La Adicción al Internet

Hay una nueva industria derivada de la revolución tecnológica: la de la adicción al Internet. Consiste de programas para “curar” a las personas que pasan todo su tiempo conectados al Internet a través de sus computadoras, tabletas y teléfonos. Los países líderes en esta industria son China, Corea del Sur y otros países asiáticos.

Una búsqueda en el Internet revela que ya existen muchas organizaciones en España y Latinoamérica que ofrecen tratamientos para la adicción a las redes sociales. Puesto que el Internet está disponible en todos los rincones del planeta, esta nueva enfermedad es global y no distingue razas, niveles socioeconómicos o edades. Puede afectar a personas en todo el mundo.

No cualquiera puede declarar que existe un nuevo tipo de adicción. En Estados Unidos, las adicciones están listadas en el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Trastornos Mentales, en el cual no aparece la adicción al Internet. No especifica qué es este trastorno ni mucho menos cómo tratarlo. Sin embargo ya existen hospitales, retiros para desintoxicación digital, campamentos de terapia en lugares al aire libre aislados del Internet, y siquiatras que ofrecen tratamientos con medicamentos y terapia.

¿Cómo se sabe que alguien es adicto al Internet? ¿Cuánto tiempo es “mucho tiempo” en línea? En su computadora una persona puede leer noticias y libros, editar fotos, componer música, ver películas y videos, estudiar un curso sobre cualquier cosa que se le antoje, pagar sus cuentas, y escribir una novela. Creo que difícilmente yo le diría a un joven que por favor deje de hacer alguna de estas actividades. “Por favor Tito, ¡ya deja de escribir tu maldito libro!” ¿No se oye bien verdad?

Por supuesto que hay otras actividades que se consideran como ociosidades que ofrecen muy poco beneficio como jugar juegos de video, ver películas con contenido inadecuado, o estar virtualmente todo el día en Facebook viendo lo que suben cientos de amigos virtuales. Pero tampoco tiene nada de malo participar en juegos o visitar Facebook si se hace con moderación.

En un artículo de la revista The Atlantic, describen como algunos de los síntomas del abuso de la tecnología los cambios en los patrones regulares de comer y dormir. En otras palabras, un adicto a la tecnología deja de comer y dormir porque estas actividades vitales le quitan tiempo para seguir conectado. Generalmente la adicción no se define con la cantidad de tiempo en línea, sino por los efectos que causa en las relaciones personales, en el trabajo, en la escuela, y en las actividades cotidianas. Sin embargo, yo creo que muchos autores y artistas se separan del mundo cuando crean sus obras olvidándose de sus amigos y familia hasta que logran su meta para después reintegrarse a sus vidas normales. ¿Son ellos adictos a escribir o a pintar? ¿Tienen que tomar medicinas?

Como pueden ver, no es fácil diagnosticar la adicción a la tecnología; pero si la gente cree que existe, esto es suficiente para impulsar a la nueva industria de la adicción al Internet, sea o no un trastorno mental legítimo.

————————–

PortadaMundoDigital2

Mi libro: Nuestro Mundo Digital, está disponible en la tienda de Amazon para libros electrónicos. Lo pueden leer en cualquier computadora, tableta o teléfono con la aplicación Kindle de Amazon.

Esta es una sinopsis:

Vivimos en una época mágica de avances tecnológicos tan vertiginosos que no hay tiempo para deliberar sobres sus efectos en nuestra sociedad ni para crear leyes que reglamenten su uso justo y adecuado. Muchos le tienen miedo a la tecnología porque no la entienden ni creen que serán capaces de lograrlo. La meta del libro es quitarle el velo de misterio a las diferentes tecnologías que cada vez influyen más a nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *