Apple vs. FBI

Algún día iba a llegar el momento en que el conflicto entre la privacidad y la seguridad en esta era en que predomina la tecnología tomaría un giro extraordinario. Apple, la compañía pública más valiosa del mundo, está rehusándose a ayudar al FBI a desbloquear el contenido del teléfono iPhone que usaba la pareja de terroristas que el año pasado asesinó a 14 personas en San Bernardino, California. El gobierno quiere ver si el teléfono contiene información de contacto de otros terroristas.

Desde la versión 8 del sistema operativo iOS que utilizan los iPhones, el contenido en el interior de estos teléfonos es privado. Uno de los primeros pasos para configurar el teléfono es escoger una contraseña de 4 dígitos que sirve para activarlo. Solo el “usuario” del teléfono sabe esta contraseña. Hago énfasis en la palabra “usuario” porque en el caso de San Bernardino, el dueño del teléfono es la agencia de gobierno donde trabajaba el terrorista. El caso legal se complica para Apple porque el verdadero dueño ha dado su aprobación para que se revele su contenido.

SI alguien se roba un teléfono iPhone, para usarlo tiene que adivinar la contraseña, una secuencia de 4 números entre 10,000 posibles combinaciones. Si alguien trata de adivinarla, el teléfono empieza a requerir más tiempo entre intentos. Al llegar a 10 intentos fallidos, se borra el contenido del teléfono.

Apple no tiene ninguna herramienta para desbloquear el teléfono. Apple no incluyó en su producto lo que se llama una “puerta trasera” para entrar a sus propios teléfonos. Inclusive, una de las políticas de ventas de Apple es declarar que nunca lucran con la información personal de sus clientes, algo contrario a lo que hacen la mayoría de las otras poderosas compañías tecnológicas como Google, Facebook y Amazon.

El gobierno le está pidiendo a Apple que escriba una nueva versión del sistema operativo que elimine la protección de los diez intentos para que ellos o Apple puedan desbloquear el teléfono. El FBI ha puesto en aprietos a Tim Cook, el CEO de Apple, diciendo que no quieren una herramienta para uso general. Solo quieren ayuda para entrar a ese teléfono en particular. Un juez en California apoyó al FBI demandando a la compañía a que desbloquee el teléfono. Apple respondió inicialmente que esto permanentemente violaría la seguridad y privacidad que le prometen a sus clientes.

Si Apple ayuda al FBI, esto confirmaría contundentemente que la privacidad no existe. Cualquier juez podría pedirle a Apple a que ayude en otros casos, convirtiendo así a la compañía en un departamento de las policías. Por otro lado el argumento de Apple puede manchar la marca de la compañía porque parecería que está por encima de la ley y que su misión incluye proteger a terroristas y delincuentes.

Otros países del mundo están muy pendientes del desenlace de esta batalla, incluyendo países con menos derechos individuales como China y Rusia. Es casi seguro que si Apple accede a trabajar con el FBI, otros gobiernos exigirán el mismo tipo de colaboración.

Una respuesta a “Apple vs. FBI

  1. induce a pensar que unos terroristas no podrian manejar una agenda encriptada, (algo en la ficcion creo yo) pues llamarle al mismo iman saudita debe ser algo complicado. aun asi el gobierno americano supone que solo ellos o la compañia apple sean los que saben todo. quiza el telefono en este momento solo contenga sus agendas normales. o sea litigar sobre algo que no existe la evidencia de encontrar.Saludos Ivan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *