La Comunicación con las Máquinas

Una de las desventajas de la tecnología que invade nuestras vidas todos los días es la confusión que nos crea y la dificultad de aprender a usar las computadoras, los teléfonos, y algo tan básico como los controles remotos de nuestros sistemas de audio y de video. Se le llama interfaz humana al método de comunicación entre un humano y un aparato. Por ejemplo, la interfaz humana de un teléfono relativamente antiguo tenía un teclado con los números del 0 al 9, una bocina, un micrófono, un interruptor y un timbre. Eso es todo. No creo que hubiera mucha gente que se le hiciera complicado hacer una llamada. Cuando se digitalizó la telefonía se abrió un nuevo horizonte de características que antes no eran posibles y la interfaz cambió. Se agregaron más teclas y las pequeñas pantallas para poder ver directorios, llamadas hechas y perdidas, identificar quien nos habló, ver nuestros mensajes, configurar la grabadora de mensajes, etc.

Aunque parezca increíble, una de las tareas más difíciles para los ingenieros es diseñar una interfaz humana funcional, fácil de usar y elegante. A principios de los años 1980 yo era un miembro del personal técnico de los Laboratorios Bell, cuya especialidad era diseñar teléfonos, conmutadores privados y públicos, líneas de telefonía, y todo lo relacionado con sistemas telefónicos. En esa época apenas empezaba a propagarse la tecnología celular 1G (1era. Generación) y muy poca gente la usaba. La mayoría de los inventos sobre telefonía se crearon en los Laboratorios Bell, en donde trabajaba gente muy brillante, incluyendo varios ganadores del Premio Nobel. El transistor se inventó en los Laboratorios Bell. La teoría de la creación del universo conocida como el Big Bang la propuso el Dr. Arno Penzias, empleado de los Laboratorios Bell y ganador del premio Nobel de física en 1978. A mi me tocó ser su anfitrión en una ocasión que visitó las oficinas de los laboratorios en Denver, Colorado. Toda la información anterior es para enmarcar lo que sigue.

La tarea de nuestro laboratorio era diseñar un nuevo conmutador privado que combinaría voz con datos por primera vez en la historia. Para eso había que inventar también nuevos teléfonos para poder usar todas las características del sistema. Era un proyecto enorme con más de mil ingenieros de todas las especialidades, casi todos con maestrías y doctorados de las mejores universidades. La mayoría trabajaban en Denver pero había otros que participaban en otros laboratorios en Chicago y en Nueva Jersey. Llegó la hora de dar una demostración del sistema a uno de los ejecutivos que venía de Nueva Jersey y noté que los jefes de departamento y directores estaban muy nerviosos. Cuando llegó la hora de analizar el teléfono, el ejecutivo lo observó con cuidado y de inmediato ordenó que se cambiaran las teclas, la forma, el color y la manera de usarlo. Yo me quedé asombrado y me pregunté: ¿Cómo puede ser que una sola persona ordene estos cambios después de que un ejército de personas brillantes, incluyendo especialistas en interfaces humanas, trabajó tanto en su diseño? Mi impresión fue que esa persona era un déspota autoritario.

Con el tiempo cambié de opinión. La realidad es que esa persona era alguien con una habilidad fuera de este mundo para saber cómo debe uno comunicarse con una máquina. Esto es similar a lo que ha hecho triunfar a los iPhones y iPads. Estos productos tienen una interfaz humana elegante y fácil de aprender y de usar. Famosamente, Steve Jobs personalmente supervisaba la interfaz humana de los productos de Apple.

Desgraciadamente no todas las compañías tienen la visión adecuada de cómo debe funcionar una máquina. Por eso tenemos controles remotos con demasiadas teclas. Las más utilizadas a veces están muy chicas y son difíciles de encontrar. Las que nunca se usan están grandes y en el centro. Por eso hay programas de computadora muy difíciles de utilizar.

Pero todo está mejorando poco a poco. Hace apenas diez años era sumamente complicado conectar una computadora a una red inalámbrica WiFi. Lo digo por mi experiencia de haber pasado horas y horas depurando redes para poder conectar una sola máquina. En la actualidad es algo trivial y no se necesita ser un especialista para lograrlo.

Continuaré con temas relacionados en las siguientes Cavilaciones.

3 Respuestas a “La Comunicación con las Máquinas

  1. Benditas interfaces humanas. Concuerdo totalmente que es una tarea complicada. En el área de los programas computacionales, es de las cosas más fáciles de criticar, de las más difíciles de hacer e prácticamente imposible de lograr que a todo mundo le guste.
    Don Pedro Iván, por favor mándeme una dirección de correo donde lo pueda contactar.
    Enhorabuena por sus cavilaciones!

  2. Don Pedro Iván. Sigo tratando de contactarlo. Por favor mándeme un correo o si prefiere, le mando mi número de teléfono. Aquí le dejo mi correo por si no es tan fácil accesarlo desde el software del blog.
    jeronimomota
    [at]
    gmail
    Gracias.

  3. Ivan, recordemos Fortran, cobol, pascal, y veamos ahora office de windows, es sumamente increible en el ambiente de las computadoras lo que le conocen como interfaz amigable al usario, pero tambien me referiria a las nuevas maquinas registradoras, del supermercado, (con un dedo el empleado no se imagina el mundo de gente que se mueve a su alrededor cuando el escanea esa informacion). Por lo tanto. parece que la informacion deberia ser logica y dirigida para que fuera facil de usar como es el “simple” manejo de un inventario, pero si vemos un control remoto de un sistema dolby stereo, me permite incluso ajustar la distancia y la potencia relativa de cada una de mis cajas acusticas, eso si, es desafiente al usuario normal. esto remite a un tercer menu de el menu principal. Por lo tanto, si el objeto a controlar es muy elaborado, el usario normal se complica. veamos un menu de un celular. tendras incluso que adivinar que los audifonos deberan estar conectados para poder ajustar el volumen de la bocina que no se conectara si la audiofonos no fueron conectados y no se selecciono la bocina interna del celular, muy bien, muy bien ya se capto la idea. espero ingeniero que la proxima vez le ordene a sus equipos de trabajo de diseño, que mantengan simple el menu de usuario, por las platicas con sus amigos de cavilaciones. Javier en Tijuana- San Diego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *