No Hay Participación Ciudadana

Hace muchos años cuando vivía en la ciudad de Boulder, Colorado, lugar en donde residí por varias décadas, tuve mi primera experiencia como residente activo de una comunidad. Adyacente a la colonia en donde vivía en los límites de la ciudad, había unos terrenos en donde se planeaba construir un complejo de más de 15 campos de softball. Como todo proyecto en una comunidad democrática, éste se sometió a una serie de audiencias para que las partes interesadas pudieran dar su opinión acerca de sus ventajas y desventajas.

De un lado estaban las varias asociaciones de aficionados y aficionadas al softball de todas las edades. Las ligas de softball nocturnas en Boulder durante los veranos son muy concurridas por equipos que representan a empresas, colonias, escuelas y múltiples organizaciones. Todas las noches se llenan los campos y como consecuencia natural el ruido ambiental es muy alto. Aunque ya existía en la ciudad un parque con varios campos, la alta demanda motivó la propuesta del nuevo complejo.

Del otro lado estaban los vecinos de mi colonia y de otras cercanas a los nuevos campos. Teníamos la fortuna de vivir en un área muy tranquila, sin ruido y sin mucho tráfico vehicular. Nos preocupaba mucho que tuviésemos que oír el sonido de autos, batazos y porras todas las noches.

Las audiencias se llevaron a cabo en la sala del cabildo, la cual es un teatro que por ley siempre está abierto al público. Cualquier ciudadano tiene el derecho de entrar a las sesiones del cabildo. Inclusive, hay un canal de televisión local que las transmite.

A mi me tocó la suerte de ser una de las personas que presentaría el caso en contra del complejo por el simple motivo de que afectaría nuestra apreciada calidad de vida. Por más de dos horas desfilamos los interesados hacia el micrófono que utilizan los miembros de la comunidad para expresar sus opiniones. Cuando me tocó mi turno, nervioso grité una porra y les pregunté a los miembros del cabildo: ¿les gustaría a ustedes oír esto todas las noches?

¿Cuál fue el resultado? El proyecto se canceló permanentemente. Mi antigua colonia en Boulder todavía es muy tranquila.

Estas últimas semanas he recordado mucho esta experiencia debido a que en nuestra ciudad no se practica la participación ciudadana. Aparentemente nuestros gobiernos hacen todo en secreto y solo sabemos las cosas cuando ya pasaron o cuando ya es muy tarde. Y cuando hay protestas ciudadanas, éstas se ignoran.

Dos ejemplos recientes son la demolición de la Puerta México y la construcción de la ya infame ciclovía. No hay nadie con quien yo haya platicado que no se pregunte: ¿a quién se le ocurrió eliminar un carril de una de las vías más transitadas de la ciudad? ¿a quienes se le ocurrieron esas barreras enormes? Los comercios afectados por la ciclovía están preocupados y ayer declararon las asociaciones de ciclistas que no sabían nada del proyecto hasta que ya estaba en construcción. Aquí esto es lo normal.

3 Respuestas a “No Hay Participación Ciudadana

  1. Estimado Pedro Iván: Muy buena tu columna sobre la no participación ciudadana, sobre todo cuando dices que echaste una porra en el cabildo. Saludos David Piñera

  2. el peor de los casos es que cuando le preguntas a un ciudadano sobre su participacion, espera que lo incluyan en las ganancias de ese proyecto y si no es asi, pues es porque otros que ch…fueron mas listos que el, o sea se juntaron aquellos que robaran sin su participacion. el problema pues central es que el ciudadano mexicano si no ve ganancia personal, o no le interesa o solo se queja cuando anda borracho. como andas tu?

  3. Juan Reyes del Campillo

    ¿Participación ciudadana? No, uy que flojera. Los gobernantes están para hacer las cosas, para eso les pagan, ¿no? Pero por eso hacen lo que quieren. Por eso no rinden cuentas, porque la sociedad no se los exige.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *