Tecnología en el Año 2025 (Segunda Parte)

En la primera parte de estas Cavilaciones mencioné el reporte que el Instituto para el Futuro (IFTF) publicó este mes prediciendo los cinco factores tecnológicos que impactarán al mundo en los siguientes 10 años. El primero se refiere a la información que nosotros mismos producimos acerca de lo que hacemos y que se graba debido a que estamos conectados permanentemente al Internet. Se graban las páginas que visitamos, los productos que consumimos, las tiendas que visitamos y el dinero que gastamos. Google, por ejemplo, graba el texto de todas las búsquedas que hemos hecho en nuestra vida. Nosotros tenemos que ser los dueños de nuestra información y es urgente desarrollar medidas técnicas y legales para manejarla y protegerla.

El segundo factor es el caudal de datos que generará el Internet de las Cosas. Nosotros y todos los artículos físicos que nos rodean seremos parte de la misma red de información. Se incluyen aquí los electrodomésticos y nuestra ropa. El Internet de las Cosas facilitará la adopción de automóviles que se manejen solos y de tanques de gas que automáticamente pedirán que los llenen cuando su contenido baje a cierto nivel.

El siguiente factor se llama “comunicación multisensorial”. Esto se refiere a cómo se utilizarán nuestros otros sentidos para interactuar con las máquinas. El reloj Apple Watch, por ejemplo, usa un nuevo método de comunicación que consiste en pulsar nuestra muñeca, algo que se siente como si alguien nos estuviese tocando. El reloj “nos toca” de diferentes formas, dependiendo de la información que nos quiere transmitir. A veces son varios pulsos ligeros y otras son más contundentes para llamarnos la atención sobre algo urgente. El reloj también puede medir nuestro pulso continuamente y monitorear nuestro ritmo circadiano.

El cuarto factor se refiere al área que se denomina “toma de decisiones aumentada”. El objetivo es utilizar los mares de datos para tomar mejores decisiones. Un médico podrá hacer mejores diagnósticos apoyándose en un análisis computarizado de los datos del paciente que se colectarán en tiempo real las 24 horas del día. Un procedimiento médico común en la actualidad es equipar a pacientes que sufren del corazón con un aparato llamado Holter para monitorear la presión arterial. En el futuro todos tendremos el equivalente de un Holter permanente y nuestro médico podrá usar esa información remotamente a cualquier hora.

El último factor abarca a todos los demás y se llama “tecnología para aumentar nuestra privacidad”. La total interconexión de los humanos con las cosas motivará la creación de medidas de seguridad que aún no concebimos. Instalamos sistemas de alarma para prevenir que se roben nuestras pertenencias físicas de nuestras casas. Las nuevas tecnologías para proteger nuestros datos electrónicos serán el equivalente de estas alarmas.

Aunque las otras organizaciones similares al ITFT que tratan de predecir el futuro tecnológico tienen opiniones que difieren, todas están de acuerdo que en los siguientes diez años vendrán cambios radicales que afectarán a toda la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *