Impresoras de 3D

Las impresoras de tercera dimensión hacen posible que cualquiera pueda crear en su hogar objetos que anteriormente solo podían producirse en fábricas. El lenguaje “imprimir una taza” es confuso porque estamos acostumbrados a que la palabra imprimir se refiera al proceso de depositar gotas de tinta en un papel para crear una imagen en dos dimensiones, ya sea un texto o una fotografía. Pero en vez de tintas, las impresoras de tercera dimensión utilizan carretes de hilos de plástico que a través de una boquilla caliente colocan gotas del material encima de una superficie para formar las capas del objeto. Es como si cortáramos la taza en rebanadas como una barra de pan. La impresora imprime la taza una rebanada encima de la otra hasta completarla. En las impresoras de menor calidad se notan las capas, aunque éstas tengan un grosor de una décima de milímetro. Cuando se acaba la tinta en una impresora de papel tenemos que comprar otro cartucho. En las de tres dimensiones se requiere otro carrete de plástico.

Hace cuarenta años nadie se imaginaba que pudiéramos tener en nuestro hogar una impresora que cueste menos de $80 dólares capaz de imprimir páginas de texto y fotografías de alta calidad. La tecnología existía pero no era costeable para uso doméstico. De la misma manera la tecnología para imprimir en tres dimensiones tiene décadas de existir en las fábricas y talleres del mundo.  Lo que es nuevo es que, aunque todavía son relativamente caras, ya están disponibles para todos y esto ha abierto la puerta a una infinidad de aplicaciones. Recientemente la tienda en línea Amazon.com empezó a ofrecer un catálogo de impresoras de tres dimensiones con precios que fluctúan entre mil y dos mil dólares, lo que costaba hace 20 años una impresora de dos dimensiones de buena calidad y menos de lo que cuestan hoy algunos televisores con pantallas grandes.

Pero esta disponibilidad no sería suficiente para transformar al mundo si no estuviese aunada al Internet, en donde hay una industria naciente de diseños para productos completos, partes de reemplazo para reparaciones y adaptadores que conectan productos incompatibles. Hay sitios de Internet como thingsverse.com que publican un catálogo creciente de artefactos para imprimir, tales como exprimidores, biberones, fundas para teléfonos celulares, partes para Legos, hebillas, contenedores de todos tamaños, trípodes y accesorios para iPads y iPhones.

No pierdan de vista que aunque esto es solo el principio, es inaudito que los diseños no me cuesten nada. Se pueden bajar del Internet diseños completos de objetos de la misma manera que se bajan gratuitamente aplicaciones, libros, música, imágenes y videos. También puedo modificar el objeto a mi gusto antes de imprimirlo. Y si no tengo impresora voy a poder ir a tiendas para productos de oficina en donde estarán disponibles como hoy lo son las copiadoras de uso rudo.

Las impresoras de bajo precio son capaces de imprimir artefactos en un solo color. Esta barrera también es temporal. BotObjects es una nueva empresa que promete “la primera impresora de escritorio a colores del mundo”. En su sitio de Internet muestran la foto de un florero con flores que parece real. Ya están aceptando órdenes aunque las impresoras todavía no existen. El modelo más barato cuesta casi 3 mil dólares.

Como sucede con todos los avances tecnológicos, existe el lado negro de esta nueva tecnología. Alguien ya diseñó una pistola, The Liberator, hecha completa con partes de plástico, y subió el diseño a un sitio de Internet. El Departamento de Defensa de Estados Unidos intervino el sitio y bloqueó su acceso. Las impresoras de tres dimensiones usan formatos comunes para describir objetos, de la misma manera que hay formatos comunes para imágenes, como lo son JPG y TIFF. Hay impresoras de tres dimensiones mucho más sofisticadas que producen objetos cortando bloques de metal con rayos láser. Esto presenta el peligro de que la industria de la exportación ilegal de armas podría cambiar a un modelo en que se adquiera una impresora de rayos láser, la cual tiene usos legales, y que los diseños se exporten a través del Internet. No se enviarán armas en cajas en aviones. Se podrán enviar los diseños digitalmente.

Una respuesta a “Impresoras de 3D

  1. aunque la tecnologia no se puede detener. se puede detener a quien procesa productos sin licencia. los paises muestran lentitud en sus propias maneras de legislar. si los productos existen y no se sabe donde fueron fabricados es una clara muestra que los organismos internacionales ya sea publicos o privados, adolecen de organizaciones eficientes en su control.tanto materiales, como tecnologias. Buena continuacionb de tu anterior articulo con esta referencia Ivan, saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *