El Despertar

Estaba viendo en la televisión con sorpresa y admiración el discurso del presidente EPN en un Zócalo lleno a reventar:

“Hoy me presento ante ustedes para hablarles acerca de la grave situación que vivimos actualmente. Estamos nadando dentro de un remolino que quiere llevarnos hasta el fondo de un mar de corrupción y violencia que ha puesto en peligro la gobernabilidad de nuestro país.

Ustedes saben que yo me preparé por muchos años para lograr mi meta de ser el presidente de México. La gran ambición de mi vida siempre fue la de servirles a ustedes para que nuestro país pueda tener su ansiado gran momento que dé como resultado un crecimiento económico que nos beneficie a todos y que le brinde la oportunidad a las siguientes generaciones de gozar una vida de paz y prosperidad como nunca la hemos disfrutado.

Yo sé que gané las elecciones con sólo el 38% de los votos, algo que no puede considerarse como recibir un mandato. Por eso consideré que era necesario estrechar la mano de los opositores para establecer el Pacto por México que promovió las diferentes reformas que ya fueron aprobadas. Usé toda mi energía en las reformas y en una campaña global de relaciones públicas para anunciar que México ya iba a llegar a la posición de líder que le corresponde dentro la comunidad de las naciones del mundo.

Yo creí que esto sería suficiente para que los problemas de corrupción y violencia se corrigieran sin la necesidad de darles una prioridad especial. Pero ahora acepto que me equivoqué. La primera prioridad del Pacto por México debió haber sido combatir el cáncer de corrupción que ha invadido a los tres niveles de gobierno, un cáncer que se expandió debido a la falta de atención. Un país no puede avanzar si no se respetan las leyes. Un país no puede avanzar cuando reina la impunidad. Un país no puede avanzar cuando la meta principal de los políticos es su propio beneficio.

Por eso hoy me comprometo ante ustedes que mi prioridad más importante será la de establecer el estado de derecho en nuestro país. Pero eso no lo puedo hacer yo solo. Necesito la ayuda de todos ustedes. Tendremos que extirpar el cáncer que nos corroe y para eso tenemos que trabajar juntos. No se necesita crear otro pacto puesto que ya somos un país con leyes. El problema es que no se respetan, y en eso hay muchos culpables, no solo los servidores públicos.

A partir de este momento suspenderé todos mis viajes y las innumerables ceremonias a las que asisto todos los días para dedicarme en pleno a rescatar a nuestro país del remolino. No es tarde todavía. Juntos lo podremos lograr.”

El Zócalo estalló con una ovación como nunca se había oído que hizo cimbrar los cimientos del Palacio Gobierno lo cual también me hizo despertar de mi sueño y regresar a la realidad, a la pesadilla de la cual no es posible despertar.

 

5 Respuestas a “El Despertar

  1. Wow Big Bro, me hiciste llorar, la mejor de tus cavilaciones hasta ahorita!!!

  2. Qué triste realidad tio, hasta cuándo viviremos así? 🙁 … T mando un abrazo desde Yucatán.

  3. Juan Reyes del Campillo

    Lindos sueños

  4. seguramente el tiempo esta en regresion…teoria del hecho que el universo llego a un punto critico.

  5. Ahora si que en los primeros párrafos ya me lo estaba creyendo. Yo tengo la esperanza de que la tecnología pueda ayudarnos a combatir la corrupción. ¿Quizás tema para una futura cavilación? ¿Quizás proyectos de “crowdsourcing”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *