La Tecnología y los Trabajos

Hace un año en una fiesta de cumpleaños para mi nieta que vive en West Hollywood, conocí brevemente a Sean Spuehler, un productor de música que ha colaborado con Madonna por muchos años (Sean era el padre de una de las niñas invitadas a la fiesta). Nuestra conversación terminó encauzándose al área de la tecnología en la música, un tema que me cautiva porque es representativo del impacto brutal de las computadoras en las industrias. Sean me describió apasionadamente la transformación de la industria de la música en los últimos años que resultó en la desaparición de miles de trabajos. Hay programas de computadora que eliminan a docenas de trabajadores expertos en producir música. Además, el Internet hace que no sea necesario estar en el mismo lugar para colaborar, lo que aumenta el número de personas que compiten por el mismo trabajo.

Cada día se escuchan más señales de alarma anunciando que la inteligencia artificial y los robots van a reemplazar a los trabajadores, algo que sucede desde hace siglos cuando se inventa una nueva tecnología. Lo diferente hoy es la rapidez del cambio y la revelación de que hay muy pocas áreas que la tecnología no pueda impactar. Hasta hace poco tiempo se creía imposible la existencia de automóviles que se manejen solos. Sin embargo ya circulan en las calles prototipos de vehículos auto-manejables. Los más optimistas predicen que se venderán en agencias en menos de tres años. No fue la industria automotriz la que impulsó el ahora imparable desarrollo de vehículos auto-manejables, sino empresas de tecnología, como Google, que disponen de cantidades enormes de fondos para invertir y que han fomentado una cultura de innovación y creatividad en donde no hay nadie dentro de una caja. La respuesta de la industria automotriz fue acelerar el desarrollo de estos nuevos vehículos.

Hay muchas profesiones que están en estado de turbulencia por la competencia que sufren debido al Internet. Entre muchos, hay un sitio llamado fiverr.com que aglomeró una comunidad de profesionistas de las industrias creativas quienes ofrecen sus servicios a todo el mundo. Las áreas de experiencia son diseño gráfico, mercadotecnia en línea, escritura y traducción, producción de videos y animaciones, música y audio, programación y tecnología, publicidad y negocios. Si tengo un servicio que ofrecer, me uno a la comunidad anunciándolo. Si necesito un servicio, lo solicito como cliente. Si requiero un logo para mi empresa, puedo escoger entre cientos de diseñadores que cobran a partir de $5 DLS por el diseño. ¡$5 dólares!. El sitio clasifica a los diseñadores de acuerdo con el grado de satisfacción de sus clientes usando un sistema tradicional de 1 a 5 estrellas. Necesitas una buena calificación para que te escojan.

Hace 7 años pagué en Estados Unidos $2,500 DLS por el diseño de un logo. Hoy puedo pagar $50 dólares para recibir 10 diseños y escoger el mejor. Este es uno de los impactos de la tecnología en los trabajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *