Todo Perdura y es Más Rápido

Aunque muchos pregonan que la tecnología ha creado nuevos vicios y abusos, yo opino que son los mismos de siempre. Lo que ha cambiado es que todo es más eficaz en nuestros días debido principalmente a los siguientes factores:

  1. Los humanos y las máquinas están interconectados a través de redes de computadoras, incluyendo el Internet, las cuales permiten la difusión instantánea de información por todo el planeta.
  2. La capacidad y velocidad de las líneas de transmisión de datos es asombrosa. La compañía japonesa NTT probó con éxito este año un cable de fibra óptica capaz de transmitir el equivalente de 5,000 películas de alta definición cada segundo. Se predice que la velocidad se triplicará cada seis meses por los siguientes 20 años.
  3. La capacidad para almacenar información es virtualmente infinita. Ya no existe la preocupación de que los datos, textos, imágenes y videos son muy voluminosos para almacenarse. El disco duro del mundo no tiene fondo.
  4. La velocidad de los procesadores se duplica cada 18 meses.
  5. La miniaturización de las computadoras. Un teléfono iPhone es más poderoso que la supercomputadora más rápida del mundo hace 30 años.
  6. Hay nuevas técnicas para analizar cantidades masivas de datos. Hasta hace poco, aunque se pudieran almacenar los datos, no existía un manera práctica de extraer de ellos la información deseada.

Uno de los vicios más antiguos de la humanidad es la pornografía (algunos creen que es una virtud). Desde hace 5,000 años en Pompeya se publicaban grabados con imágenes pornográficas mostrando una mezcla de protagonistas no todos ellos humanos. Solo unos cuantos, generalmente miembros de las clases privilegiadas, podían ver esas imágenes porque no era posible reproducirlas y mucho menos distribuirlas. Hoy es posible ver películas pornográficas de alta definición en cualquier computadora conectada al Internet, incluyendo los teléfonos inteligentes. Debido a todos los avances que mencioné anteriormente, los niños desde la edad de 8 años ya ven pornografía. Lo que era accesible a unos cuantos hoy es accesible a todos. Sea vicio o virtud, la pornografía es material para adultos. Desgraciadamente no hay una forma práctica de prevenir que los niños la vean.

Hablar sobre bullying está de moda y se discute como algo nuevo. Desde mi punto de vista bullying es lo mismo a lo que le llamábamos “dar carrilla” en la secundaria. Siempre ha habido grupos de jóvenes en las escuelas que martirizan cruelmente a alguien aparentemente débil. Pero si hace 50 años alguien me molestaba en la secundaria el evento generalmente no perduraba y no era del dominio público. Hoy a través de las redes sociales lo que me hacen y dicen de mí para molestarme se guarda permanentemente y la escuela entera lo sabe en un instante. La tecnología cambió algo no muy bueno a algo espantoso que ha llegado a ser el motivo del suicidio de muchos jóvenes.

Siempre ha habido espionaje. Estados policiacos como lo era Alemania Oriental tenían expedientes secretos de la mayoría de la población. Lograban esto con una burocracia enorme  de espías y a través del miedo que convertía a inocentes en delatores de hasta sus propias familias. El escándalo del norteamericano Edward Snowden que ha causado tantos problemas diplomáticos desde Asia hasta Europa y América divulgó lo que muchos ya sabían y que ahora toman una actitud de falsa indignación. Como nuestros métodos principales de comunicación se han vuelto digitales, es muy fácil interceptar mensajes de correo electrónico, de texto y las llamadas telefónicas. Y no importa que haya que interceptar porque se puede grabar todo y decidir después qué es lo que interesa.

La semana pasada se publicó que la oficina de correos de Estados Unidos toma y guarda fotos de TODOS los miles de millones de sobres y paquetes que procesa. El gobierno norteamericano declaró que este sistema de espionaje sirvió para capturar a la mujer que envió cartas con veneno al presidente Obama y al alcalde Nueva York. Gracias a la tecnología todo perdura, es más rápido y hasta lo que no es digital puede espiarse digitalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *