La Inmortalidad Digital

La inspiración para estas Cavilaciones fue un reportaje que vi la semana pasada en el programa de noticias matutino CBS this Morning. La crónica concluye con el entrevistador hablando con un robot llamado Bina48, el cual consiste solamente en una cabeza que parece humana la cual hace las mismas gesticulaciones faciales que hacemos cuando conversamos con alguien. El robot entiende la voz humana (en inglés) y responde a preguntas sobre cualquier tema.

Aunque anteriormente he escrito sobre máquinas que cada día pueden comportarse más como un ser humano, la diferencia en este caso es que el robot está programado para simular un cerebro en particular: el de la esposa de la inventora. El plan maestro es que en unos cuantos años más esta máquina contenga una copia digital de la mente de esa persona. Fue tan extraordinaria la entrevista con Bina48 que el mismo reportero al final comentó que ha sido una de las experiencias más extrañas de su vida profesional.

Cualquiera podría decir que inventar a Bina48 es la diversión de una persona con mucho dinero y tiempo libre. Pero no, no es nada así. La inventora se llama Martine Rothblatt, la ejecutiva más bien pagada de Estados Unidos con un sueldo anual de 38 mdd. Estudió Leyes y Administración de Negocios en UCLA y posteriormente obtuvo un doctorado de la Escuela Barts de Medicina y Odontología de Londres.

Tener varios grados académicos no garantiza el éxito profesional pero en el caso de la Dra. Rothblatt sus logros como emprendedora son verdaderamente fuera de serie. En 1983 fue la fundadora de Geostar, la primera compañía del mundo en ofrecer servicios de geolocalización de automóviles. En 1990 fundó Sirius Satellite Radio, el primer sistema de radio en utilizar satélites estacionarios. Una gran mayoría de los automóviles de Estados Unidos y Canadá tienen como opción a Sirius, el cual cuenta con cientos de estaciones de radio y que requiere una subscripción mensual.

A fines de los años 1990, Rothblatt, motivada por la hipertensión pulmonar que padecía una de sus hijas, decidió fundar una empresa de biotecnología para inventar cómo curarla. Y lo logró con la medicina llamada trepostinil. La empresa, United Therapeutics, tiene hoy un valor en el mercado superior a cuatro mil mdd.

La Dra. Rothblatt nació en 1954 en Chicago como Martin Rothblatt. En 1984, con el consentimiento y apoyo de su esposa Bina y de sus hijos, se sometió a una operación de “reasignación de sexo” para convertirse en Martine.

Muchos expertos acusan a Rothblatt de protagonismo por el proyecto Bina48. Otros son más cautelosos dado que ha podido lograr metas que parecen inalcanzables en múltiples ocasiones. En este caso, la preservación de la conciencia de un humano en formato digital suena a ciencia ficción pero dado el crecimiento exponencial del poder de cómputo no es algo imposible. El último libro de Rothblatt se publicó en septiembre de 2014 y se llama: Virtualmente Humano. La Promesa y el Peligro de la Inmortalidad Digital.

Una respuesta a “La Inmortalidad Digital

  1. mariogenel@hotmail.com

    gesticulaciones faciales que hacemos cuando conversam…… El termino facial sale sobrando …. Solo tiene cabeza……
    Mensaje enviado desde mi BlackBerry de Nextel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *