Querido Santa Claus:

Para esta Navidad pensé mucho en lo que te iba a pedir. Esta vez decidí que en vez de regalos materiales como todos los años, te solicitaría cosas que solo tú eres capaz de darle a las personas que creen en ti. Después de todo, no necesito pedirte cosas que yo mismo puedo comprarme.

Mi primer regalo es que en México se respeten las leyes. Que todos las cumplan pero más que nadie nuestros gobernantes. Quiero que no sea necesario crear más y más nuevas leyes cuyo propósito es que se cumplan las que ya existen. Si acaso esto es inevitable, entonces pido que se proclame solamente una nueva ley, llamémosla La Madre de Todas las Leyes, que declare que todas las leyes de México tienen que cumplirse. Esto debe ser suficiente. Yo sé que tal vez te pongo en aprietos al pedirte este regalo pero debe ser posible porque otros países del mundo han podido cambiar sin necesidad de una revolución violenta.

El segundo regalo que te pido es que desaparezcan la impunidad y la corrupción. Hay que castigar debidamente a los que cometen delitos. México es el séptimo país del mundo donde existe mayor impunidad. El 97% de los crímenes nunca se resuelven. ¿Es difícil de creer verdad Santa Claus? Tal vez este regalo está ligado al primero que te pedí, puesto que se puede suponer que si se cumplieran las leyes dejarían de existir la impunidad y la corrupción que tanto nos afectan. Desgraciadamente no es suficiente que se cumplan las leyes porque algunas de ellas no están bien diseñadas. Como tú ya lo sabes, la corrupción en México tuvo su origen en la época colonial debido a que el poder se concentraba en los virreyes de la Nueva España. Nuestra constitución tiene vestigios ancestrales de concentración de poder. Con todo y su infinidad de reformas, por ejemplo, la constitución subordina el poder judicial al ejecutivo. El nombramiento de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia depende directamente del presidente de la república. Otro problema es el fuero sobre los integrantes de los tres poderes y del gabinete que permite que los miembros de los poderes cometan delitos con amplia impunidad.

Ahora con el escándalo de la Casa Blanca de la primera dama se está gestionando el nombramiento de un fiscal que conduzca una investigación. Pero de acuerdo a lo propuesto, el jefe del fiscal será el procurador general y el presidente tiene derecho a vetarlo. ¿Tú crees que está bien que el fiscal tenga como jefe a quien va a investigar? Yo creo que no.

No hay nadie quien crea las explicaciones sobre las casas de la primera dama y del secretario Videgaray. Sin embargo persisten en tratar de esconder los obvios conflictos de intereses. Santa Claus, ya sabes que a mi no me gusta decir groserías. Para mi último regalo voy a hacer una excepción. Te pido que nuestros gobernantes ya no traten de vernos la cara de pendejos.

4 Respuestas a “Querido Santa Claus:

  1. No tratan, siempre nos las han visto. Tal vez debamos mandar carta a los Reyes Magos tambien.

  2. Juan Reyes del Campillo

    Auténtica carta a Santa. Coincido en que debe enviarse también a los Reyes. Tal vez entre los cuatro puedan hacer algo.

  3. Pues que: (Ch…a… su… )todos ellos en la batalla madre sean derrotados. si Diocito!, si, que asi sea! manda a todos tus angeles y virgenes especialmente al tal santa claus ese que dice mi amigo Ivan.

  4. Muy buena carta a Santa Big Bro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *