México y la mano de obra barata

Uno de los temas recurrentes en el discurso político norteamericano es el desequilibrio del comercio entre Estados Unidos con México y otros países. Por eso Donald Trump promete imponer tarifas de hasta 35% a los productos de compañías americanas que se fabrican en nuestro país. De esta manera pretende obligar a las transnacionales a que regresen a Estados Unidos los empleos que exportaron a México.

El mes pasado, la compañía Carrier informó a sus empleados de la fábrica de equipos de aire acondicionado en Indianápolis, que, para poder seguir siendo competitivos en el mercado, cerrarán dicha instalación para reemplazarla con otra en Monterrey. Un video en Facebook muestra la escena de los incrédulos empleados abucheando al vocero. Más de 2,000 empleados perderán su trabajo. El vocero les pidió que por favor dejaran de hacer ruido, que la información era muy importante. “La decisión ha sido muy difícil”, declaró. Los empleados no están de acuerdo con esto debido a que la compañía dueña de Carrier, United Technologies, ese mismo mes anunció utilidades de $7,500 MDD. El CEO de la empresa gana $15 MDD al año.

Para los trabajadores norteamericanos de cuello azul, escuchar que los empleos de manufactura están yéndose a México y oír a un maniaco como Trump decirles que los va a proteger, es un mensaje muy fuerte que le queda a la medida a millones de norteamericanos. Si no fuera Trump, otra persona más estable sería el abanderado de estas multitudes que ven a México como un villano.

¿Pero está México realmente ganando como dice Trump?

Desde hace más de 50 años las compañías transnacionales han venido a nuestro país en búsqueda de mano de obra barata. Un artículo este mes de la cadena Public Radio International, escrito por Mónica Ortiz Uribe, habla de las 300 maquiladoras en Ciudad Juárez. Un estudio del Instituto Hunt de la Universidad de Texas en El Paso, demuestra que los salarios en Cd. Juárez son de los más bajos de México. Son 40% menos que los de China y por tanto de los más raquíticos del mundo. Una empleada de la compañía Commscope declara: “No podemos vivir de nuestros salarios. Simplemente sobrevivimos”. En el invierno la mitad de su salario de $7 DLS diarios se usa para comprar leña para calentar su humilde casa. Commscope menciona que después de 6 meses sus trabajadores ganan $8 DLS diarios, más beneficios. Esto es el DOBLE del salario mínimo.

Este relato de Cd. Juárez es solo un ejemplo. Sucede lo mismo en todas partes del país en donde hay maquiladoras. Uno de los pilares de la política de nuestro gobierno para atraer inversiones extranjeras es promover la mano de obra barata.

Cuando Carrier decidió exportar su fábrica a México, sus empleados perdieron. ¿Pero quienes son los ganadores? Podríamos decir que México ganó empleos con sueldos bajos. Podríamos también decir que ganamos los consumidores que podemos comprar productos más baratos en esta era de competitividad global cimentada en la espalda de trabajadores mal pagados. Las que siempre ganan son las transnacionales.

4 Respuestas a “México y la mano de obra barata

  1. Desde luego los trabajadores mexicanos no perciben el mismo salario que perciben los trabajabadores estadounidenses. Los salarios de ambos están sujetos al índice de vida de cada país. El problema será el mismo hasta que no se resuelva responsablemente, es decir cuando el gobierno mexicano en turno, tenga a bien abrir más y mejor pagadas fuentes de trabajo para todos sus ciudadanos y los precios de los productos básicos no sean manipulados por los monopolios encabezados por políticos en contubernio con muchos empresarios. Desde luego, los consumidores tendríamos que pagar más por los productos y eso no creo que muchos estén dispuestos a hacer.

  2. Juan Reyes del Campillo

    Totalmente de acuerdo. Aunque en China los trabajadores también tienen muchas prestaciones sociales.

  3. Ivan quiza no sea tan limitante el hecho de trabajadores mal pagados u otros sin trabajo por especializado que es ahora el trabajo , pero si lo es significativo, el hecho de pagar los insumos o productos extranjeros a los precios en dolares, ejemplos la gasolina que compre ayer a 14 pesos por litro, el gatorade en presentaciones aun mas costosas que sus similares americanas, vea el listerine tambien por ejemplo, eso es lo aterrador de un imperialismo que ahora pretende hacer verse victima del resto del mundo. porque no se cuidan de sus corporaciones ambiciosas que representa los intereses globales del capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *