El Futuro del Trabajo

Hace 10 años trabajaba como gerente de una empresa que desarrolló una máquina para procesar de manera más eficiente pedidos que se surten en almacenes grandes. Teníamos un buen número de clientes en Estados Unidos y en Europa. Para adoptar la tecnología, nuestros clientes tenían que invertir $5,000 DLS por cada trabajador que usaba nuestro producto. Lancé una iniciativa para penetrar el mercado mexicano acercándonos a una docena de empresas transnacionales, incluyendo Gillette, la fabricadora de navajas de rasurar, y a 7-Eleven, que en esa época todavía no había sido arrasada por los Oxxos de FEMSA. Nunca pudimos vender el producto en México. La respuesta que recibimos de nuestros prospectos fue unánime: “Me sale más barato contratar más empleados que pagar por las máquinas”.

La realidad es que en nuestro país continúa aplicándose la estrategia miope de atraer inversión extranjera promoviendo la mano de obra barata. Hace 20 años China le robó a nuestro país muchos de los trabajos de maquiladoras durante su marcha de transformación para convertirse en la fábrica del mundo. China invirtió en infraestructura y educación convirtiendo a ese país en la segunda potencia económica del planeta (México es la número 15). Debido a este auge económico, los salarios subieron y los trabajos con sueldos más bajos están migrando a otros países como Indonesia, y de nuevo a México porque aquí las cosas aún no mejoran.

En los países desarrollados existe el temor de que debido a la tecnología no hay ningún trabajo que esté seguro. La automatización con robots en las fábricas, almacenes, establecimientos de comida rápida, supermercados, etc., amenaza a los trabajadores de estas industrias. Muy pronto circularan por las calles vehículos que se manejan solos. ¿Qué pasará en el futuro con los choferes? ¿Desaparecerán como las carretas de caballos? Y las amenazas a la fuerza laboral llegan de maneras obtusas. Los iPhones nacieron hace apenas 8 años. ¿Quién se hubiera imaginado que UBER cambiaría la industria de los taxis con estos teléfonos? Otro ejemplo es la industria hotelera que está bajo acoso por la empresa Airbnb que facilita con una aplicación de teléfono que la gente rente sus casas, departamentos, y hasta sus sillones a viajeros extraños.

Paradójicamente, algunos trabajos en México siguen siendo más seguros que en los países desarrollados debido a los sueldos bajos. Las decisiones de las empresas se basan en minimizar costos. ¿Qué cuesta menos, una fábrica automatizada en mi país o una maquiladora en México? Como me pasó a mí con mi producto para almacenes, en muchos casos es más barato contratar gente que comprar máquinas. Sin embargo este modelo no puede sostenerse eternamente porque la tecnología continúa su tendencia a ser más poderosa y barata. Algún día en el futuro no muy lejano la balanza se inclinará hacia la tecnología.

Quizás todavía hay tiempo para que México se prepare para los efectos de la automatización en los trabajos que ahora están empezando a sentir los países desarrollados. Pero no mucho.

Una respuesta a “El Futuro del Trabajo

  1. Ivan. como sabes ciertos procesos en la industria son insustituibles, asi mismo ciertos procesos que ya estan automatizados son mas baratos con la mano de obra explotada. el dilema importante -es como la literatura de ciencia ficcion muestra- cada que la industria toma el lugar del humano, entonces no hay quien compre la tecnologia producida por el despido de obreros sin trabajo. aunque sea optimista el fabricante, el mercado no puede adquirir esos bienes. altos precios, exceso de produccion, remates. el laberinto es insospechable en la economia del desperdicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *