Impresoras de Comida

Se menciona mucho en los medios de comunicación que la siguiente hazaña espacial serán los viajes para colonizar marte. Una empresa holandesa llamada Mars One empezó a vender boletos de ida para un vuelo a Marte planeado para el año 2023. En realidad lo que están vendiendo por el momento son solicitudes para el viaje a un costo de $38 dólares. Dos semanas después del anuncio la compañía recibió 80,000 solicitudes. Los boletos son nada más de ida porque no existe la tecnología para poder regresar. A los que vayan en esos viajes se les harán fiestas de verdadera despedida porque los que nos quedemos aquí en Terra Firma nunca los volveremos a ver en persona.

NASA, la agencia espacial norteamericana, puede enviar robots a Marte que analizan los materiales del planeta rojo y toman fotos detalladas de paisajes panorámicos enteros y de rocas diminutas. ¿Pero podrá algún día enviar a humanos? Uno de los problemas más serios que hay que resolver primero es cómo alimentar a los astronautas durante los viajes que pueden durar de 150 a 300 días. Existe este rango de tiempo por dos motivos. El primero es que la distancia entre la Tierra y Marte varía, siendo la más corta cada 780 días cuando Marte llega al punto que se llama “oposición”. La distancia el 3 de marzo de 2012 fue de 100 millones de kilómetros. La distancia más corta en más de 60,000 años ocurrió el 27 de agosto del 2003 y fue de 55 millones de kilómetros. El segundo motivo es que el tiempo que tarda el viaje depende de que tan rápido sea el despegue de la Tierra. Mientras más rápido el despegue más corto el viaje pero mucho más costoso.

Una solución para el problema de la alimentación es “imprimir” la comida. Retomando el tema de las impresoras de 3D de algunas de mis últimas Cavilaciones, NASA está trabajando con una empresa del estado de Texas para desarrollar una impresora capaz de producir comida. La materia prima son polvos con los nutrientes naturales de los alimentos, tales como proteínas y carbohidratos, y el resultado son platillos con la textura, olor y sabor de comida real. A la hora de imprimir, los polvos se depositan en una cámara en donde se mezclan con agua y aceite, se calientan, y se depositan capa por capa en una superficie para “crear” la comida. Este es el mismo proceso que utilizan las impresoras de 3D para imprimir objetos. Las recetas serán digitales, lo que significa que en el futuro habrán muy pocas cosas que no estén dentro de la nueva dimensión digital. Una de las metas de este proyecto de NASA es imprimir una pizza. Los primeros resultados se esperan para fines de este año.

Los impulsores de este tipo de tecnología pregonan que puede transformar al mundo mejorando los procesos de producción de alimentos, minimizando los desperdicios y haciendo más eficiente su transporte.

Ya sabemos que muchos de los inventos de NASA eventualmente se comercializan para uso doméstico. ¿Se pueden imaginar un mundo en el cual las cocinas estén equipadas con impresoras de comida? Las recetas digitales se podrán enviar por correo electrónico o por otros métodos que aún no se inventan. Lo que se imprima en un lugar será idéntico a lo que se imprima en otro, asegurando que se reproduzcan fielmente las texturas y sabores que inventen los nuevos Chefs Digitales. También será posible “editar” la comida para darle nuestro toque personal modificando la receta digital. Me imagino un día estando en mi auto pidiéndole a mi teléfono inteligente que le diga a mi impresora de comida que imprima una lasaña porque ya estoy a punto de llegar a la casa.

Tal vez algún día habrá puestos de tacos en las calles de México con impresoras de comida. “¿Cuántos tacos le imprimo jefe?”. “¿Con todo?”.

3 Respuestas a “Impresoras de Comida

  1. esta cavilacion si fue expeluznente Ivan. Ahora entiendo porque los alliens de Hollywood son tan horribles, si en realidad somos lo que comemos. Supongo que como siempre creemos que los alliens estan mas avanzados que nosotros pues llegaron primero ellos a nosotros que nosotros a ellos, entonces ellos llegan en sus naves con estas copiadoras de comida. esa es la razon porque son iguales y feos de acuerdo a las peliculas que nos los muestran asi. Saludos.

  2. Juan Reyes del Campillo

    En realidad yo prefiero hacerme mi bacalao, que me hagan una tinga, buscar alguien que haga paella o cochinita pibil.

  3. Hola primo! un saludo desde mi amada Mérida. Una cavilación bien futurista,me gustó la idea de no lavar tantas ollas para preparar la comida. BAHP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *