PIPA y SOPA

Mucho se han discutido en los medios las propuestas de ley conocidas como PIPA (Acta para la Protección de la Propiedad Intelectual) y SOPA (Alto a la Piratería en Línea). Este es solo un nuevo frente en la guerra entre los creadores de contenido digital, principalmente las compañías que producen libros, música y películas, y los facilitadores de la distribución de dicho contenido, tales como Google y Wikipedia.

El Internet está transformando muchas industrias. Sin violar ninguna ley, la metamorfosis consiste en que un producto o servicio que pueda expresarse en forma digital virtualmente no tiene barreras que lo restrinjan a una región geográfica. Como consecuencia de esto la competencia se hace global provocando que caigan los precios de los servicios. Por años el contenido voluminoso hacía impráctica su distribución. Los avances tecnológicos de los últimos años, principalmente la capacidad de transmitir datos a muy alta velocidad, permiten que yo pueda ver un juego de fútbol en vivo en mi computadora. Hace menos de cinco años esto era imposible.

El concepto moderno de la Propiedad Intelectual inició a mediados del siglo XIX y se refiere a los derechos exclusivos que se confieren a las creaciones de la mente. Los derechos son sobre activos intangibles, tales como creaciones musicales, artísticas y literarias. También incluye diseños, símbolos, derechos de autor, marcas registradas y patentes. Hay dos corrientes de pensamiento que tienen visiones radicalmente diferentes sobre la propiedad intelectual. Un bando dice que las personas tienen el incentivo de inventar porque saben que su creatividad los puede beneficiar económicamente. Justifican esto usando estadísticas que demuestran que el crecimiento económico está directamente relacionado con la protección de la propiedad intelectual.

El bando opuesto usa el argumento que las leyes de protección de propiedad intelectual no hacen distinción entre los diferentes tipos de propiedad y que dichas leyes se definieron en base a las que protegen las propiedades tangibles. Un ejemplo es la protección que una escritura le otorga al dueño de un terreno. Hacer una copia ilegal de una canción no le quita la canción al autor. En cambio solo hay un terreno que no se puede copiar (aunque quizás pueda robarse). Los más extremistas en cuanto a la propiedad intelectual creen fervientemente que el mero concepto no debe existir. Creen que las creaciones de la mente deben formar parte del patrimonio de la humanidad.

Copiar ilegalmente libros o música no es un problema nuevo. Desde hace muchas décadas se copian capítulos de libros en las escuelas. Por mucho tiempo se duplicaba la música en casetes. Lo que cambió es que hoy es muy fácil copiar un libro o una canción y distribuirla en el Internet con la posibilidad que en un corto tiempo haya millones de copias ilegales.

PIPA y SOPA son iniciativas de ley por las cuales cabildearon arduamente las compañías que producen contenido digital para evitar la piratería en el Internet. Pero la ley sería draconiana debido a la manera en que hace responsable a las compañías como Google de la información que suben sus usuarios. Digamos, si yo copio una canción de un artista popular y la subo a YouTube, la nueva ley le daría al gobierno el poder de apagar sus servicios. La ley haría cómplice a YouTube de un acto de violación de propiedad intelectual cometido por uno de sus millones de usuarios. Cualquier sitio de Internet que tuviera contenido ilegal o que facilitara la localización de contenido ilegal estaría en peligro de ser clausurado por el gobierno, incluyendo a Google, Wikipedia y Facebook.

No estoy diciendo que esté bien que haya piratería y que no deba atacarse. Compañías como YouTube retiran de sus sitios millones de videos por semana atendiendo las peticiones de los propietarios de la propiedad intelectual. Este es un sistema de auto-regulación que funciona bien. Desafortunadamente hay docenas de sitios que no respetan la ley y conscientemente generan sus ingresos con la distribución de contenido ilegal.

Pero para prevenir este tipo de delito no hay que usar una escopeta que afecte a toda la industria del Internet. A esto se debe la enérgica protesta de empresas como Wikipedia y Google, lo cual provocó que se frenaran las iniciativas de ley en Estados Unidos. Hay una propuesta de ley similar en México, propuesta por el senador del PAN Federico Döring, la cual no está bien pensada por lo que debe examinarse con mucha cautela antes de aprobarse.

3 Respuestas a “PIPA y SOPA

  1. La pirateria, como dices, es un problema no de ahorita, tienen muchos anos! Creo que estas leyes llegaron tarde para la regulacion de propiedad intelectual en internet. Si se hubieran aplicado hace diez anos, este problema no existiria en la actualidad. No se imaginaron el alcance que tendrian companias como wikipedia, google, twiter, facebook. Ahora, hay que pensarlas, porque bajo SOPA se le daria mas anos de carcel a alguien que descarga un cancion en un sitio sin permiso del autor, que a un asaltante o violador.

  2. Por casualidad llegué primero a otro de sus Post. “La Convivencia de la Educación con la Tecnología”, Y ahí solté la SOPA

    Hace muchos años, las guardias costeras de Alejandro Magno capturaron a un pirata infame. Al presentarlo ante el emperador, este le cuestionó
    <> A lo que el insignificante, pero sensato pirata contestó <> Yo tengo un pequeño barco y por ello me llamas ladrón. Tú tienes toda una gran flota y por ello te llaman Emperador”

    No es exacto, es lo que recuerdo de la cita en un libro de Noam Chomsky “Piratas y Emperadores”

    En aquel momento me pareció propio de reflexión , ahora, me lo sigue pareciendo.

  3. Con todo el asunto de SOPA yo ya no puedo ver videos de series que disfrutaba en sitios como cuevana o yonkis…. estoy pensando comprar el NETFLIX que tanto se está anunciando para ver series y películas ¿crees que sea seguro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *