Corrupción sin Límites

En la entrevista realizada en febrero de 2014 que Enrique Peña Nieto concedió al periodista León Krauze después de la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán destacan varias declaraciones que ahora seguramente le están causando al presidente grandes dolores de cabeza. Al preguntarle si El Chapo debería estar encarcelado en México o en Estados Unidos, Peña Nieto respondió con convicción que “el delincuente tiene que enfrentarse a la justicia mexicana, tiene que enfrentar procesos que ahora la Procuraduría General de la república ha iniciado”.

Aunque nunca hubo una petición formal de extradición por parte de Estados Unidos, hubieron pláticas al respecto que culminaron con la fulminante declaración del entonces procurador Murillo Karam diciendo que “tal vez en 300 o 400 años, después de que cumpla su sentencia en México, consideraremos la extradición”. Este es el mismo procurador que después declaró que “estaba cansado” durante la investigación de la masacre de los 43 en Guerrero. El mismo procurador que después renunció a su puesto para de inmediato adquirir otro que le permite seguir formando parte del círculo cercano al presidente.

Krauze después le dice al presidente que según las encuestas casi el 70% de los mexicanos creían que El Chapo se volvería a escapar. El presidente sonrió y dijo que “es una responsabilidad que tiene el Estado mexicano que esto no suceda, sería algo verdaderamente más que lamentable, algo imperdonable”. Peña Nieto afirmó que todos los días le preguntaba al titular de Gobernación si tenía bien vigilado al delincuente para asegurar que no se repitiera lo que había sucedido en el pasado.

Resultó que las encuestas no mienten. Tenían razón el 70% de los mexicanos. Sucedió el hecho más que lamentable. Sucedió lo imperdonable. Mientras que el presidente y su enorme comitiva firman acuerdos comerciales en Francia bajo la premisa de que México es un país diferente en donde se ha restablecido el estado de derecho y ha mejorado la seguridad, se escapa el delincuente número uno de todo el planeta de la prisión de más alta seguridad de nuestro país.

La fuga de Guzmán pone de nuevo en manifiesto el grado asombroso de corrupción sin límites que afecta a nuestro país en todos los niveles. Hasta la casa en donde se inició el túnel, una verdadera hazaña de ingeniería, no tuvo permiso de construcción. De acuerdo con las dimensiones del túnel, se necesitarían casi 400 camiones de volteo para trasladar la tierra. Y nadie se dio cuenta.

Todos los medios de comunicación del mundo afirman que este suceso es un golpe letal a la reputación del gobierno de Peña Nieto; que difícilmente se podrá recuperar debido a tantos otros sucesos que continúan sin esclarecerse. Donald Trump a redoblado sus declaraciones con “Se los dije y no me lo creían”. Lo malo es que ya muchos están empezando a creerle. La fuga del Capo y el asesinato de una joven mujer por un ilegal mexicano en San Francisco sirvieron para darle credibilidad a sus declaraciones incendiarias.

2 Respuestas a “Corrupción sin Límites

  1. Juan Reyes del Campillo

    Iván: en ocho meses fueron sacando en bultos la tierra. Fueron muy pacientes. Lo genial fue dar con la regadera de la celda. Como localizaron eso, ¿por el brazalete? o con qué equipo de localización? ¿Permiso de construcción? Es una área rural en donde no se requieren permisos. Viven muchos albañiles que trabajan en la ciudad de México. Ahí cada quien se hace su casa.

  2. Ivan: el equipo de construccion del capo es el mismo que hace tuneles de alta tecnologia en la frontera de USA con tijuana, solo los movieron al estado de mexico. no cabe duda del poder del mercado negro llamese chapo. se queda como un escuicle el TRUMP con el poder del anterior personaje, pues si metieran a la carcel al TRUMP yo quisiera ver que lo saquen dos veces especialmente con el modus operandi del primero en el segundo escape, es la alegoria al surrealismo mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *