Navidad sin Tecnología

Para este artículo que se publica el 24 de diciembre, la víspera de la Navidad, pensé que debería escribir algo distinto. Estuve cavilando con nostalgia adelantada acerca de las cosas que podrían ser inmunes a los embates de la tecnología que impregna cada día más a todo lo que nos rodea.

Pensé en los besos entre un hombre y una mujer. ¿Qué puede sustituir el sentimiento profundo de calor y cariño al compartir un beso con la persona amada? Pero después me acordé de la película The Stepford Wives (Las Mujeres Perfectas fue el título en español). Hay dos versiones de la película, una del año 1975 con Katherine Ross con el rol estelar, y otra del 2004 con Nicole Kidman. En el elegante suburbio de Stepford los hombres adinerados reemplazan a sus esposas con robots idénticos a ellas que no envejecen y que satisfacen todas la necesidades de sus maridos sin chistar. Los magnates de Stepford prefieren robots que lidiar con los problemas de las relaciones de pareja que consisten de mucho más que besos apasionados de vez en cuando. ¿Será posible algún día convencerse a uno mismo que se siente el mismo calor y cariño al besar a un robot?

Pensé en nuestras vivencias. Me sentí seguro que nada podrá sustituir las experiencias de haber pasado las navidades con mi familia, el sentimiento único de llegar a la cima de una montaña, el orgullo de ver que mis hijos nazcan, crezcan, se gradúen de la universidad y gocen de éxito profesional, y la ternura infinita que siento al abrazar a mis nietos. Pero me acordé de la película de ciencia ficción Total Recall (Desafío Total en español), de la cual también hay dos versiones, la última de este año con Colin Farrell en el rol estelar. Al héroe de la película le sustituyeron su memoria y cree que es otra persona. El drama se desarrolla en un mundo futurístico sucio y corrupto en donde hay tiendas que venden memorias de experiencias. Los clientes pueden escoger ir de vacaciones a una playa inmaculada sin levantarse de la silla en donde se les administra el tratamiento de reemplazo de memoria. Los humanos somos química y ésta puede sintetizarse. Por lo tanto no es imposible que un día se descifre la forma en que almacenamos y recordamos nuestras experiencias y que alguien invente algo para manipular este proceso. ¿Podrá algún día haber tiendas de memorias de experiencias que la gente disfrute sin haberlas vivido?

Pensé en la reproducción humana pero esto ya hace mucho que sucumbió a la tecnología. Ya no es necesario que haya contacto entre un hombre y una mujer para concebir una nueva vida. Hasta hace poco era necesario cuando menos el huevo de una mujer para reproducir a un humano. Hoy es posible crear un ser humano de la célula de un hombre sin que intervenga el sexo opuesto. En esta área el único freno a los avances tecnológicos son los dilemas éticos y legales que no se han resuelto.

No pude pensar en algo que la tecnología no pueda tocar y transformar irreversiblemente.

Pensando en todo esto me empecé a deprimir un poco hasta que me percaté de algo muy importante que me hizo sonreír de gusto: todavía faltan muchos años para que surjan los cambios más dramáticos y aún tengo tiempo para disfrutar y valorar el presente como es.

Por eso esta Navidad voy a gozar todos los momentos que pueda sin usar tecnología. Voy a cocinar un pavo yo mismo por primera vez en mi vida. Voy a olfatear los olores naturales de los ingredientes que voy a usar. Voy a lagrimear al picar cebolla. Voy a disfrutar darle un beso a una persona real aunque minutos después discutamos por boberías. Voy a abrazar a mis hijos y a mis nietos que vienen de visita. Voy a celebrar la suerte de tener muchos amigos y de poder platicar y brindar con ellos. Voy a estar contento de estar rodeado de mi familia, de mis hermanos y sobre todo de que mis padres estén conmigo. Voy a vivir esas experiencias, no voy a comprarlas en una tienda.

¡Feliz Navidad!

5 Respuestas a “Navidad sin Tecnología

  1. Me encantó.

  2. Estimado Pedro Iván.
    Que pases una excelente navidad acompañado de tus seres queridos, disfrutando al máximo las presentes fiestas.
    En cuanto a la preparación del pavo, te deseo mucho éxito asegurando que va a resultar del agrado de todos los presentes.
    Si de casualidad te das cuenta de que los invitados no piden más pavo durante la cena, no insistas y concluye que desafortunadamente no fué en un 100% de su agrado. (Lo dudo).
    Recibe un fuerte abrazo desde Ensenada.
    Tu amigo,
    Varo

  3. Ivan: Mientras exista sensibilidad en los humanos dificilmente podremos vernos totalmente remplazados por robots, aunque en ocasiones quisieramos un switch tipo ac/dc lo que seria muy practico. Me gusto mucho tu cavilacion . Un abrazo para ti y los tuyos y muy feliz navidad.
    Oscar

  4. Que el dia 1 de enero te deje aplicar todo lo que descubriste la semana pasada que comentas, Jose en Tijuana.

  5. Mira hasta cuando lo vengo a leer!! estoy un poco atrasada en correos como podrás ver… me encantó esta cavilación… saludos y felicidades!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *