Steve Jobs

En 1984 estaba dentro del avión en el aeropuerto de Denver esperando que abordaran el resto de los pasajeros de un vuelo a San Francisco cuando se sentó a mi lado Steve Jobs, todavía vestido con ropa invernal después de pasar el fin de semana esquiando en Vail. En esa época la industria de las computadoras domésticas era todavía naciente y me había tocado estar cerca de Jobs un par de veces pero mi primera y única oportunidad de hablar con él fue durante ese vuelo. Sentí temor de entablar una conversación porque desde ese entonces él ya era una leyenda y alguien a quien yo admiraba y seguí admirando hasta su prematura muerte este mes.

Por más de una hora Steve Jobs contestó amablemente mis preguntas. Después me dijo que estaba cansado y se durmió. Acababa de salir al mercado la primera computadora Macintosh la cual era diferente a cualquier otra computadora doméstica de ese entonces. Era muy pequeña, no tenía disco duro, era silenciosa puesto que no tenía los abanicos requeridos en esa época, tenía una pantalla gráfica con fondo blanco, caligrafía muy bonita y un ratón. Le pregunté acerca de esas decisiones y sus respuestas fueron congruentes con lo que ahora todos sabemos acerca de él. La Macintosh era bella, anticipaba un futuro de computadoras en cada hogar y, más que nada, era tan fácil de usar que no necesitaba el manual elefantino que requerían las computadoras personales y el cual todos odiábamos tener que leer.

Steve Jobs cambió al mundo con su visión y voluntad férrea, y lo hizo para mejorarlo en forma irreversible. Mientras que otros crearon empresas de computadoras domésticas con mayor distribución, hasta la fecha éstas tienen comportamientos enigmáticos y fallan con frecuencia de tal forma que nos acostumbramos a utilizar productos defectuosos. El ejemplo clásico es que se considere normal tener que reiniciar una computadora y hasta apagarla cuando se atora. Imagínense que tuviéramos que apagar y volver a encender nuestro automóvil en la carretera porque algo deja de funcionar. Las computadoras que inventó Steve Jobs no sufren de estas anomalías ni son víctimas de virus maliciosos porque están bien hechas.

Cuando Steve Jobs decidió entrar a la industria de la telefonía con el iPhone tuvo que encontrar un socio en la industria telefónica el cual fue AT&T. Famosamente Jobs no permitió que AT&T pudiera ver el teléfono hasta casi el momento de lanzarlo al mercado. Los ingenieros de AT&T solo veían una caja negra para que pudieran hacer sus pruebas. El motivo de Jobs fue que si lo tocaban los ingenieros de AT&T, expertos ellos en telefonía por casi 100 años, lo iban a echar a perder. Ahora el iPhone y sus competidores son el modelo a seguir con los teléfonos inteligentes. El iPhone es una verdadera computadora con miles de usos. Hay medio millón de aplicaciones para el teléfono iPhone en la tienda en línea de Apple.

Con la creación del iPod y la tienda iTunes, Steve Jobs cambió la forma en que escuchamos música y provocó cambios tectónicos en la industria disquera. Muchas empresas han tratado sin éxito de competir con el iPod, incluyendo Microsoft. Cuando introdujo la tableta iPad, los escépticos dijeron que no veían el propósito de ese nuevo tipo de computadora. Ahora todos quieren copiarla. Desde el lanzamiento de la iPad la industria de computadoras personales ha cambiado radicalmente para acomodar tabletas.

Cuando fundó Pixar, la productora de películas animadas como Toy Story y Buscando a Nemo, Steve Jobs transformó esta industria, un área totalmente diferente lo cual es otra demonstración de su visión y talento inigualables. Pixar revolucionó la industria cinematográfica y revivió a la compañía Disney, de la cual falleció siendo el más grande accionista.

Hay algo especial en todo lo que creó Steve Jobs. El simple hecho de tocar un producto de Apple produce una sensación de placer y admiración porque uno percibe su belleza y elegancia además de su utilidad. Steve Jobs mejoró las industrias de las computadoras domésticas, del cine, de la música y la de los teléfonos móviles. Solo un genio como Steve Jobs pudo lograr esto.

Me entristece saber que tal vez ya no habrá nuevas ideas como las de Jobs que mejoren la forma en que usamos tecnología. Su legado es algo que todos debemos admirar.

Una respuesta a “Steve Jobs

  1. Claro que surgira otro personaje igual o mas grande que JOBS quiza no lo veamos, tu imaginaste que estaria sentado junto a ti?
    Yo pienso que si habra otro no Jobs, tal vez Hernandez o quien sabe de que nacionalidad, pero la genialida del hombre no es limitativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *