Fracking en México

Mientras que en muchas partes del mundo hay un debate furioso acerca de los peligros del uso de fracking para extraer petróleo de esquisto bituminoso, en México las leyes secundarias de la reforma energética que le dan luz verde al uso de esta tecnología se están aprobando sin mayor debate. Aunque hay organizaciones tratando de llamar la atención de la ciudadanía, tales como la Alianza Mexicana Contra el Fracking, no he notado que se haya convertido en un foco de controversia.

En Estados Unidos, el país con la mayor experiencia con la tecnología de fracking, hay ciudades en California, Nueva York, Ohio Pennsylvania. Colorado y Nuevo México que en los últimos meses han prohibido su uso. Es posible que en noviembre Colorado se convierta en el primer estado en el cual el uso de fracking lo regulen las comunidades del estado (hay una propuesta para un referendo que aún no se aprueba para la boleta electoral).

A parte de los riesgos al medio ambiente causados por la contaminación de las aguas subterráneas y el aumento en los movimientos sísmicos, el mayor problema para nuestro país son las sequías constantes y la falta de agua en las zonas petroleras en donde se está autorizando la perforación de pozos. Fracking requiere cantidades enormes de agua. La perforación de 10,000 pozos, que es la cantidad inicial que se estima para México, consumiría un volumen de agua suficiente para abastecer por un año a más de 10 millones de mexicanos.

El Presidente de la Comisión Especial de la Cuenca de Burgos, el diputado de Nuevo León Héctor García García, descarta las protestas de algunos opositores como “un chantaje para detener al avance de la reforma energética a cambio de avanzar la reforma política-electoral”. Al parecer no le preocupa el desastre ambiental que pudiera suceder en su estado.

El mundo entero depende de las fuentes de energía. El 32% de los ingresos del gobierno federal provienen de la producción de petróleo. La producción de petróleo y gas natural en México ha disminuido más de 20% durante los últimos cinco años y sigue en picada debido principalmente a la mala administración de PEMEX y a que el mismo gobierno extrae las utilidades que deberían reinvertirse en infraestructura y nuevas tecnologías.

Debido a esto México tiene un verdadero problema para financiar su futuro. Este es uno de los principales impulsores para promover la reforma energética. Tal vez la tecnología de fracking sea una solución económica adecuada. Lo que no se vale es que no exista una discusión transparente de los riesgos y beneficios. No hay participación ciudadana en las decisiones. Un ciudadano bien informado podría aceptar el uso de la tecnología de fracking si se le informara acerca de los riesgos, las estrategias de mitigación, y los beneficios para el país.

Las Cavilaciones de junio 5, 7 y 12, las cuales están disponibles en mi blog, tratan el tema de fracking con explicaciones de cómo funciona la tecnología y cuáles son sus ventajas y desventajas.

4 Respuestas a “Fracking en México

  1. Muy oportuno, ágil, interesante y entendible (hasta para un neófito como yo) tu artículo de hoy. Espero que recibas muchos comentarios.

  2. Iván: es muy cierto lo que señalas y que los diputados aprobaron el uso del fracking sin entender los riesgos que ello conlleva. Lo peor de todo es que en muchos de sus estados la escasez de agua es bastante terrible. Los peligros son aún mayores si no existe una certificación y vigilancia sobre lo que harán las empresas. Hace tiempo, en el número de National Geographic de marzo de 2013, apareció un artículo con ilustraciones claras de la aplicación de esta técnica, las cuales se aplican en Dakota del Norte. La conclusión parece clara: llegan inversiones y se reactiva la economía, sin embargo, los riesgos están latentes. Un abrazo y nuevamente felicidades.

  3. Iván, por alguna razón mi comentario apareció como anónimo. Soy Juan Reyes del Campillo

  4. Alejandro Rosas Romandia

    Pedro Iván, magnífico el artículo sobre el Fracking y tu consideración de la ligereza conque fue tratado el tema por nuestros legisladores al discutirse la aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética.

    Tenemos pendiente nuestra comida que tentativamente te propongo sea el próximo miércoles e integremos a la misma al Beto Carrillo, desde luego, estilo Rotario.

    Saludos.

    Enviado desde mi iPad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *