Películas a través del Internet

Este año no fue la excepción y continuó creciendo exponencialmente el poder de las computadoras, la velocidad de transmisión de datos, y la capacidad para almacenarlos. Estos avances han cambiado muy rápido muchos aspectos de nuestras vidas, siendo quizás el más importante la presencia constante de nuestros teléfonos inteligentes que ya son imprescindibles. Otra cosa que se solidificó este año fue la manera en que vemos películas.

En el 2015 se hizo viral el consumo de películas que solo se pueden ver a través del Internet. Netflix es la compañía más popular en este rubro con miles de películas disponibles para ver en el momento en que uno quiera. Aunque inicialmente solo publicaba contenido producido por otros y la mayoría lo sigue siendo, la empresa ya genera programas originales de largo metraje o de múltiples episodios. Las series House of Cards y Sense8 han tenido un gran éxito. En agosto de este año Netflix lanzó los trece episodios de Club de Cuervos, su primera serie mexicana. Netflix ya se convirtió en una amenaza seria para los cines y los estudios de Hollywood. Y también ha sido instrumental en cambiar la forma en la que vemos televisión porque lanza al mismo tiempo todos los episodios de los programas de series. Esto hace que mucha gente los vea todos en un par de días. Se han hecho populares los atracones de ver televisión.

El éxito de Netflix y sus competidores se debe en gran parte a las velocidad de transmisión de datos a través del Internet. Las películas se convierten en datos digitales, se envían a través del Internet, y se vuelven a convertir en imágenes cuando llegan a nuestro televisor. Recuerden que hace unos pocos años la única forma de ver una película a través del Internet era primero “bajarla”, algo que podría durar varias horas. Hoy la entrega es instantánea y hay hogares con varios televisores recibiendo al mismo tiempo programas diferentes entregados a nuestros hogares por medio de un solo cable.

Se necesitan 2 gigabytes para almacenar cada hora de película de Netflix (un gigabyte son mil millones de bytes y cada byte son 8 bits, la unidad mínima de información). Esto significa que se requieren cantidades masivas de discos duros en la nube para guardar las películas de Netflix y sus competidores. Estos centros de almacenamiento de datos son una fuente enorme de contaminación ambiental. A mediados del año pasado, se necesitaban 34 plantas eléctricas de 500 megawatts para generar la electricidad que consumen todos los centros de datos de Estados Unidos. Se estima que para el año 2020 se requerirán otras 17 plantas para satisfacer la creciente demanda.

¡Y esto es solo el comienzo! A principios del año 2016 saldrán al mercado nuevos productos para el consumidor que usan tecnologías de realidad virtual y realidad aumentada, los cuales existirán gracias a los avances tecnológicos que no cesan. Muchos opinan que estas tecnologías van a transformar muy rápido y radicalmente la forma en que nos educamos, nos entretenemos y trabajamos. ¡Feliz Año les deseo a todos mis lectores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *