Aún Hay Libertad de Expresión

Yo creo que en México sí hay libertad de expresión. En este diario, por ejemplo, se publican notas que ventilan las deficiencias y anormalidades de nuestros gobiernos locales. Todas las semanas leo ávidamente las opiniones de columnistas que admiro como Sergio Sarmiento, Denisse Dresser, Leo Zuckermann y Lydia Cacho, entre otros muchos. Todos ellos exponen valerosamente los escándalos del mar de corrupción en el cual navegamos los mexicanos. Hasta el momento no he visto que los hayan querido censurar y si fuese así ya lo hubieran declarado públicamente.

Más que un intento de censura, es posible que Carmen Aristegui haya sido expulsada de MVS Noticias debido a un choque de egos entre la periodista y los dueños de la empresa. Las organizaciones de noticias del mundo se administran por un consejo que dicta sus políticas editoriales. Es normal que los dueños de las empresas periodísticas tengan mucho que ver con el tipo de información que difunden. Hay periódicos que favorecen las ideas conservadoras y otros las izquierdistas. ¿Será posible que hayan despedido a Aristegui no por censurarla sino porque la periodista superestrella resistía las directrices de la empresa? Recuerden que ya intentaron despedirla hace unos años.

La decisión que tomó MVS Noticias, una empresa con fines de lucro, es equivalente a darse un balazo en el pie. El programa de Carmen Aristegui era de los más populares. Para apoyarla, los respetados analistas Sergio Aguayo, Denise Dresser y Lorenzo Meyer anunciaron que dejarán de colaborar con MVS. Las redes sociales están hirviendo de indignación con comentarios a favor de Aristegui y en contra de la empresa. Seguramente MVS sabía que esto podría suceder y que perdería la guerra ante la opinión pública. La decisión de despedir a Aristegui no podría ser más dañina para la empresa. Sin embargo optaron por separarse de ella. ¿Pero, será por censurarla? ¿O será porque su equipo anunció que MVS se integraría con el sitio de denuncia ciudadana MexicoLeaks sin que lo autorizara la empresa?

Carmen Aristegui es una gran periodista que muchos reconocen como la abanderada de la libertad de expresión en nuestro país. No será fácil callarla y todos nosotros tenemos la responsabilidad de no permitir que suceda. A nuestro favor está el hecho de que el año 2015 es muy diferente a la época pasada en la cual solo existía una cadena de televisión poderosa y unos cuanto periódicos nacionales que el gobierno podía controlar. En la actualidad, a través del Internet y las redes sociales, aparentemente no hay barreras para que todos seamos reporteros que pueden difundir información.

Nuestra responsabilidad es proteger la libertad de expresión que hoy tenemos porque desgraciadamente existen tecnologías para restringir el acceso al Internet que se utilizan en países totalitarios como China y Rusia que no debemos permitir que se implementen en México. Igual de importante es seguir vigilantes de que el gobierno no diluya las leyes de transparencia y acceso a la información. Contra esto no podemos bajar la guardia.

4 Respuestas a “Aún Hay Libertad de Expresión

  1. Juan Reyes del Campillo

    Muy buen comentario, coincido totalmente. Aunque resulta que uno de los abogados de Vargas, el dueño de MVS, es ahora el Coordinador de Comunicación Social de la Presidencia. ¿coincidencia? Recuerda el: no pago para que me peguen de López Portillo

  2. A MVS le disminuirá la audiencia que le favorecía con Carmen Aristegui, su valioso equipo de colaboradores despedidos, sus colegas que han renunciado y quienes consideramos lo sucedido como un balazo a la libertad de expresión.

  3. Yo creo que sí es censura. Aristegui tiene en su contrato una cláusula que le permite producir historias noticiosas con plena libertad, sin intervención de la empresa. La orden de su despido tuvo que haber venido de arriba.

  4. en el mexico que a;ora los controles tanto de espa;a en el pasado y de estados unidos actualmente, la valentia de las personas no es un tema de debate. el control de elite a sus satelites se verifica en un mundo de monopolios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *