El Espejismo

El presidente Enrique Peña Nieto inició su gobierno con una gran confianza entre muchos mexicanos de que el regreso del Nuevo PRI era la medicina que nuestro país necesitaba para salir del marasmo económico de más de una década. La furiosa campaña de relaciones públicas del gobierno federal, con mucho énfasis en medios de información norteamericanos y europeos, generó un entusiasmo eufórico que pregonó que México pronto sería una de las grandes potencias económicas del planeta.

“México, la Nueva China”, fue el encabezado de un artículo publicado en el NY Times en enero de este año. En febrero Thomas Friedman, columnista de la misma publicación, inició así su columna: “¿Qué país se convertirá en la potencia económica más dominante del siglo XXI? Ya tengo la respuesta: México”. El Financial Times de Londres bautizó a México como el Tigre Azteca, el país que “ha emergido de la sombra de Brasil para convertirse en el consentido de los inversionistas”.

Tratando de presentar una imagen más real, en marzo el columnista Andrés Oppenheimer del periódico Miami Herald publicó un artículo con el encabezado: “Todo mundo es optimista sobre México – excepto los mexicanos”, en donde opina que México no es la “nueva China” ni tiene una economía de tigre, cuando menos todavía no.

Un tema común, y para mi tenebroso, escondido en los panegíricos hacia México de todos estos artículos, es que el entusiasmo se basa en la creencia que los inversionistas están regresando a México debido a que los salarios de los obreros de nuevo son inferiores a los de China.

Compartir una larga frontera con el mercado más grande del mundo puede ser una gran ventaja. En una época las maquiladoras en México fueron un verdadero boom para la economía mexicana. ¿Por qué no nos convertimos entonces en la gran potencia económica del mundo? Las maquiladoras se fueron a China y ese país supo aprovechar la oportunidad invirtiendo en infraestructura y educación creando una verdadera potencia económica con un crecimiento anual de más de 10% durante los últimos diez años (cifras del Banco Mundial). China hoy cuenta con varias de las mejores universidades del mundo, incluyendo cuatro en las primeras 50. De México solo aparece la UNAM en la posición número 146 de las mejores 400 (US News and World Report). ¿Por qué si ya tuvimos nuestro boom de inversión no pudimos mejorar nuestro sistema de educación superior? ¿Qué nos hace creer que si tenemos otra oportunidad no se va a desperdiciar de nuevo?

El gobierno federal acaba de ajustar a 1.8% su pronóstico de crecimiento anual de la proyección original de 3.1%. ¡De acuerdo con el INEGI, la economía del país se contrajo 0.74% en el segundo trimestre fiscal del 2013! No obstante las promesas de que los mexicanos ganarían más y de las muy discutidas reformas del Pacto por México, la economía del país empezó a perder vapor exactamente en el momento en que, para su mala suerte, tomó posesión el nuevo presidente. La campaña de relaciones públicas parece exagerada aún si las estadísticas la respaldaran. Si te hacen creen que eres el mejor y que vas a ser campeón y resulta que te estaban inflando es muy rudo el despertar.

Lo que complica más todo son los recientes sucesos en varias partes del país, en donde debido a la falta de autoridad se han creado milicias para establecer el orden, grupos de manifestantes bloquean carreteras por meses, y la capital del país está de rodillas ante la intransigencia de la CNTE. ¿En que país el senado no se puede reunir en su seno porque tiene bloqueada la entrada? ¿En qué país se puede secuestrar a miembros del ejército? ¿En qué país se tiene que acuartelar el presidente para rendir su informe? ¿Cómo puede un país en estas condiciones atraer la inversión extranjera en buenos términos?

Las nuevas reformas son indispensables para que detone la economía de México. Estas deben analizarse, negociarse y aprobarse entre todas las partes interesadas. Pero tienen que tener los cimientos del estado de derecho para no desmoronarse. A veces en los peores momentos de crisis existen las mejores oportunidades. Yo creo que estamos viviendo uno de esos momentos.

2 Respuestas a “El Espejismo

  1. Lamentablemente Mexico carece de liderazgo y el bien comun es un extrano enemigo.

  2. Siempre y cuando el estado de derecho no implique un estado pinochista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *