El Ascenso de las Máquinas

Probablemente odies la idea de que el juicio humano pueda mejorarse o aún sustituirse por el de una computadora; es probable también que aborrezcas los inevitables terremotos y la lluvias torrenciales. Pero el ascenso de las máquinas es igual de inevitable y son indiferentes a tu odio. Dennis Berman, WSJ.

El fenómeno tecnológico más importante de nuestra década es que hemos alcanzado la región de la curva del crecimiento exponencial del poder de las computadoras de tal manera que hoy pueden lograrse cosas que hace menos de cinco años parecían imposibles. La mera idea de que exista algún cálculo o análisis que no pueda realizarse debido a limitaciones de capacidad de cómputo o de almacenamiento de datos es anacrónica. Paradójicamente, el costo de procesar y almacenar datos también es cada día menor.

Visualizar lo que significa crecimiento exponencial es fácil si usamos un ejemplo. Si yo hubiera invertido $1 dólar hace 50 años y el valor de mi inversión se hubiera duplicado cada 18 meses, 25 años después yo tendría más de $131 mil dólares, una cantidad respetable, pero aún no sería miembro del club de los millonarios. Hoy mi inversión hubiera crecido a $8,500 millones de dólares y estaría entre las 120 personas más ricas del mundo. En el año 2017 mi fortuna sería de $275 mil millones de dólares, una suma casi igual al total de las seis personas más ricas del mundo. Así de rápido ha estado creciendo el poder de las computadoras por los últimos 50 años y se predice que esto continuará durante las siguientes décadas.

Un teléfono inteligente iPhone tiene hoy en día un poder computacional comparable al de las supercomputadoras de hace 20 años que ocupaban cuartos enteros, que necesitaban sistemas de enfriamiento especializados, y que costaban cientos de millones de dólares. Dentro de diez años, ¿qué tipo de aparato tendremos en nuestras manos? Aunque es difícil imaginárselo, puedo asegurar que será algo increíblemente más poderoso para hacer cálculos, que recibirá datos a una velocidad asombrosa, que nos ofrecerá información inteligente para ayudarnos a tomar decisiones en nuestras vidas, y que después se convertirá en indispensable.

Ya tenemos hoy en día amplia evidencia de la rapidez con la cual se pueden encontrar datos cuando usamos el Internet para buscar información sobre cualquier tema. La capacidad mundial de almacenar datos se duplica cada 12 meses, un crecimiento aún más veloz que el del poder de cómputo. Debido a estos factores, el Internet, la tubería que nos interconecta, va a cambiar de ser un sistema que apoya a la Web en donde los humanos almacenan y buscan información, a otro que también incluirá datos que puedan analizar máquinas para ayudar a otras máquinas y a los humanos a tomar decisiones. Para colectar estos datos, compañías industriales como General Electric están armando equipos de especialistas que rivalizan a los de empresas como Google y Facebook para que diseñen sistemas que conecten sus productos al Internet. Las turbinas generadoras de electricidad, los motores de avión, los refrigeradores, los aparatos médicos, los automóviles, los semáforos, los sistemas de alumbrado público, etc., estarán conectados al Internet por medio de sensores digitales para monitorear y controlar su comportamiento. A esto se le llama en la industria El Internet de Todo.

Anteriormente, aunque pudiésemos colectar toda esta información, no tenía tanto valor porque no era posible analizarla. No había computadoras capaces de hacerlo lo suficientemente rápido. Ya existen hoy empresas que se dedican al análisis de datos masivos usando máquinas que se organizan y aprender solas a resolver problemas. Para resolver un problema no se le dice a la máquina cómo lo haga. Se le dan ejemplos de otros problemas y la máquina usa esta información para encontrar una solución.

No solo las máquinas van a estar conectadas al Internet. Hay varias empresas americanas que están diseñando sensores para humanos para colectar datos vitales en tiempo real con el propósito de crear un historial médico de cada minuto de nuestra vida. Un médico no podría utilizar esta información para diagnosticar a un paciente con mayor precisión porque no tendría tiempo para analizar los datos. Para una máquina esto es trivial.

2 Respuestas a “El Ascenso de las Máquinas

  1. quiza se verifiquen como reales esas peliculas donde el humano es escaneado y muestra su realidad pasada de tal manera que una corporacion tiene el poder sobre el humano.. ahora parece ser mas importante la corporacion como organizacion, que el humano como persona, desaparece ese mote que decia: “el cliente es primero”, ahora se dice: “la corporacion es primero”. al menos eso pasa cuando la informacion es controlada por alguien como las corporaciones. Esto en cuanto a lo etico en la tecnologia moderna.

  2. Pingback: Los drones de Amazon: No se puede parar el progreso | Libertad.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *