Sobrecarga de Información

Cuando estaba viendo el Superbowl en mi casa el mes pasado me di cuenta que me estaba perdiendo algunas jugadas debido a que al mismo tiempo que veía el juego estaba usando mi iPhone. Estaba distraído leyendo correos y noticias, viendo videos en YouTube y buscando estadísticas sobre los jugadores.

Daniel J. Levitin, autor del libro “La Mente Organizada: Cómo Pensar Bien en la Era de la Sobrecarga de Información”, afirma que cuando estamos concentrados en alguna tarea, la llegada de un nuevo mensaje a nuestro buzón electrónico puede reducir nuestro coeficiente intelectual el equivalente de 10 puntos. Nos estamos haciendo más tontos (viéndolo más positivamente, menos inteligentes) debido al constante bombardeo de información, la mayoría de ella inútil.

Nuestros cerebros están más ocupados que nunca recibiendo información de todo tipo y nos es difícil filtrar lo que no sirve de lo que es importante. Hay noticias falsas mezcladas con verdaderas, videos virales de asaltos, de gente peleándose, de perros bailando y de bebés con risas contagiosas que vemos millones de personas. Tengo amigos en Facebook que todos los días a todas horas publican fotos o videos de su temas favoritos. Curiosamente, he analizado que el tipo de información que difunden refleja directamente su personalidad. Pero esto es un tema para otras Cavilaciones.

Tengo otros amigos muy apreciados que todos los días me envían media docena de correos, unos con comentarios importantes sobre la política en el mundo, y otros con chistes pelados, con y sin ilustraciones gráficas. Confieso que algunos no los leo, aunque me da pena porque cuando los veo en persona me preguntan si me gustaron y me da pena decirles que los ignoré. Mientras más amigos digitales tiene uno en esta era de la sobrecarga de información, más estamos sujetos a distracciones.

Cada día hacemos más cosas que antes alguien hacía para nosotros. Comprar boletos de avión para un viaje complicado nos puede tomar muchas horas a lo largo de varios días. Estamos obligados a hacerlo porque la mayoría de las agencias de viajes ya desaparecieron. En las oficinas ya no hay personal de apoyo que nos ayude a escribir cartas y a manejar nuestra correspondencia, aunque conozco a algunos que tienen empleados que les leen sus correos electrónicos. En la actualidad hacemos el trabajo que antes hacíamos con la ayuda de una docena de personas. Esta es una de las razones por las cuales el crecimiento económico de los últimos años no se refleja en una mayor cantidad de empleos.

Aunque pareciera que hoy somos más eficientes, algo no encaja. De acuerdo con los expertos en el área de la atención dividida, nuestras mentes no están diseñadas para hacer varias cosas al mismo tiempo. Es solo una ilusión. Lo que realmente hacemos es cambiar rápidamente de una actividad a otra y al hacerlo hay un costo: no hacemos ninguna de ellas con la eficiencia de hacerlas una por una. Aparentemente estamos haciendo tareas simultáneamente (multitasking en inglés), pero ninguna muy bien.

3 Respuestas a “Sobrecarga de Información

  1. A mi no me molestaría que me reenviaras los chistes pelados, con o sin ilustraciones. Hoy la información tiene un costo, no obstante, es la única manera de ser realmente libres e independientes de quienes pretenden controlarla.

  2. otra vez se metió el anónimo, soy Juan Reyes del Campillo

  3. yo elimino correo antes de empezar a verlo. basura los vídeos con gusanos de todas las religiones, basura los comerciales con virus de alqaeda en nueva york, basura la amiga mayor de 40 desesperada que vive cerca de mi casa, solo cavilaciones lo leo siempre, saludos Ivan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *