El Salario Más Mínimo

Están de moda en varias partes del mundo los debates sobre los salarios mínimos. En el estado de California se aumentó de $8 a $9 dólares la hora el primero de julio pasado y subirá a $10 dólares en el año 2016. San Diego y otras ciudades del estado han pasado leyes que dictan salarios mínimos aún más altos.

En Estados Unidos son los estados y las ciudades quienes determinan los salarios mínimos, algo muy diferente de lo que sucede en México, en donde todas las decisiones las toma el gobierno federal y se las impone a todo el país.

Cuando se plantea aumentar el salario mínimo es inevitable que inmediatamente salgan a relucir dos puntos de vista diametralmente opuestos. En un lado están los que abogan por las personas de menores recursos que creen firmemente que el salario mínimo debe definirse como suficiente para subsistir dignamente. En el otro está la iniciativa privada que invariablemente argumenta que los aumentos perjudicarán a los negocios, que se fundarán menos empresas, que se recaudarán menos impuestos y que debido a esto se tendrán que reducir los servicios de policía, bomberos, recolección de basura, etc. Una visión apocalíptica es la que pinta la iniciativa privada cada vez que se menciona un aumento. Compartiendo esta visión, el alcalde de San Diego vetó el aumento pero el cabildo lo revocó. La cámara de comercio y la asociación de restauranteros de dicha ciudad están colectando firmas para que haya un referendo en la siguiente elección para invalidar el aumento.

El debate en México es muy similar y aquí en Tijuana he leído las declaraciones de varias asociaciones de la iniciativa privada oponiéndose a que se aumente el salario mínimo en nuestro país. En México el salario mínimo no es cuestión de debate; está plasmado en la Constitución en el artículo 123 que establece que el Salario Mínimo General (SMG) debe ser suficiente para las necesidades básicas de una familia. Sin embargo nuestros gobernantes no tienen el valor de expedir leyes complementarias o enmendar la Constitución para que esto se cumpla. El SMG es tan bajo que yo creía que no había mexicanos que lo ganaran. Sin embargo de acuerdo con el INEGI hay 6.5 millones de mexicanos que lo ganan.

Tuve curiosidad de ver cómo se compara México con otros países en cuanto al salario mínimo. Investigué 14 países al azar, unos con economías más grandes y otros con más chicas que la de nuestro país. Dividí el PIB per cápita sobre el salario mínimo para saber cuántos años tiene que trabajar una persona para ganar lo que produce per cápita dicho país. México ocupó el último lugar por una gran diferencia con un resultado de más de diez años. El promedio de los países fue de 3.31 años. Entre los países que escogí estuvieron Turquía, Vietnam, Gabón, Ecuador, Colombia y Argentina. Él único país con un salario inferior a México en mi muestra fue Vietnam. El resto de los países tienen salarios mínimos tres a siete veces mayores que el de México (la tabla a continuación ilustra estas comparaciones). Es deplorable que aunque seamos la economía número 14 del mundo, una gran parte de nuestra población no pueda gozar nuestra abundancia.

Salario Más Mínimo

 

Una respuesta a “El Salario Más Mínimo

  1. Sóbre el título de tu trabajo me hubiera gustado más “El salario súper mínimo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *