El Internet para Principiantes. Tercera Parte.

En las partes anteriores de esta serie describí como se logró crear una red de computadoras autónomas que pueden comunicarse entre ellas sin que exista un proceso centralizado. Quienes no leyeron la primera y segunda parte y creen que lo necesiten pueden consultar la edición en línea de El Mexicano o el blog que se menciona al final de esta columna.

La primera red se construyó por solicitud de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados (ARPA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Defensa de Estados Unidos. A esta red se le denominó ARPAnet y es la precursora del actual Internet. La red inicial interconectó a computadoras de cuatro universidades. El primer correo electrónico se envió en 1971 y en dos años el correo llegó a constituir el 75% del tráfico del Internet.

Los avances desde esta primera red derivan de las nuevas tecnologías que permiten la transmisión de información más rápido y a menor costo con computadoras más pequeñas y más baratas. El Internet es la infraestructura que interconecta a las computadoras y a redes de computadoras en todo el mundo. Prácticamente todas las oficinas del mundo tienen redes privadas que interconectan a las computadoras del negocio y estas redes están conectadas al Internet y por lo tanto al resto del mundo. Se estima que actualmente la mitad de la humanidad utiliza de alguna forma los servicios del Internet.

En 1979, cuando yo empecé a usar el Internet, no había computadoras personales. Había terminales conectadas a computadoras grandes que solo podían mostrar letras y números; no había información gráfica y las líneas de comunicación eran muy lentas. Cuando encendía mi pantalla, lo que yo veía era lo siguiente:

A>

En la pantalla entera era todo lo que se veía. Para meter información o buscarla se tenían que usar una serie de comandos arcanos difíciles de aprender. La información en esos días se manejaba a través de tablones de anuncios (bulletin boards) dedicados a diferentes temas. No había manera fácil de encontrar la información que apenas empezaba a almacenarse en las computadoras de la red.

Vamos a ver uno por uno los avances tecnológicos que han hecho que el Internet sea lo que hoy es empezando con la velocidad de las líneas de transmisión. A principios de los años 60 ciertas líneas de transmisión telefónicas especiales podían transmitir 50,000 bits por segundo. Hoy en día se pueden transmitir 56 billones de bits por segundo en una sola fibra óptica. La velocidad alcanzable se duplica cada seis meses y se estima que este crecimiento durará por los siguientes 20 años. En 1982, las pantallas solo podía mostrar letras y números y tardaban segundos en llenarse. Hoy podemos ver películas de alta definición en cualquier computadora. El Internet y esta velocidad de transmisión son los que provocaron los cambios tectónicos en el mundo de la música y después en el mundo de la televisión y el cine. En el tiempo que a ustedes les tomará leer este artículo se van a bajar ilegalmente un millón de canciones en el Internet.

El segundo avance tecnológico es la capacidad de almacenaje. En una de mis columnas anteriores mencioné que en 1982 compré un disco duro con capacidad de 10 millones de bytes (cada byte son 8 bits) del tamaño de dos cajas de zapatos por $8,000 dólares. Hoy puedo comprar un disco duro de 1 terabyte (1 billón de bytes) más o menos del tamaño de un iPhone por $80 dólares. En perspectiva, la cantidad de información en una edición del periódico El Mexicano es mayor a la que una persona podía encontrarse en toda su vida en el siglo XVIII. Actualmente, cada año se genera más información en el Internet que la que se generó en los 5,000 años anteriores. Eventualmente, toda la información de nuestro universo va a estar digitalizada y disponible a través del Internet.

La velocidad de las líneas de transmisión junto con la capacidad de almacenaje van a promover la desaparición de los discos duros en las computadoras. Toda nuestra información estará guardada en lo que le llaman La Nube, que es el almacenaje accesible a través del Internet.

Continuamos la siguiente semana.

Una respuesta a “El Internet para Principiantes. Tercera Parte.

  1. Un saludo Pedro Ivan, continua, muy interesante. Angel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *