El Internet para Principiantes. Quinta y Última Parte.

La alta velocidad de las líneas de comunicación, la amplia disponibilidad de pantallas gráficas, el mayor poder de las computadoras y la capacidad casi inagotable de almacenar información, todo esto a bajo precio, hicieron que el Internet se convirtiera en lo que es hoy: una herramienta indispensable. Quienes no leyeron las columnas previas y creen que lo necesiten pueden consultar la edición en línea de El Mexicano o el blog que se menciona al final de este artículo.

He mencionado anteriormente que toda la información del mundo estará disponible en el Internet. Todo lo que se haya escrito, todas las imágenes, todas las películas, toda la música. Las preguntas de rigor son: ¿Cómo encuentro lo que necesito? ¿Cómo está organizada la información para que se pueda encontrar? La tecnología que aborda este problema se llama motores de búsqueda.

El desarrollo de los primeros motores de búsqueda inició a principios de los años 1990 con varias compañías compitiendo por el liderazgo en el mercado. Yahoo fue una de las más exitosas hasta la llegada de Google, que actualmente tiene más del 80% del mercado de búsquedas.

La tecnología de Google consiste en robots (bots les dicen en inglés), los cuales son programas que navegan el Internet autónomamente día y noche buscando información en todos los sitios de Internet del planeta. Cuando un bot encuentra información nueva, digamos un tweet o una página de Internet nueva o actualizada, en unos cuántos segundos crea un índice con la información. Google mantiene en sus propias computadoras un índice global de toda la información que encuentra en el Internet. Cuando iniciamos una búsqueda en Google, no estamos recorriendo todo el Internet para encontrar lo que deseamos, estamos buscando en el índice de Google.

Para que un motor de búsqueda sea útil y eficiente debe satisfacer varias condiciones. La más importante es que la información tiene que estar constantemente actualizada. Las páginas de Internet nacen, cambian y desaparecen todos los días y por lo tanto el índice tiene que estar al día a todas horas. Cuando quiero buscar algo en el Internet, yo escribo una frase que describe el tema. Google usa la frase y muestra todo lo que encuentra en el índice que contenga la frase, lo que a su criterio se parece a la frase y también busca usando sinónimos de las palabras de la frase. Si yo busco “Cavilaciones”, Google encuentra más de 600,000 entradas en su índice y mi blog aparece muy lejos del primer lugar en la lista. Si busco “Cavilaciones Tijuana”, el número de entradas de reduce a 7,710 y mi blog aparece en primer lugar. Al buscar información hay que usar varias alternativas hasta poder lograr nuestro objetivo.

Nadie navegaría una lista de miles de entradas para encontrar algo. Hay que enfocar la búsqueda con información más detallada para encontrarla. Esto revela la importancia de aparecer en los primeros lugares de una búsqueda. Google utiliza una serie de métodos complejos para priorizar las listas de resultados de las búsquedas. Hay una industria de consultores que se dedican a optimizar sitios de Internet para que aparezcan en la primera página de una búsqueda. Si yo ofrezco un servicio o vendo un producto, quiero aparecer en la primera página de la búsqueda para mejorar mi probabilidad de obtener nuevos clientes.

Google gana la mayoría de sus 36 billones de dólares de ingresos anuales vendiendo publicidad a compañías que pagan por aparecer en las búsquedas. En éstas normalmente aparecen dos listas, la del lado derecho son anuncios pagados.

El Internet no tiene oficinas. No hay un método de administración que rija la implementación tecnológica ni las políticas de conexión y acceso. Solo hay dos definiciones reglamentadas por organizaciones internacionales que operan sin fines de lucro. La única que mencionaré es la asignación de los llamados nombres de dominios, los cuales deben ser únicos. El dominio es el nombre del sitio de Internet, por ejemplo www.cavilaciones.com. Si yo quiero crear una nueva página de Internet, el primer paso es averiguar si el nombre que deseo está disponible. Si no lo está tengo que usar variaciones hasta encontrar uno que me guste.

Aquí concluye la serie de artículos El Internet para Principiantes.

Una respuesta a “El Internet para Principiantes. Quinta y Última Parte.

  1. Noooooooooooo, ya nos interesante, sigueleeeeeeee. Esto es muy interesante, saber. Saludos Angel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *