¿Quién es más macho?

Anoche se llevó a cabo el último debate presidencial de los aspirantes del partido republicano a la candidatura para la presidencia de Estados Unidos en las elecciones del año 2016. Como el tema fue la seguridad en esta época incierta donde predomina el terrorismo, los candidatos flexionaron sus músculos y se pusieron sus capas de Superman para demostrar quién es el más macho de todos con la mejor estrategia para derrotar a ISIS.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, dijo que establecería un zona de no volar sobre Siria y que si un avión ruso la violara, lo derribaría, “porque eso es lo que significa una zona de no vuelo”. Hoy en la mañana lo entrevistaron en las noticias de CBS y cuando le preguntaron si derrumbar un avión no podría provocar la tercera guerra mundial, él contestó: “¡ya estamos en la tercera guerra mundial contra los radicales terroristas Islámicos!”. Christie es uno de los moderados que se vio forzado hacia la derecha para poder competir con Donald Trump, quien sigue como líder en las encuestas.

Trump volvió a afirmar que México está abusando de Estados Unidos, que si es presidente va a expulsar a todos los inmigrantes mexicanos y que construirá su infame muralla en la frontera para que no pueda entrar “ni un solo ilegal”. Ted Cruz, quien en mi opinión sería aún más funesto que Trump, declaró que él también construiría la muralla y bromeo que Trump la pagaría. Trump se rio y dijo: “yo sé construir cosas”.

Por cierto, yo creo que si los americanos en verdad quisieran frenar la inmigración ilegal, hay una solución que serviría como un freno instantáneo, pero que no se menciona nunca: criminalizar el empleo de ilegales. Si los gerentes y los dueños de las empresas supieran que irían a la cárcel si emplean ilegales, nadie los contrataría. La realidad es que es una hipocresía enorme porque la iniciativa privada necesita a los trabajadores ilegales y los gobernantes lo saben.

Las posiciones estridentes de Trump ya no pueden contrarrestarse con las palabras de una persona sensata que pueda evidenciar que su mensaje es de odio. Algunos de los candidatos republicanos lo intentaron y se fueron de pique en las encuestas. Trump logró despertar a una minoría antes callada en Estados Unidos que siente que no tiene futuro debido al estancamiento de la clase media en las últimas décadas. Despertaron un día y se dieron cuenta que los blancos anglosajones ya no son la mayoría en muchas regiones del país. La mayoría de ellos apenas si terminan la escuela preparatoria. Llaman a un plomero a que arregle una tubería en su casa y los consume la ira cuando llega un mexicano a atenderlos. Esa es la nueva realidad para ellos y Trump la ha sabido explotar a su favor.

Tal vez Trump no llegue a ser el candidato. Pero los otros que van a la cabeza no son muy diferentes. Quizás Trump sea una llamarada de petate, pero el Trumpismo perdurará por mucho tiempo.

Una respuesta a “¿Quién es más macho?

  1. ampliaria yo el rechazo social, no solo de esos extremistas derechistas, ademas a los que han logrado ciudadania, de cualquier nacionalidad, es cruento saber que el conservadurismo inhibe las democracias. si la pelicula “guerra de las galaxias” sirven de patron, encontramos esta norma universalmente: el imperio y sus colonias, ¿ciencia ficcion?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *