Patricia

El Centro Nacional de Huracanes (National Hurricane Center, o NHC) es una organización científica con reputación reconocida mundialmente por su excelencia. Forma parte de una agencia de gobierno norteamericana que se denomina National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA). Esta a su vez es parte del Departamento de Comercio de Estados Unidos. NOAA emplea científicos de todo el mundo para cumplir con su meta principal que es la de predecir el clima y mantener una bitácora completa de todos los eventos meteorológicos del planeta. Cuenta siempre con las computadoras más poderosas del mundo debido a que se requieren muchos cálculos matemáticos para poder afirmar que surgirá una tormenta en un lugar específico en alguna fecha en particular.

Desde muchos años visito con frecuencia el sitio de Internet del NHC por dos motivos. El primero es que uno de los laboratorios más importantes de NOAA está en Boulder, Colorado, lugar en donde viví por más de 25 años. Conocí mucha gente que trabajaba ahí. Segundo, porque yo estoy muy al pendiente de los huracanes que azotan cada año a la costa del Pacífico mexicano, en particular a Baja California Sur, en donde también viví algunos años.

Por casualidad estaba yo en La Paz, BCS la semana pasada cuando se declaró la emergencia del huracán Patricia y me mantuve informado a través del sitio del NHC. El NHC declaró que Patricia era el huracán más poderoso que se haya registrado en la historia, con vientos con más de 325 Km por hora (Peña Nieto no inventó esto). El sitio contiene gráficas de todos los huracanes del mundo desde que nacen hasta que se disipan. Se muestra la trayectoria proyectada y la probabilidad de la velocidad de los vientos desde el ojo hasta cientos de kilómetros a su alrededor. No se puede predecir con mayor exactitud porque la naturaleza es caprichosa y a veces hace cosas que no podemos pronosticar, aún con las computadoras más poderosas.

¿Por qué Patricia no causó los daños épicos que se pronosticaban? En gran parte se debió a que los vientos de alta velocidad estaban restringidos a una área pequeña y a que aterrizó en áreas mayormente despobladas. Los daños de los huracanes dependen totalmente del lugar en donde aterrizan. Patricia hizo tierra cerca del pequeño poblado de Cuixmala, Jalisco con vientos de 265 Km/h. Pero como los vientos más fuertes no se extendieron más allá de 25 Km de su centro, no afectó a lugares más poblados, siendo el más cercano Manzanillo, localizado a más de 80 Km.

¿Qué debe hacer el gobierno en estas situaciones? Exactamente lo que hizo. Informar a la población, tomar medidas preventivas para evitar tragedias, y estar listos para manejar las peores contingencias. Patricia resultó ser el huracán más fuerte pero también uno de los más nobles. Desgraciadamente hubo muertos pero muchos menos de lo que se temía.

El gobierno de México tiene muy poca credibilidad; por eso sus críticos hoy aprovechan a Patricia para golpear al presidente quien, en este caso, estoy convencido que actuó responsablemente como debió hacerlo.

Una respuesta a “Patricia

  1. lo malo de los gobiernos mexicanos es que estan esperando que algo asi pase, primero para distraer la atencion politica, segundo para tomar dinero de los programas que para este fin existen. pero el huracan patricia aunque solo causo danos minimos (“economica y humanamente” hablando) probablemente es de categoria 8 y esta a 700 km /h en los registros de los danos que economicamente se tuvieron que resarcir. asi de largos son “ellos”. Saludos Ivan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *