Sobre los servicios de salud en México

Ya tenía más de una década viviendo en Estados Unidos cuando decidimos tomar unas vacaciones en Cancún. Estábamos cenando en un restaurante cuando mi hijo de 13 años empezó a sufrir un ataque de asma. No había traído al viaje el inhalador que siempre lo acompañaba para resolver estas situaciones. Después de unos cuantos minutos ya tenía muchas dificultades para respirar. Alarmados salimos del lugar en busca de un taxi para que nos llevara al centro de atención médica más cercano. El chofer nos dijo que no había hospitales o clínicas en donde estábamos y que la única opción era ir al centro de la ciudad que en esa época era muy pequeña (esto sucedió hace más de 25 años). Nos explicó que tardaríamos más de media hora en llegar.

salud

Fue entonces que nos entró el pánico. ¿Qué podemos hacer?, nos preguntábamos. Entonces pensé en algo que no se le ocurriría a un americano porque allá no puede suceder. “Hay alguna farmacia por aquí?”, le pregunté. Nos llevó a la más cercana. Le describí al boticario lo que estaba sucediendo y me dijo que si le daba mi consentimiento él podía inyectarle un bronquiodilatador. En unos minutos mi hijo se recuperó y se nos pasó el susto. Yo recuerdo con frecuencia al boticario que le salvó la vida a mi hijo.

Quizás no debamos quejarnos tanto de los servicios de salud de nuestro país. Mi hijo cuando era infante fue internado numerosas veces en Estados Unidos porque los varios doctores que lo trataban no diagnosticaron correctamente que tenía asma. Cada evento, aunque teníamos seguro médico, nos costaba un dineral. En una ocasión que estábamos de visita en Tijuana tuvo una recaída y lo tuvieron que hospitalizar. El médico que lo atendió rápidamente descubrió lo que tenía y desde ese entonces no hubo más hospitalizaciones (Nota positiva: mi hijo ya tiene más de 20 años sin asma).

Los servicios médicos que recibimos en México, cuando menos en las zonas urbanas, son de igual o mejor calidad que los que se ofrecen en los países del primer mundo. Y aunque mis amigos médicos tal vez me critiquen, yo creo que los consultorios de las Farmacias Similares son una buena alternativa para las familias de escasos recursos para abordar padecimientos leves.

Lo que me motivó a escribir estas Cavilaciones fue una conversación reciente entre un grupo de amigos sobre este tema. Uno de ellos, quien vivió muchos años en Suiza, el país más rico del mundo, nos relató que conseguir citas ahí para ver un médico es muy complicado, los costos son muy altos y los cuidados dejan mucho que desear.

Hace cuatro años a mi madre le recomendaron que visitara a un médico en San Diego para obtener una segunda opinión con respecto a una posible intervención quirúrgica. El médico no se presentó porque tuvo una urgencia. De todas maneras nos llegó una cuenta por cientos de dólares. Esto no sucedería en nuestro país.

No hay que quejarnos tanto. México tiene buenos médicos y un sistema de servicios de salud ad hoc para nuestro país.

Trump vs. la verdad

En mis Cavilaciones del 8 de diciembre del año pasado abordé el tema de la Era de la Posverdad. Mi enfoque en ese entonces fue en las teorías de conspiración falsas que siempre han existido pero que hoy son más fáciles de difundir a través de las redes sociales. Para esa fecha el equipo del presidente electo Donald J. Trump ya daba señales de que su estrategia sería mentir a diestra y siniestra para manipular a la prensa y la opinión pública. Hace dos meses no pensaba que la situación empeoraría pero Trump tiene la capacidad infinita para sorprendernos.

thedailybeast.com_

Trump está normalizando la acción de mentir de tal forma que pronto los gobernantes nos mentirán con aún mayor descaro, inclusive cuando exista evidencia irrefutable que demuestre que sus pronunciamientos son falsos. Trump niega que se burló de un reportero con discapacidades aunque exista un video que han visto millones de personas en donde claramente lo hace. Cada vez será más difícil distinguir la verdad de la mentira porque la información que consumimos proviene de un sinnúmero de fuentes, muchas de ellas con la intención de engañarnos. Discernir la verdad nos obliga a escuchar continuamente a las fuentes de información que investigan los hechos, lo cual requiere mucho tiempo y esfuerzo. El resultado es que hoy vivimos dentro de una densa neblina de información con puntos de vista opuestos en donde cada quien cree lo que le conviene.

La asesora de Trump, Kellyanne Conway, una mujer con una habilidad extraordinaria para evadir preguntas, cambiar el tema y mentir a nombre de Trump, llegó al extremo de introducirnos al nuevo concepto de la “realidad alterna”, un mundo en que todo lo que dice Trump, aunque sea patentemente falso, es verdad.

Antier el presidente Trump, en su primer discurso a los miembros de las fuerzas armadas, afirmó, sin prueba alguna, que “la muy deshonesta prensa intencionalmente no reporta los ataques de terroristas radicales islámicos. Ellos tienen sus razones y ustedes entienden esto”, les dijo a los militares atónitos. Los reporteros preguntaron cuáles son esos ataques. La respuesta fue una lista con 78 ataques que incluye algunos de los que más cobertura tuvieron en la prensa internacional. Lo que hizo Trump es mentir para distraer la atención del desastre que ha sido su política de prohibir la entrada a Estados Unidos de personas de 7 países musulmanes. La asesora Conway defendió al presidente diciendo que lo único que él quiere es proteger al país de masacres como la de Bowling Green, ¡un ataque que nunca sucedió! Conway después pidió disculpas explicando que fue un error de dedo (más bien de boca). Sin embargo la prensa ya descubrió otras ocasiones en las cuales dijo la misma mentira.

Es tan grave el ataque a la verdad del presidente Trump y tan poderoso su púlpito que algunos piensan que quizás lo que hace es normal, puesto que todos los humanos mentimos. Las famosas mentiras blancas. Desafortunadamente las mentiras de Trump no son blancas. Son peligrosas para el planeta.

La tecnología que cambió al mundo

Michael Kosinski es un profesor de Comportamiento Organizacional en la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford. Para su tesis doctoral en la Universidad de Cambridge en Inglaterra, Kosinski desarrolló una metodología que ofrece una explicación de las sorpresivas victorias de Donald Trump y del Brexit.

TrumpBrexit3

La aspiración más grande de las campañas políticas es construir mensajes que se adapten precisamente a la personalidad y preferencias de cada persona. Lograr esto era imposible hace menos de diez años. Las técnicas de publicidad que hasta recientemente se consideraban avanzadas se focalizaban en perfiles demográficos que abarcaban grupos extensos, tales como “hombres que les gusta el fútbol” o “mujeres mayores de 30 años”. Para elaborar mensajes exclusivos para cierto tipo de personas se necesita conocerlas y saber cómo localizarlas. Por ejemplo, uno para las mujeres solteras mayores de 35 años que trabajan en un banco, que les gusta el color rojo, que son introvertidas, que viven en un departamento y que su artista preferido es Brad Pitt. Hoy las redes sociales son un colector constante de datos con los cuales se puede conocer y localizar a las personas.

Hay cinco grandes características en la rama de la psicometría que determinan la personalidad de un ser humano: lo franco, concienzudo, considerado, extrovertido y neurótico que es. Para medir esto era necesario llenar largos cuestionarios para extraer de la persona la información requerida para conocer su perfil. El descubrimiento de Kosinski es que toda la información necesaria para conocer a las personas está en el rastro digital que trazamos con nuestros teléfonos inteligentes en las redes sociales. Con solo contabilizar los “me gusta” de una persona en Facebook se puede determinar su personalidad con mayor precisión que con los cuestionarios.

La meta de Kosinski era cómo usar los datos de las redes sociales para estudiar el comportamiento humano, no para alterarlo. Se alarmó cuando se dio cuenta que sus técnicas podrían utilizarse para manipular la opinión pública. A través de las redes sociales se puede conocer a una persona mejor que lo que se conoce a sí misma. Pero en sentido inverso, los políticos pueden utilizar esta información para manipular la opinión pública con mensajes a grupos pequeños de personas con intereses afines.

Estas Cavilaciones se basan en un artículo que se publicó en la revista alemana Das Magazin en el cual los autores afirman que la campaña de Trump utilizó los servicios de la compañía inglesa Cambridge Analytica. La empresa utiliza técnicas similares a las que inventó Kosinski para dirigir mensajes con precisión quirúrgica a grupos pequeños con perfiles semejantes para convencerlos a que voten o a que no voten por algún candidato o causa. Hillary Clinton no utilizó estas técnicas.

Curiosamente, Trump en sus discursos post-electorales le ha dado gracias a la comunidad negra por no haber votado. ¿Casualidad o causalidad? Coincidentemente, Cambridge Analytica también trabajó para el Brexit. Steve Bannon, el asesor de Trump y el segundo hombre más poderoso en la Casa Blanca, es miembro del consejo directivo de Cambridge Analytica.

¡A negociar con el bully Trump!

“Si dejas que un bully se meta a tu patio, mañana estará en la puerta de tu casa y el día siguiente violará a tu esposa en tu propia cama.” Lyndon B. Johnson, 36° Presidente de los Estados Unidos.

trump-bully

Hemos tenido más de un año para aprender la forma de pensar y actuar del bully Donald J. Trump, el nuevo Presidente de los Estados Unidos, quien tiene toda la intención de joder a nuestro país. Todas las esperanzas de que el espectáculo y las promesas de su campaña eran solo artificios para elegirse ya se desvanecieron. Solo hay un Trump y es el narcisista, megalómano, inseguro, inculto, autoritario y profundamente aislacionista con el cual nuestro país tendrá que lidiar durante los próximos 4 años.

No creo que la política de Trump tenga un enfoque exclusivamente anti-México. Su meta es aislar a Estados Unidos del resto del mundo para regresar a un pasado anterior a la globalización. Un hecho muy revelador fue que el martes de esta semana cuando ordenó la reanudación de dos proyectos de oleoductos suspendidos por años debido a su impacto negativo al medio ambiente, indicó que todos los tubos de acero y todas las partes deberán ser fabricadas en Estados Unidos. La meta de Trump es que todo lo posible se fabrique en Estados Unidos; que se eviten al máximo las importaciones. Como más del 70% de las exportaciones de México van a ese país, las posibles consecuencias para nuestra economía son devastadoras.

Durante su campaña Trump repitió constantemente que no quiere que sus adversarios sepan lo que piensa ni lo que va a hacer. Su estrategia es crear miedo, incertidumbre y duda. El entorno ideal para el bully Trump es un estado de caos controlado. Trump no cree en la estrategia de ganar-ganar, cuya meta es que el resultado de una negociación logre que uno más uno sea más que dos. Uno de sus oraciones más repetidas es “Vamos a hacer que América gane otra vez”, lo cual significa para él es que todos sus adversarios van a empezar a perder. Según él, México ya no podrá seguir aprovechándose del débil Estados Unidos con malos acuerdos comerciales. Si una meta firme de Trump es “balancear” el comercio entre los dos países, esto sería casi igual de desastroso que abandonar el TLCAN, una posibilidad que México no puede descartar.

Con este clima se va a enfrentar Enrique Peña Nieto cuando visite a Trump este mes en la Casa Blanca. Trump ha dicho que quiere renegociar el TLCAN, pero no ha anunciado todos los detalles de lo que quiere. Ayer estaba programada una reunión preliminar a la cual asistirán el Secretario de Hacienda Luis Videgaray y el Secretario de Economía Ildefonso Guajardo con los líderes del equipo de Trump para iniciar las negociaciones. La reunión se llevará a cabo en el mismo día que se espera que Trump firme la orden para iniciar la construcción del infame muro. Eso no es un buen comienzo para las negociaciones con el Bully de Trump.

No habrá luna de miel

Mañana Trump será el nuevo presidente de los Estados Unidos, el país que sigue siendo el más poderoso del mundo. Un presidente puede hacer lo que se le antoje, no importa que sea algo estúpido, al menos que alguien con poder lo pueda bloquear. Solo el Congreso de la nación norteamericana tiene el poder para obstaculizar las acciones de Trump. Debido a que los Republicanos tienen la mayoría en las dos cámaras será más difícil que haya oposición a sus decisiones, cuando menos no antes de que cause daños irreparables.

2-90

Al iniciar su gobierno, los presidentes gozan de un período de “luna de miel” durante el cual se promueve la unión y se les da la oportunidad de que desarrollen sus políticas. La luna de miel eventualmente se acaba y empiezan los pleitos y conflictos.

Antes de pisar por primera vez la Oficina Oval de la Casa Blanca, Trump ya logró destruir su luna de miel. Ya se enemistó con todos los que es posible enemistarse dentro y fuera de su país. Trump asumirá el poder con los porcentajes de aprobación más bajos en la historia para un nuevo presidente de los Estados Unidos. No habrá luna de miel.

Trump es un enfermo mental, narcisista y megalómano incapaz de tolerar ni la más mínima crítica. Ya sabemos que catalogó a la famosa actriz Merryl Streep como “sobrevalorada” porque lo criticó durante la ceremonia de los Golden Globes sin ni siquiera mencionar su nombre. En el año 2015 Trump todavía decía que Streep era una de las artistas que más admiraba. Trump será tu amigo hasta el día que lo critiques.

El congresista John Lewis es un ícono de la lucha por las libertades civiles y una persona muy respetada y admirada. La semana pasada Lewis declaró que no considera a Trump como un presidente legítimo debido a la influencia de Rusia en la elección. Por más imprudente que sea lo que dijo Lewis, cualquier presidente normal que entiende su posición de poder lo hubiera ignorado. Pero Trump es todo menos normal. A través de Twitter pidió a Lewis que en vez de oponérsele se dedique a ayudar a sus constituyentes en su distrito que está “infestado de crimen” (falso). Con un solo tweet, Trump ensanchó la brecha que tiene con las minorías del país.

En una entrevista con la prensa europea, Trump declaró que la OTAN es una organización obsoleta y predijo que más países se saldrán de la Unión Europea. Todas las personas razonables entienden que la OTAN y la UE son organizaciones que han ayudado a mantener la paz en Europa después de la Segunda Guerra Mundial y fortalecido la alianza con los Estados Unidos. Para el ignorante Trump, la Unión Europea es solo un “vehículo para avanzar los intereses de Alemania”.

Según Trump, sus enemigos son la prensa, México, China, Japón, la OTAN, Alemania, los demócratas, los republicanos que lo critican, y muchos más que seguramente surgirán.

Hay que abrocharnos los cinturones para no caernos de la montaña rusa que será la presidencia de Trump.