Fracking. Primera Parte.

Cuando llegué a radicar a Colorado en el mes de septiembre de 1979, el estado vivía una época de bonanza y crecimiento causada por una fiebre de explotación petrolera. El paisaje urbano de Denver, la capital del estado, se transformó como por arte de magia con docenas de nuevos rascacielos, acompañados de desarrollos residenciales y centros comerciales.

El petróleo que se extraía en el estado en ese entonces era de esquisto bituminoso (de rocas de pizarra), el cual no se extrae con pozos tradicionales, sino con otros diferentes que utilizan un proceso llamado fracturación hidráulica, o fracking en inglés. Aunque en los años 1970 el costo de la fracturación hidráulica era muy alto, el precio del petróleo producido por los países de la OPEC se había casi triplicado de $12.79 a $35.52 dólares por barril y se creía que ya no bajaría. Esto justificó inversiones billonarias para extraer el petróleo de esquisto bituminoso.

El exceso de petróleo a mediados de los años 1980 hizo que se desplomara su precio. De la noche a la mañana Denver se convirtió en una ciudad fantasma con miles de edificios y casas sin ocupantes. Hubo pérdidas económicas enormes.

Fracking es el proceso de extraer petróleo y gas natural de rocas de pizarra en partes de la tierra a más de dos kilómetros de profundidad. El gas y el petróleo están atrapados en las rocas y no tienen manera de salir a la superficie. Dos avances tecnológicos hacen que hoy sea costeable su extracción. El primero es que hoy existen técnicas para taladrar vertical y horizontalmente a distancias muy profundas. El segundo es la capacidad de generar imágenes tridimensionales de secciones dentro de la tierra que determinan con mucha precisión el lugar donde se debe taladrar.

Después de taladrar, el pozo se llena con una mezcla presurizada de agua, arena y químicos que fracturan las rocas para crear nuevos canales por donde el gas y el petróleo pueden escapar. El pozo se forra con cemento para supuestamente prevenir la contaminación de las aguas subterráneas.

Ha sido tan increíble el éxito de la extracción de gas y petróleo con fracking en Estados Unidos, que se anticipa que en el año 2016 rebasará a Arabia Saudita como el productor más grande del mundo. Inclusive se cree que nuestro vecino del norte pronto será autosuficiente con sus propios recursos de petróleo y gas natural, lo cual podría causar un gran trastorno a la economía mundial. En el año 2012 Estados Unidos importó el 40% del petróleo que consumió. El 6% de este consumo neto provino de México. En el año 2013 México exportó el 71% de su producción petrolera a Estados Unidos. El gobierno mexicano genera el 32% de sus ingresos del petróleo (fuente: U.S. Energy Information Administration).

La dependencia de la economía mexicana de su industria petrolera siempre ha sido riesgosa. Si consideramos que la producción de México es 22% menor que en el año 2009 y que sigue decayendo, el panorama económico del país no es muy prometedor.

Una de las más grandes extensiones de esquistos bituminosos (llamada Eagle Ford) está localizada en el estado de Texas. La extensión continúa al sur cruzando el Río Bravo, en donde se le conoce como la Cuenca de Burgos. Desde el año 2008 se han perforado 5,400 pozos en Texas para fracking. México ha intentado solo 25. Lo que ha impedido la explotación de estos recursos son las leyes mexicanas antes de la reciente reforma energética. Nuestro país no tiene la capacidad económica para explotar estos recursos sin la ayuda de inversión extranjera. Continuará.

5 Respuestas a “Fracking. Primera Parte.

  1. los productos que se venden en México son exactamente iguales a los que se venden en el extranjero. países con menos capacidad energética diseñan, mejoran y actualizan a sus investigadores sin recursos repito. México tiene un elemento clave: es la población. la población no ha sido encauzada porque el elemento dirigente no existe, esto es, los lideres modernos mexicanos siguen pensando en conseguir un empleo en una empresa asegurar su futuro y que el mundo ruede. adelantar a la población en sentido tal que se conviertan en elementos de desarrollo. incluso las empresas extranjeras usan este factor a su favor. una vez que el individuo ha sido captado, joven claro, se le encauza a un mundo que lo evade de su realidad externa. los adultos que actualmente se quejan y quejan, podrían encauzar a los joven en el medio que le corresponda a manera de visualizar que las nuevas generaciones solo seremos mejores, cuando seamos auto suficientes en nuestras necesidades. tarea mas que de la odisea de Virgilio, si el principal adhesivo, esto es, las cúpulas dirigentes gubernamentales, están acumulando reservas y pensando en sus amigos extranjeros antes que en la población activa.

  2. Dr. Jose Angel Orozco

    Espero que un dia Mexico cuente con tecnologias, mas modernas,para que la produccion de petroleo,sea mas eficiente y mas barata. Esto nos puede bajar los costos de todos los energeticos. Por lo pronto seria muy importante la construccion de refinerias.Espero la segunda parte Peter.

  3. Juan Reyes del Campillo

    Iván: también he leído que la técnica de fracking, al necesitar millones de litros de agua, resulta una severa amenaza para el medio ambiente. Entiendo que muchos países la han prohibido, igual que algunos estados de USA, además de que puede afectar los mantos freáticos. Tu que opinas al respecto, o lo vas a tratar en tu siguiente entrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *