La Convivencia de la Educación con la Tecnología

Estamos viviendo una época de nuestra historia en la cual existen brechas enormes que nos separan. La que más se menciona en los medios es la brecha entre los ricos y los pobres. Los ricos se siguen haciendo más ricos y los pobres más pobres. Esto no solo sucede en México, sino en todo el mundo, lo cual motivó las recientes manifestaciones que “ocuparon” lugares estratégicos tales como Wall Street.

Otra brecha menos discutida que cada vez es más ancha y que crece más rápido es la que existe entre los que entienden y utilizan tecnologías y los que nunca ni siquiera han enviado un correo electrónico. En particular, muchos maestros de nuestras escuelas le tienen miedo a las computadoras y dependen de sus alumnos para ejecutar las operaciones más elementales. Los alumnos saben más que los maestros.

Se habla mucho de cómo utilizar tecnología para mejorar el sistema educativo. Hay algo muy sutil para entender que se quiere decir con esto. Una cosa es desarrollar sistemas específicos para la educación, por ejemplo, sistemas en donde los libros de texto, las clases y las tareas estén en línea y los alumnos puedan tener acceso a esta información en cualquier lugar. Se utilizan sistemas de este tipo en nuestras universidades como la UABC pero no en nuestras instituciones de educación preuniversitaria.

Un buen primer paso y mucho más sencillo es simplemente poder convivir con la tecnología. Para esto no se necesitan sistemas complicados. Tengo entendido que México es uno de los países en los cuales Facebook tiene uno de los más grandes porcentajes de usuarios, la mayoría de ellos jóvenes. Un maestro podría abrir una cuenta de Facebook para sus clases y comunicarse con sus estudiantes usando el medio que ellos ya escogieron para sus actividades sociales. Pero los maestros con los que he platicado me dicen: “No, a mi me chocan esas cosas”. Es sumamente fácil aprender a usar correo electrónico, Facebook y Twitter si uno tiene la motivación de hacerlo. Mi padre tiene 92 años y todas la mañanas lee los periódicos, se comunica con sus nietos por correo electrónico, y escribe poesías y novelas. Todo esto lo logra en su computadora de escritorio.

En la capacitación de nuestros maestros hay que enfatizar el uso de máquinas para las actividades más elementales. Hay cientos de miles de aplicaciones para computadoras y teléfonos. Sin embargo, solo hay unas cuantas que son verdaderamente necesarias para convivir con la tecnología y angostar la brecha entre los que saben y no saben, entre los maestros y sus alumnos.

Otro aspecto de la convivencia de la tecnología dentro de nuestro sistema educativo es que los estudiantes tienen acceso a todas las respuestas en el Internet. ¿Cómo debe manejarse esta realidad? Me recuerda cuando yo era estudiante de secundaria y las horas dedicadas a aprender a sacar la raíz cuadrada de un número. Cuando salieron al mercado las primeras calculadoras portátiles que hacían instantáneamente este cálculo los maestros se preguntaban: ¿Está bien que no aprendan a sacar la raíz cuadrada manualmente?. ¿Cómo va esto a afectar la capacidad de razonar del estudiante?. No lo sé, pero supongo que ya no se enseña en las escuelas a sacar raíces cuadradas manualmente. Lo que siempre importó es entender el significado de la raíz cuadrada, no la técnica para extraerla.

Ya en la preparatoria dediqué innumerables horas con mis compañeros a aprender cálculo diferencial e integral, el terror de muchos estudiantes. Hoy en mi teléfono puedo hacer estos cálculos sin esfuerzo. De nuevo, lo importante es entender los aspectos teóricos y no tanto las técnicas para integrar y diferenciar.

Avancemos un paso más hacia algo todavía desconocido. ¿Qué significa para la educación que haya tanta información fácilmente disponible por medio del Internet? Para hacer algunas tareas cuando yo estaba en la universidad, tenía que ir a la biblioteca y buscar en libros y revistas la información necesaria para poder completarlas. Este es otro ejemplo en el cual el proceso requería mucho tiempo y energía. Esta información hoy la encuentro en el Internet en unos minutos.

Quizás tengamos qué pensar que el Internet es como una calculadora súper poderosa que cada día lo es más. Tenemos que aprender a usarla para sobrevivir y adaptar nuestro sistema educativo a esta nueva realidad. ¡Pero ya!

4 Respuestas a “La Convivencia de la Educación con la Tecnología

  1. Alonso M. Velssco Jr.

    Ivan:
    Msgnifico articulo. Lastima que Elba Esther Gordillo tenga tanta influencia en la educacion.en Mexico.

  2. Querido sobrino: aunque para mí ha llegado un poco tarde este asunto de la tecnología que está en constante evolución, considero muy importante la simplificación que se logra con ella en la vida del estudiante. Muy acertadas tus opiniones al respecto y … sigue adelante.

  3. Excelente reflexion quiero volver a ser estudiante, donde aprendo a manejar face book?

  4. Estimado Pedro, Las brechas entre ricos y pobres, sobretodo en tecnología , serán cada vez mayores en tanto que se trate de evitar la piratería. Según mi punto de vista, la piratería no es, si no , la herramienta democatizadora cerradora de brechas.
    Una familia con ingresos de 5000 pesos al mes, no tendrá jamás posibilidades de utilizar Internet si no es con productos piratas, en cibercafés piratas, mientras que las empresas que luchas ferozmente para el control. pueden prescindir de los pesos o centavos que le dejará un programa no pirata. Y como vimos recientemente del plato a la boca se cae la “Sopa”
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *