Máquinas Detectoras de Mentiras

Hay evidencia que los humanos mentimos mucho. Supuestamente los estudiantes universitarios mienten hasta treinta veces al día. La mayoría de las mentiras se dicen para obtener un beneficio a corto plazo y son generalmente inofensivas. Además, nuestra capacidad para saber si alguien está mintiendo es sumamente limitada. En promedio, de cada 10 mentiras que oigo, yo creo que la mitad son verdad.

Hay muchas situaciones en las cuales es importante saber si alguien está diciendo la verdad. Por ejemplo, cuando queremos saber si una persona que vamos a contratar en una empresa tiene antecedentes criminales. En todos los programas de televisión de policías los crímenes se resuelven descubriendo la sarta de mentiras que dicen los sospechosos. ¿Se imaginan cómo serían estos programas si hubiera una tecnología confiable capaz de detectar mentiras? Cambiaría mucho este género de programa.

En 1921 John Larson, un estudiante de medicina de la Universidad de Berkeley, inventó el polígrafo, la máquina para detectar mentiras que todos conocemos. En las pruebas de polígrafo se monitorean la presión arterial, el pulso y el sudor del sujeto mientras se le somete a un interrogatorio. Administrar una prueba de polígrafo es sumamente difícil. Requiere mucha habilidad de parte del operador para interpretar los resultados. Primero se hacen preguntas básicas para tranquilizar al sujeto y establecer una base de referencia. Después se hacen las preguntas que tratan descubrir la verdad. Muchos científicos afirman que el polígrafo no es confiable porque está comprobado que el porcentaje de errores es muy alto. Debido a esto los juzgados federales norteamericanos no admiten como evidencia las pruebas de polígrafo.

Desde los ataques terroristas de la Torres Gemelas, se han invertido millones de dólares para inventar una máquina que pueda detectar mentiras con mayor precisión. Por motivos obvios no es práctico usar polígrafos en los aeropuertos para descubrir los riesgos de seguridad. La teoría es que los humanos al mentir se delatan por cambios sutiles en su comportamiento que son muy difíciles de detectar. Sin embargo los psicólogos especialistas en detección de mentiras no están de acuerdo en cuáles son estos síntomas. No existe un consenso sobre lo que hay que observar. En un experimento fallido, un científico afirmó que hay movimientos de los músculos de la cara denominados microexpresiones que acompañan a las actitudes sospechosas. Entrenaron a los agentes de seguridad de los aeropuertos para que pudieran identificar estas microexpresiones, las cuales duran una fracción de segundo. De los cientos de miles de personas que enviaron a inspección secundaria durante un período de 6 años, solo arrestaron a menos del 1%. La técnica se abandonó cuando se comprobó que no se detectaron a 16 personas con antecedentes terroristas.

Todo esto puede cambiar pronto con la ayuda de nuevas tecnologías. En la garita de Nogales, Sonora, el gobierno americano está probando una máquina muy promisoria  para detectar mentiras. La máquina tiene la forma de un cajero automático con una pantalla en la cual un avatar, una imagen animada que parece humana, interroga a los sospechosos, en inglés o en español. La máquina tiene una cámara infrarroja que detecta cambios en las pupilas porque éstas se dilatan con el estrés de mentir o esconder algo. También tiene una cámara de alta definición que observa gestos tales como rascarse, encoger los hombros, o movimientos inesperados de la cabeza o las cejas que se asocian con mentir. Finalmente un micrófono graba y analiza la voz para medir los cambios sutiles en el tono de la voz que suceden cuando las personas mienten. Una pregunta que hacen las máquinas de Nogales es: ¿Ha usado usted drogas ilegales alguna vez? La máquina lo hace todo sola y no hay que conectar ningún aparato al sujeto como lo requieren los polígrafos. Cuando se detecta una mentira grave, se emite una señal de alerta y se le dice al sospechoso que espere a un agente.

Expertos en ingeniería y psicología de la Universidad de Arizona diseñaron la tecnología. Las primeras pruebas han tenido mucho éxito. Tal vez muy pronto nosotros que cruzamos la frontera con frecuencia tendremos la oportunidad de que nos interrogue una máquina. Estas Cavilaciones se basan en parte en un artículo reciente sobre el tema en la revista Wired.

Una respuesta a “Máquinas Detectoras de Mentiras

  1. espero que pregunten cosas normales. a veces el responder preguntas muy rebuscadas me causa nervios encontrar la solucion que podrian confundir al avatar. aun asi existen personas que tienen excelente dominio de sus mentiras tanto que viven en medio de ellas y se las creen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *