La Misión de la Educación Superior

La misión de las instituciones de educación superior siempre ha sido motivo de controversia en todo el mundo. Por un lado están los que creen que el objetivo es preparar estudiantes para trabajar en las industrias locales. Llevado esto a un extremo, la universidad se convierte en una verdadera fábrica de empleados. Esto a veces significa que los estudiantes tomen cursos específicos que los preparen para trabajar en una empresa en particular, evitándole a ésta cuando menos parte del costo de entrenamiento de sus nuevos empleados. Si la mayor industria local son las maquiladoras, la fábrica es para empleados de maquiladoras cuyo motivo principal de existir son los sueldos bajos. Por otro lado están quienes piensan que la misión debe ser educar para poder competir en el mundo actual de avances tecnológicos exponenciales en donde lo más importante es adquirir las competencias básicas para pensar críticamente, colaborar y aprender continuamente. Los egresados en este caso no están necesariamente listos para empezar a trabajar, pero lo están para aprender rápido y hacerlo toda la vida.

Un ejemplo de esta controversia existe actualmente en la Universidad de Texas en Austin, en donde hay una pugna entre el rector y el consejo directivo causada precisamente por esta forma diferente de definir el objetivo de la educación universitaria. El rector tiene una visión contraria a los miembros del consejo, todos asignados por motivos políticos por el gobernador del estado, quienes apoyan a la iniciativa privada presionando a la institución a que enfoque sus programas en la dirección que favorezca que los egresados obtengan trabajo rápidamente. De manera similar, en el estado de Carolina del Norte, el gobernador quiere cambiar la fórmula para asignar fondos a las universidades estatales para darle prioridad a las cuales sus egresados tengan mayor éxito en encontrar trabajo. El gobernador quiere eliminar los subsidios a los departamentos de ciencias sociales cuyos egresados tienen menor probabilidad de obtener empleo. Esto parece en la superficie una política razonable, pero pone en peligro los programas abiertos de los cuales derivan las nuevas ideas que revolucionan al mundo.

Los avances tecnológicos están afectando radicalmente la forma en que se hacen muchos trabajos, desde la medicina hasta la producción de música. Todo lo que se pueda digitalizar se va a conectar al Internet y por ende se va a globalizar. La educación se puede digitalizar y por tanto se están transformando los métodos educativos tradicionales. Independientemente de cuál sea nuestra opinión sobre la misión de las universidades, éstas van a cambiar radicalmente en los próximos años. Uno de los cambios que estamos viviendo actualmente es la proliferación de los cursos abiertos masivos en línea (Massive Open Online Courses), promovidos por algunas de las universidades más prestigiosas del mundo en donde a través del Internet los mejores y más famosos maestros imparten sus clases simultáneamente a cientos de miles de estudiantes de todo el planeta.

Siempre que hay cambios disruptivos en nuestro entorno se abren nuevas avenidas para fomentar el crecimiento económico. Creo que la confluencia del revisionismo sobre la misión de las universidades con los avances tecnológicos va a dar como resultado nuevos modelos para la educación que todavía no nos imaginamos. Esto para mí representa una increíble oportunidad para los países en desarrollo porque podrán dar un salto al futuro tomando ventaja de las inversiones que otros hicieron.

En las carreras técnicas, debido a que todo está cambiando muy rápido, debemos aceptar que no es posible definir planes de estudios que cubran tecnologías en forma muy enfocada. El riesgo es que lo que se aprende en el primer año esté obsoleto al llegar al tercero. Esto me dice que lo mejor es que el estudiante adquiera competencias generales que no se apliquen a trabajos específicos.

Durante los últimos 25 años, China aprovechó la revolución tecnológica para convertirse en la fábrica del mundo. Al mismo tiempo invirtió en su sistema educativo de tal manera que sus universidades ahora son de las mejores del planeta. La semana pasada se anunció un programa privado de becas para que estudiantes americanos vayan a estudiar a China. La corriente cambió de dirección. No es causalidad que el enfoque de las universidades en China es la adquisición de competencias generales.

3 Respuestas a “La Misión de la Educación Superior

  1. Estimado Iván:

    Leí tus cavilaciones sobre la misión de la educación superior, está muy bien, por otra parte te aviso que nuestro libro va avanzando. Saludos afectuosos.

    David PIñera.

    El 29 de abril de 2013 01:08, Cavilaciones

  2. el dearrollo de los educandos en la escuela es siempre fundamental. la constante busqueda de la verdad no se detiene solo porque un dia encuentres mas tecnocratas o mas tecnicos, los avances fundamentales de la tecnologia asi como la manera de adquirir conocimiento siempre se deben inculcar en la mente humana joven, la gran brecha existe por los sistemas que son tomados por mentes conservadoras. Esta disfuncionalidad de los que viven de la educacion con las nuevas generaciones de educadores, que termina en un huracan de dispariedad es visible en cualquier aspecto de la empresa humana y la educacion no es la excepcion. Cuando la educacion en su sistema tenga continuidad hacia el cambio. la educacion se adaptara a los cambios que afuera se estan verificando en la realidad.

  3. Juan Reyes del Campillo

    Querido Iván: he leido con gran interés “La Misión de la Educación Superior” y, aunque creo que la disputa por la misión va a continuar por mucho tiempo, me parece que dejas muy claros los puntos de la polémica. De hecho, las universidades ya han estado cambiando, pero los avances tecnológicos no tienen porqué pasar por encima de la misión de formar individuos cultos, concientes y comprometidos con la realidad en la que viven. Coincido contigo en la oportunidad de aprovechar las ventajas de los países desarrollados.Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *