Evolución Moderna

Inglaterra siempre ha sido uno de los países pioneros en el desarrollo de tecnologías en las áreas de biología y genética. El primer humano, Louise Brown, una mujer concebida en una caja de Petri utilizando la técnica de fertilización in vitro, nació en 1978 en la ciudad inglesa de Oldham. En esa época el mundo se escandalizó porque supuestamente se estaban violando las leyes naturales de la procreación. Louise Brown se casó en el año 2006 y hoy tiene dos hijos concebidos naturalmente. El mundo no se acabó. Hoy la tecnología de reproducción asistida tiene algunas variantes y es una de las alternativas disponibles para las parejas que no pueden concebir en forma natural.

En la actualidad hay muchas formas diferentes de concebir y gestar a los humanos. Además de los retos biológicos, esto ha creado situaciones con las leyes que se escribieron hace cientos de años las cuales consideraron que un humano solo podía originar como producto de la unión entre solo un hombre y una mujer. ¿Quiénes son los padres de un niño que fue concebido artificialmente usando el huevo de una mujer y un donante anónimo que se gestó en el vientre de una madre subrogada?

El año pasado se aprobó una ley en Inglaterra para tratar de evitar que las mujeres con trastornos genéticos le hereden esa condición a sus hijos. A la mujer que sufre el trastorno se le extrae la parte saludable de su material genético. Este material se implanta en el huevo de una segunda mujer. El resultado es un huevo con partes de dos mujeres. El niño que resulta biológicamente tiene verdaderamente dos madres y un padre. A los niños que nacerán a partir de este año usando este proceso ya se les llama “bebés de tres personas”.

También en Inglaterra se aprobó el mes pasado una tecnología para modificar los genes de los embriones humanos. Antes China condujo estos experimentos, los cuales horrorizaron al bando de los pensantes que creen que esto es una violación de los fundamentos básicos de la bioética. El objetivo es descubrir cuáles procesos genéticos son esenciales para el crecimiento exitoso del embrión humano y entender cómo las células empiezan a desarrollar sus roles especiales antes de que el embrión se implante en la matriz.

Aunque los detalles de estas tecnologías sean difíciles de entender para la mayoría de nosotros, en esencia lo que pasa es que la humanidad ya adquirió la destreza para auto-modificarse. Por el momento la nueva ley inglesa prohíbe que estos embriones se implanten en una mujer. Se permitirá que los embriones mueran naturalmente después de una semana. Pero será muy difícil no abrir más está puerta, sobre todo si sirve para crear humanos que no padezcan enfermedades.

Por supuesto hay quienes se oponen al uso de estas nuevas tecnologías. Hay motivos religiosos y también científicos. Hay el temor de que algún día dejemos de ser humanos y nos convirtamos en otra especie. Otros creen que todo esto es solo la etapa moderna de nuestra evolución. ¿Ustedes qué creen?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *