Aventuras en los Bancos

Hace algunos días entré a una sucursal de Banamex a hacer un pago cuando llegó a una ventanilla adyacente un tipo muy alto con voz sonora y acento alemán que sacó de su bolsa un fajo de euros y pidió que por favor se los cambiaran por pesos. “¿Tiene usted cuenta en este banco?”, le preguntó el cajero. “Por supuesto que no, estoy de visita de negocios en Tijuana”, contestó el visitante. “Pues no le podemos cambiar su dinero”, respondió el empleado del banco. De ahí se armó una discusión en donde el visitante empezó a elevar el volumen de su  voz atrayendo la atención de los otros clientes que estaban presentes. “¿Qué no estoy en un banco? ¿No es aquí donde hay dinero? ¿Si es necesario tener una cuenta por qué no abren una especial para personas como yo para que podamos cambiar dinero?”. El cajero no dio su brazo a torcer y terminó repitiendo muchas veces: “Es que el sistema no nos deja hacer eso”. El tipo ya furioso dijo que quería hablar con el gerente. Lo intercepté y le advertí: “No gaste más su energía. Aquí en México los bancos no funcionan como uno quisiera”. No me hizo caso y se dirigió con la gerente que le repitió la misma historia.

Me platicó un amigo que quiso depositar en su propia cuenta un cheque de él mismo pero de otro banco y no lo dejaron porque no traía consigo su tarjeta del IFE. Si tenía su licencia de manejar pero le dijeron que no era posible para cantidades mayores a cierto monto y que su cheque lo excedía. “¿Yo soy cliente de este banco y no puedo depositar en mi propia cuenta?”

Me relató otra persona que tenía que hacer un depósito a un familiar que vive en Sinaloa. Como es muy común en todos lados, el familiar le dijo que depositara el dinero en una sucursal de su banco en Tijuana. Fue a una sucursal de Banco Azteca a hacer el depósito y después de meter el número de cuenta al sistema el cajero le dijo que esa cuenta no era de aquí, que era de Guasave y que por lo tanto no se podía hacer el depósito. “¿Qué tipo de banco es éste?”, preguntó mi amigo incrédulo.

Mi amiga la sabia me platicó la siguiente experiencia. Tuvo una tarjeta de crédito de Banamex por varias décadas pero siempre tenía que estar disputando cargos que no correspondían hasta que se aburrió y decidió cancelarla hace más de cinco años. La tarjeta estaba bajo su nombre de casada. Necesitaba abrir una nueva cuenta con su nombre de soltera para que le empezaran a depositar el dinero de su retiro y fue de nuevo a Banamex. Al tratar de abrir la cuenta, le informaron en el banco que no era posible hacerlo porque había en el sistema una tarjeta con su nombre de casada. “¿Pero qué tiene que ver eso? ¡Además la tarjeta se canceló hace mucho!”. Le reiteraron que no era posible. Muchos tenemos la misma reacción de querer hablar con el gerente y mi amiga no fue la excepción. Me dice que ya estaba furiosa y le pidió al gerente que por favor usara cuando menos una neurona para darse cuenta de que lo que estaba pasando era patentemente absurdo. Tuvo que abrir la cuenta en otro banco.

Hubo un tiempo en que yo vivía en ambos lados de la frontera y de vez en cuando tenía que traspasar dinero de México a Estados Unidos. Lo que traté de hacer era depositar en el banco americano un cheque del banco mexicano, en este caso de Scotia Bank (decir mexicano es solo porque están aquí, puesto hay muchos bancos extranjeros). Lo intenté un par de veces pero Scotia Bank jamás libró los cheques que deseaba depositar usando el argumento de que mi firma no estaba idéntica a la que tenían registrada (la variación era minúscula). Esto es común puesto que a otro amigo no le quisieron canjear su propio cheque en su banco porque su firma estaba un poco diferente.

Ya he dedicado otras dos Cavilaciones a este tema y no deja de asombrarme que esto suceda en nuestro país. ¿Cómo podemos progresar con un sistema bancario con estas políticas de operación?

2 Respuestas a “Aventuras en los Bancos

  1. A mi no me querian recibir como deposito en mi cuenta de Banco Santander un cheque girado a mi favor de Scotiabank, bajo el pretexto de que era de otro banco.

  2. Los funcionarios ayudan a sus cuates (los inversionistas).
    Hablando de procedimientos: si es facil lo hacen dificil y si es complicado lo hacen mas complicado con la gente normal. Los hormigueros de los bancos no son lo que antes de frente hacia los clientes “una institucion de servicio al cliente”, desafortunadamente en el mundo de los numeros actuales donde la macroeconomia es la mama de todas las batallas, es donde ahora estan concentrados los bancos en donde pueden sacar mas comisiones, en donde reciben capitales por mas de cien mil pesos. en donde transfieres medio millon de pesos a Alemania y ellos cobraran comision por esos procedimientos. En donde les debas pagar un prestamo al doble de lo que cuesta el dinero ya sea en targetas de credito o en prestamos por casas. Recuerden simples mortales la danza de los millones esta en otras esferas, pobres insensatos.Saludos Ivan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *