidores: “¿Quién va a pagar por el muro? ¡México!”, contestan en unísono. ¿Cómo le puede tener respeto a Trump?

Contrastes

En agosto del año pasado, un gran amigo mío me mostró un par de carpetas gruesas con una colección de recortes de periódico amarillentos y frágiles debido a su antigüedad. “Tú crees que esto tenga algún valor?”, me preguntó. “¿Qué es esto?”, le contesté. “Son unos artículos que escribí hace 65 años cuando llegué a Tijuana. Tratan de mis impresiones sobre la vida y las costumbres en Tijuana y el sur de California, las cuales yo sentí que eran totalmente diferentes al lugar donde yo nací”. Lo pensé por unos momentos y le respondí: “En realidad no sé mucho de estas cosas pero podemos preguntárselo a David Piñera (el renombrado historiador de la UABC), y él seguramente nos podrá dar una opinión con peso, algo que yo no puedo brindarte”.

Portada_Contrastes

Este amigo es mi padre, el Dr. Iván Pérez Solís. Hay varias peculiaridades sobre esta colección de más de 50 artículos. La primera es que se publicaron a lo largo de 4 años en un diario de mucho renombre en México, el Diario de Yucatán, del cual en esa época era director Don Carlos Menéndez, periodista, historiador y poeta mexicano, quien fundó dicho diario en el año 1925. Los artículos que escribió mi padre, por lo tanto, nunca los leyeron los residentes de Tijuana.

La segunda peculiaridad es que todo lo que ha escrito mi padre, quien hoy cuenta con 97 años de edad, ha sido conservado cuidadosa y metódicamente por mi madre, quien el pasado 20 de agosto cumplió 90 años. Todo está muy bien catalogado con anotaciones y fechas. No solo ha conservado publicaciones, sino también otros documentos que ella consideró que tenían valor, aunque fuese solo sentimental. Por ejemplo, todavía conserva los boletos de avión del vuelo en que llegamos a Tijuana el 8 de noviembre de 1950. Yo viajé con ellos desde Mérida porque en ese entonces era el único hijo.

Cuando le informé a mi padre que el Dr. Piñera había leído los artículos y que su opinión era que tenían un gran valor histórico, me pidió que le ayudara a publicarlos en un libro. Este libro, por supuesto, ha sido posible debido a la paciencia y visión de mi madre de conservar los artículos. Otra cosa que me pidió mi padre es que los ingresos de las ventas se destinaran a ayudar a los niños enfermos de bajos recursos que apoya el Patronato del Hospital General de Tijuana.

El Dr. Piñera de inmediato se ofreció a colaborar en la edición del libro con la colección de los artículos, el cual complementó con un estudio introductorio de su autoría. La obra la imprimió la editorial local ILCSA, y cuenta con los sellos oficiales de la UABC y de la Universidad Autónoma de Yucatán. Son más de 350 páginas de historias fascinantes sobre nuestra ciudad y nuestros vecinos de San Diego y Los Ángeles.

El libro, Contrastes, Tijuana y el Sur de California, 1951-1955, se presentará en la Sala Federico Campbell del CECUT el próximo lunes, 5 de septiembre.

Noticias y redes sociales

Ya murió la era en la que sabíamos lo que pasaba en el mundo a través de los programas de noticias de televisión. Desde hace más de una década ya podíamos ver los sucesos de última hora a través del Internet. Pero en ese entonces teníamos que estar en nuestras casas en donde estaban nuestras computadoras personales (o en el trabajo). La velocidad del Internet no era tan rápida y por lo tanto no podíamos ver tanta información visual. Hoy todo lo que sucede se graba y se propaga instantáneamente.

ahora-nosotros-damos-las-noticias

Con los teléfonos inteligentes que empezaron a popularizarse en el año 2007 con los iPhones de Apple, muy rápidamente avanzamos a la situación actual. La mayor parte de los humanos del planeta están conectados permanentemente al Internet y ya no importa dónde estemos para poder saber lo que pasó en los últimos minutos en cualquier parte del mundo. Durante los juegos olímpicos de Río de Janeiro que acaban de terminar (por cierto, felicidades a Brasil por un excelente trabajo), me maravillé de poder estar en camino a un evento en un auto Uber mientras que veía la competencia de clavados a través de la aplicación Claro Sports. ¡En vivo en un teléfono en un auto en la calle!

Según las cifras que encontré hoy en el Internet, Facebook ya tiene más de 1.7 mil millones de usuarios, un cuarto de la población del mundo. Según el sitio statista.com, el cual publica datos sobresalientes sobre los países del mundo, México cuenta con 63 millones de usuarios de Facebook, casi el 50% de la población. Más de la mitad de ellos son menores de 25 años. Solo el 1% de los mayores de 55 años usan Facebook, lo cual representa un “abismo digital” entre los jóvenes y los no tan jóvenes.

Un efecto de las redes sociales es la comunicación directa para difundir noticias (y también ideas). Anteriormente, lo que sucedía lo veíamos en los noticieros de televisión o en los periódicos a través de reportajes que el gobierno podía controlar. Hoy no es tan fácil. Las noticias nos llegan directamente de la fuente a los pocos minutos que sucedieron y sin filtros.

No todo es perfecto porque debido a la facilidad de transmitir información, hay miles de noticias falsas que siembran los ociosos ya sea maliciosamente o como malas bromas. Yo prefiero errar y no creer nada que no me parezca plausible o lógico hasta que lo compruebe a través de varias fuentes.

Yo espero que los jóvenes de nuestro país que no ven televisión ni leen, puedan cuando menos crear una nueva generación de mexicanos bien informados que no sea tan fácil de engañar por el gobierno y sus cómplices. En las próximas elecciones presidenciales, más de 30 millones de jóvenes mexicanos que usan el Internet tendrán derecho a ejercer su voto. Tal vez pueda crearse el cambio que tanto necesitamos a través de una tormenta perfecta impulsada por la juventud, la tecnología, el hartazgo, el rechazo a la corrupción y los deseos de salir del marasmo que nos ahoga.