El Zapote Prieto

Ha estado circulando en el Internet en Latinoamérica un mensaje que habla de una supuesta reforma educativa en Japón que “rompería todos los paradigmas”. El propósito del mensaje es contrastar ese nuevo programa nipón con los sistemas educativos locales y provocar que se desaten las alarmas. Pero el mensaje, aunque provocador, es falso.

Lo que no es falso es que en los últimos años los sistemas educativos de muchos países están en decadencia. Entre estos se encuentran México y Estados Unidos. Ambos países han descendido en las escalas comparativas de desempeño educativo que publican organizaciones mundiales, sin que importe que uno de ellos aún sea el más rico del mundo.

De acuerdo con las estadísticas de la OCDE publicadas en el año 2009, el porcentaje de mexicanos entre 55 y 64 años que habían completado cuando menos la educación preparatoria era el 22%. El porcentaje para la población entre 25 y 34 años era el 45%. Esto indica que en un período de treinta años hubo un avance del doble en el alcance de la educación, lo cual parece impresionante. Pero si comparamos con otros países no lo es. En Chile el avance fue del 42% al 88%. En Corea fue del 40% al 100%.

Según las cifras del año 2010, el gasto anual dedicado a la educación en México es de $1,400 pesos per cápita. El gasto en Chile es $990 pesos y en Corea $2,700 pesos. Esto indica que el problema en México no es que no haya inversión, sino que el sistema en general necesita reformarse para que genere buenos resultados.

Es indiscutible que el progreso de un país está directamente relacionado con el alcance y la calidad de su sistema educativo. Mejorar un sistema educativo es un proyecto a largo plazo que requiere establecer prioridades que no se obstaculicen con los procesos políticos. La inversión tendrá que ser cuantiosa y a través de muchos sexenios. Los resultados se observarán después de varias décadas.

Nuestro sistema está politizado en extremo y este es uno de los motivos principales que frenan nuestro progreso. Uno de los candidatos en nuestra actual campaña electoral menciona que bajo su tutela se otorgaron millones de becas a estudiantes, lo cual ayuda a subsanar las deficiencias económicas pero no necesariamente a mejorar la calidad de la educación. Tampoco tiene sentido aprobar una ley que haga obligatoria la escuela preparatoria cuando dicha ley no pueda cumplirse por falta de recursos.

Independientemente de la labor abnegada de la mayoría de los maestros, el sindicato de maestros se transformó en una entidad política cuyo alcance va mucho más allá que la protección de los derechos laborales. La apariencia es que la meta es más obtener prebendas a cambio de votos que hacer algo para verdaderamente abordar el tema de la calidad de nuestra educación. Es una verdadera aberración que nuestros gobernantes negocien por votos con un sindicato al cual no pueden tocar debido a compromisos adquiridos. Aunque esto suceda con todos los sindicatos fuertes de nuestro país, lo más doloroso y perjudicial es que suceda con el sindicato de maestros, el cual en México, asombrosamente, también es un partido político.

Otro ejemplo de la politización de nuestro sistema educativo, me platica con tristeza mi amigo el sabio maestro, son las mejoras a los programas que se instituyen por lo regular al inicio de cada sexenio las cuales son copias de lo que se practica en otros países y que se adoptan sin analizar si son apropiadas para México. Hay muchos expertos en educación en México que podrían desarrollar un modelo a largo plazo que funcionaría en nuestro país. Un modelo hecho por mexicanos para mexicanos que le de libertad a las entidades federativas a que impriman con su propio sello regional el contenido de los programas. Nuestro sistema actual está demasiado centralizado.

Me dijo finalmente mi amigo el sabio que no le parece bien que dediquemos una clase a estudiar el zapote prieto en Baja California cuando muy pocos en nuestro estado lo han visto y mucho menos probado.

Una respuesta a “El Zapote Prieto

  1. Ivan: Concidero que es verdad tus aseveraciones. Por lo regular este problema da vueltas como la rueda de la fortuna y no existe punto de donde te puedas meter pues gira y gira en muchas manos pero no sabes quien (porque el sindicato, el gobierno o quien quieras tampoco tiene nombre, como entre otras cosas que comentas en tu articulo respecto a la calidad educativa).
    Cuando era niño yo pense que si la red de television se hubiera usado para germinar y hacer florecer los conocimientos (que nunca experimentamos en los laboratorios de fisica o electricidad por falta de recursos) hubiera sido facil, si hubiera llegado a todos, pero tampoco eso fue posible porque la red de television nunca termino de instalarse (edusat) y eso que solo era prender una television en el canal tres o cuatro.
    Ahora que con el mundo infinito de la nube, es posible llevar internet a cada pueblo de Mexico, y (ellos dicen que requieren hacer miles de aulas virtuales, “ademas todos las hacen” ; organismos no estatales; estatales; privadas o incluso internacionales, en sus ayudas a la eduacion pero desafortunadamente nunca terminan de implementar) piensa entonces que los recursos estan ahi y son ademas carisimos, pues, si gastan los recursos, pero no llegan los equipos a la aulas o llegan incompletos por una extraña razon de el dinero o de las personas.
    En la escuela primaria de mis hijas tienen computadoras. Se descomponen y no estan hechos los centros de computo como se impone, por lo que si se descomponen algunas tendran que ser reparadas todas. Ademas, hay internet en la direccion pero no en la aula de computadoras de los alumnos. Por cierto, no se usan los programas (aunque centralizados “en materias de ciencia no importaria”) de educacion. su clase de computadoras concistio en conocer el mouse y el programa ‘paint’ de windows (porque no podian hacer otra cosa, claro). Debera haber una evolucion a riesgo de seguir en manos de la ignorancia. Javier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *