El Idioma y la Mente. Segunda Parte.

En la primera parte mencioné que no hay evidencia científica de que el idioma limite nuestra capacidad de entender conceptos para los cuales no existen palabras concisas que los describan, pero que sin embargo nuestro idioma sí tiene mucha influencia en la forma en que percibimos al mundo y en la forma en que vivimos nuestras experiencias cotidianas.

Hay idiomas como el inglés en el cual los nombres de los objetos no tienen género. Los diccionarios en inglés no tienen una letra “f” o una “m” en la definición de las palabras que nos diga su género porque no existe. Por ejemplo manzana, silla, mariposa, mesa, basura y guerra no tienen género en inglés. Esto no quiere decir que no haya palabras que tengan género implícito, como boy, girl, king y queen. En español, francés, alemán y otros idiomas los nombres de objetos tienen género masculino o femenino. Curiosamente el género de los nombres parece estar asignado al azar; no se puede deducir por regla, lo cual causa muchos problemas a los que hablan inglés que quieren aprender a hablar español. Ciertos experimentos psicológicos demuestran que el género de la palabra afecta la forma en que percibimos los objetos. Las palabras que usé como ejemplo anteriormente tienen género femenino en español pero tienen género masculino en alemán. Nosotros que hablamos español percibimos a una mariposa como algo delicado y femenino. Los alemanes ven un mariposa como algo masculino.

La palabra alemana schadenfreude no tiene traducción en inglés ni en español. Se usa para denotar el placer que algunos de nosotros sentimos ante la desgracia ajena, sobre todo cuando alguien cae de su pedestal. ¿Querrá decir esto que quienes hablan alemán están más concientes de este tipo de placer que los que no lo hablamos?

Un tema de moda es el bullying que sufren algunos estudiantes. Esta palabra está prestada al español y supongo que su popularidad se debe a que no hay un equivalente preciso en español. El diccionario inglés-español la traduce como “intimidación” o “acoso”. Y a un bully como un “bravucón”. Ninguna de estas palabras capta bien el significado de bullying. Me acuerdo de mi juventud la práctica de “dar carrilla”, la cual para mí que se aproxima más. Por cierto, no entiendo porque las discusiones sobre bullying están tan de moda puesto que siempre ha existido este fenómeno entre los jóvenes. Tal vez se deba a una nueva sensibilidad hacia el problema. O quizás a que hay nuevas formas de bullying aplicadas por medio de las redes sociales que lo propagan muy rápido y a una audiencia muy grande, además de que la “carrilla” persiste a todas horas. Inclusive, en Estados Unidos ha habido casos extremos de suicidios de jóvenes provocados por bullying en las redes sociales.

Hay muchas otras palabras que captan conceptos que no se pueden traducir entre el inglés y el español. Para quienes les interesa este tema, les dejo dos de tarea: la palabra “advocate” en inglés, y la palabra “alcahuetear” en español. Hago hincapié que no solo es la palabra, sino el concepto el que forma parte de la cultura. Ambas palabras se usan mucho en el idioma correspondiente y están ausentes en el otro lo cual de alguna forma nos hace percibir al mundo de manera diferente.

Uno de los objetivos de la lingüística es el estudio de la diversidad de los idiomas del mundo. Dado, esto, podríamos suponer que es fácil responder a la pregunta ¿Cuántos idiomas hay en mundo? Pero no lo es debido a diferencias de opinión que eliminan del conteo a ciertos dialectos, a que no se han catalogado los lenguajes de ciertas tribus en partes aisladas del planeta, y a la constante extinción de los idiomas de la Tierra. El número de idiomas en el mundo está disminuyendo constantemente. La organización Ethnologue lista más de 6,800 idiomas vivos en el mundo. En México el 8% de la población habla 291 idiomas diferentes al español. Si todos los humanos vemos al mundo con un color matizado por nuestra lengua materna, una visión común sería un verdadero arco iris.

Una respuesta a “El Idioma y la Mente. Segunda Parte.

  1. Maestro notablemente cierto lo informado, veré el advocated y alcahuete. Me gustaría que continuara su participación en el periódico el Mexicano en el que se publicó hoy la 5a parte de Internet para principiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *