¡Hay que aprender a programar!

Hace 20 años cuando dirigía una compañía de desarrollo de software, me extrañaba que llegaran a buscar empleo en mi empresa personas con títulos universitarios que no tenían nada que ver con la programación de computadoras. Estos eran los pioneros que habían adquirido la destreza de programar ellos solos o tomando cursos opcionales en la universidad. No eran tan hábiles como los que estudiaban ciencias computacionales, pero ya sabían que saber programar era muy importante. Aunque no había muchas oportunidades de trabajo para psicólogos o historiadores en sus propias disciplinas, éstas abundaban si podían programar.

Este año Google sobrepasó a Apple como la empresa más valiosa del mundo. Es una de las empresas más deseables para trabajar. En sus políticas de contratación, el tener un grado universitario no es ni siquiera un requisito. Google busca personas que tengan destrezas, y no necesariamente experiencia. Es mucho más valioso para Google un psicólogo que tenga buenas destrezas para programar, que un programador profesional que solamente eso sepa hacer.

Vivimos en una era de avances tecnológicos en la cual la mayoría de los trabajos del futuro dependerán de nuestra habilidad no solo de usar la tecnología, sino de entenderla y moldearla. El elemento común de todas las tecnologías es la programación. Lo importante no es solo saber programar para ingresar a una empresa que necesite cierto tipo de empleado, sino para que la mente se abra a la infinidad de ideas y posibilidades que se revelan cuando se aprende a hacerlo.

En muchos países la educación vocacional se vuelve urgente cuando los jóvenes terminan una carrera universitaria y no encuentran trabajo. O cuando las empresas de manufactura dejan de existir y sus empleados desplazados tienen que encontrar una nueva manera de ganarse al vida. Al rescate salen los programas de estudio técnicos, muchos a través del Internet, en los cuales los ansiosos profesionales aprenden a programar y encuentran trabajo de inmediato.

No debe ser la única meta de nuestro país ser una de las maquiladoras del mundo que tiene su mayor éxito cuando nuestros sueldos están entre lo más bajos del planeta. Tenemos que crear nuestras propias industrias en esta nueva economía que se basa más en los servicios que en los productos tangibles.

El presidente Obama anunció este año una iniciativa de ley para invertir más de 4 MMD para impulsar la programación en todas las escuelas públicas. De acuerdo con Obama, aprender a escribir código es necesario para expandir la economía de Estados Unidos. “En la nueva economía, las ciencias computacionales no son una habilidad opcional”, declaró, “es una habilidad básica”.

Cuando leo este tipo de noticias pienso en las oportunidades que no aprovecha nuestro país. Regalarles computadoras a los estudiantes de primaria o secundaria no es lo mismo que enseñarles a programar. Pero es mucho más fácil, aunque terminen arrumbadas y empolvadas. En vez de seguirnos concentrando en ser una maquiladora, nuestro país daría un salto gigante hacia el futuro si estableciéramos un sistema para enseñarle a nuestros jóvenes alumnos a programar. Los padres deben exigir esto a las autoridades responsables.

2 Respuestas a “¡Hay que aprender a programar!

  1. En cuanto al programa de Obama, todo está muy bien, pero nunca hay que dejar de enseñar lo básico primero (gramática y aritmética (o matemáticas que suena más sofisticado). Hoy en día, muchos jóvenes de secundaria no saben escribir (y algunas veces ni hablar) correctamente y no podrían hacer una simple ecuación sin una calculadora. La tecnología es buena, pero hay valores como es una buena educación/preparación, que no se deben hacer a un lado.

  2. estimado Ivan, la educacion es llevada y traida como veleta en el viento. las pantallas que el gobierno da, solo son contratos con intereses propios. el educando puede ampliar su base de conocimiento si los maestros tuvieran patrones de educacion que eduquen no que sean consumistas del sistema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *