Google y los Autos Autónomos

Sigue progresando el desarrollo de autos que se manejan solos. Se espera que en menos de 5 años nos podremos transportar en vehículos sin humanos en el volante. Si ahora los taxistas del mundo están furiosos con Uber porque está invadiendo sus feudos, ¿cuál será su reacción cuando podamos ir de un lugar a otro en un auto sin chofer? No tengo evidencia directa, pero apostaría que Uber ya tiene en sus planes futuros un servicio basado en automóviles autónomos.

Google es una de las empresas líderes en el desarrollo de autos autónomos. La empresa anunció ayer que se va a dividir en varias subsidiarias para que cada una se concentre en crear productos que no son afines con su misión inicial de indexar la información en el Internet. La nueva empresa se llama Alphabet. Once años después de que fundaron la empresa, los fundadores ya no estarán a cargo del timón de Google.

El conglomerado Alphabet será dueño de las nuevas subsidiaras Calico, cuya meta es curar la muerte; Nest, cuyo objetivo es desarrollar dispositivos conectados al Internet para uso doméstico (termostatos, focos); Google Ventures y Google Capital, empresas para inversiones; Fiber para desarrollar redes de Internet de alta velocidad; y Google X, en donde ahora residen los automóviles autónomos. El sistema operativo Android y YouTube permanecerán con Google, cuando menos por el momento. Mi opinión es que esta ambiciosa reorganización servirá para acelerar aún más el ritmo frenético de innovación de la empresa lo cual dará como resultado cambios todavía más disruptivos en nuestras vidas. Los fundadores declararon ayer que lo que quieren es “lograr cambios gigantes en el mundo”. Recuerden que ya lo lograron con sus actuales productos que inventaron hace apenas una década.

Regresando a los vehículos autónomos, los de Google tienen varios años circulando en un ambiente de laboratorio en las cercanías de las oficinas centrales de Google en Mountain View, California. Generalmente son los empleados de la empresa quienes los utilizan. Un grupo de psicólogos, ingenieros industriales y especialistas en la interacción entre humanos y máquinas analizan minuciosamente las reacciones de los pasajeros para hacer que el vehículo sea cómodo y que la gente no sienta ansiedad estando a cargo de un robot. Supuestamente la primera reacción de un nuevo pasajero es temor. Da miedo estar a la merced de algo que estamos acostumbrados a controlar directamente. Hubo una versión del auto que no tenía volante. Fue tanta la incomodidad de los pasajeros que se decidió volver a agregarlo, aunque no se utilice.

Los elevadores manuales se inventaron tres siglos A.C. Hasta principios de los siglo XX fue cuando se usaron en rascacielos y no eran autónomos. Tenían uno o dos operadores. Por décadas la gente tenía pánico de subirse a un elevador. A parte de los avances tecnológicos, fue finalmente el botón rojo de emergencia el que hizo que confiáramos en los elevadores. El nuevo diseño del auto de Google ya cuenta con un botón rojo de emergencia.

3 Respuestas a “Google y los Autos Autónomos

  1. No etendí qué es eso de que la meta de Calico es curar la muerte.

    • La visión de muchos tecnólogos es que la muerte es algo que se puede evitar y que solo es cuestión de que existan computadoras poderosas que puedan entender cómo funciona nuestro sistema genético (ADN) para encontrar los disparadores que producen la vejez.

      Para los que creen en esto, que son la mayoría de los que entienden lo que está sucediendo con las máquinas que pronto serán más inteligentes que los humanos, es que esto es solo cuestión de dinero y tiempo.

      Pedro Iván Pérez Méndez

  2. Pedro Ivan muy intersante el articulo especialmente esta parte de la division del corporativo google. aunado a tu comentario de Uber, es aqui donde me interesaria saber que tanto la legislacion de los paises se esta viendo rebasada por la comunidad de las redes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *