El Internet para Principiantes. Primera Parte.

Hace unos días un amigo mío me preguntó: ¿Dónde están las oficinas del Internet? Se asombró cuando le contesté que no había oficinas y esto me motivó a escribir acerca de los orígenes del Internet. Esta serie está dirigida a los lectores que no han tenido la oportunidad de conocer los aspectos básicos acerca de cómo funcionan las computadoras y los sistemas de comunicación y por lo tanto simplifico mucho los conceptos. El contenido es para principiantes, no para conocedores.

A mediados del siglo pasado había una gran preocupación en el Departamento de Defensa de Estados Unidos acerca de cómo sobrevivirían los sistemas de comunicación computarizados a un ataque militar. Esta inquietud motivó la creación de una red de computadoras redundante en la cual ninguno de los nodos fuera esencial.

Retrocedamos un poco para definir qué es una red de computadoras. Una red es un grupo de computadoras interconectadas para intercambiar información. Cada computadora es un nodo de la red. Para transmitir un mensaje de una computadora en Los Ángeles a una en Boston, el mensaje llega a su destino a través de la red haciendo escalas en computadoras a lo largo del camino. Por ejemplo, de Los Ángeles a Denver, y de Denver a Boston. Pero si un ataque militar inhabilita la computadora de Denver, el mensaje llega usando otra ruta, haciendo escala en Chicago y no en Denver. Todo esto sucede automáticamente sin que haya una computadora central a cargo del proceso. Si hubiera una computadora central, ésta sería el punto vulnerable de la red y bastaría destruirla para que la red entera deje de funcionar.

La interconexión hace 50 años se logró a través de líneas telefónicas aprovechando que ya existía una red de telefonía. Esta red se construyó para transmitir la voz humana, no para transmitir datos. Cuando hablamos por teléfono, aún hoy en día, con frecuencia nos toca una línea “ruidosa”. Nos damos cuenta de esto cuando escuchamos “clicks” y “pops” y otros ruidos en el fondo. El ruido lo produce la interferencia con otras señales eléctricas generadas por otros sistemas adyacentes, así como la calidad de los circuitos eléctricos y la de los mismos cables de teléfono. Sin embargo, los humanos pueden entenderse aunque la calidad de la línea de comunicación sea mala. En pocas palabras, la comunicación humana a través de la voz tolera errores.

Pero si mi objetivo es transmitir datos, el ruido puede tener consecuencias desastrosas. Supongamos que yo deseo enviar información diciendo que quiero transferir $250 dólares a una cuenta bancaria. ¡El ruido podría cambiar la información a $2,500! La transmisión de datos no tolera errores.

En 1960 todas las líneas telefónicas eran análogas. Vamos a tratar de esclarecer la diferencia entre análogo y digital. La voz humana es una continuidad de sonidos de diferentes frecuencias. La frecuencias más altas corresponden a los sonidos agudos y las bajas a los sonidos graves. En los teléfonos, un micrófono convierte la voz en señales eléctricas de diferentes frecuencias y voltajes que corresponden a la voz. Es como si el micrófono fuera una batería en la cual el voltaje cambia con el volumen de la voz y la frecuencia de cambio depende del timbre y las entonaciones de la misma. A este tipo de señal eléctrica se le llama análoga. Estas señales eléctricas son las que viajan a través de los cables de teléfono hasta que llegan al teléfono de nuestro interlocutor en donde una bocina hace el proceso inverso del micrófono convirtiendo las señales eléctricas en voz.

Las computadoras digitales manipulan y almacenan información por medio de un sistema de numeración binario en donde todo se codifica con ceros y unos, los cuales corresponden a un transistor “encendido” o “apagado”. A este tipo de señal que tiene solo dos valores se le llama digital.

El reto en 1960 era cómo trasmitir información digital y sin errores entre computadoras a través de líneas análogas para voz, inherentemente ruidosas, para crear una red de computadoras confiable que pudiera funcionar aún cuando por cualquier motivo fallen algunos nodos.

La siguiente semana describiré como se vencieron estos obstáculos para crear el ARPAnet, la red precursora del Internet.

Una respuesta a “El Internet para Principiantes. Primera Parte.

  1. Felicidades , Pedro Ivan. esto lo estaba esperando. Ojala, nos sigas instruyendo mas en estos menesteres de la comunicacion electronica. Gracias, Angel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *