Otra victoria de la inteligencia artificial

Go aparenta ser muy fácil de jugar. Consiste de un tablero cuadrado con dimensiones de 19 posiciones en cada lado. Un jugador tiene fichas negras y el otro blancas. El jugador con las fichas negras empieza colocando la primera en el tablero. El objetivo es rodear las fichas del contrincante de tal forma que un grupo contiguo de ellas queden atrapadas y al mismo tiempo prevenir que se atrapen las propias. Las atrapadas se retiran del tablero. Gana el jugador que al final haya capturado la mayor superficie del tablero.

go

Los programas de computadora que juegan y vencen a los humanos en el juego de ajedrez se basan en parte en que la computadora es capaz de rápidamente analizar el tablero y simular lo que puede pasar con cada una de la alternativas para la siguiente jugada. Puede ver el resultado de muchas secuencias de movimientos, incluyendo todas las posibles respuestas. Basándose en estos cálculos toma la mejor decisión. El tablero de Go tiene un número astronómicamente más grande de posiciones que el de ajedrez y eso hace imposible que una computadora use la “fuerza bruta” para analizar todas las posibilidades para decidir cuál es la mejor siguiente jugada.

Go requiere intuición y pensamiento crítico y estratégico. Siempre se ha considerado como un juego mucho más complicado que el ajedrez y un reto especial para los programas de computadora artificial. Wikipedia cita la declaración del matemático I.J. Good en 1965:

“Para programar a una computadora a que juegue razonablemente Go, se necesitan formalizar los principios de una buena estrategia, o se necesita una computadora que aprenda por sí misma. El juego es mucho más cualitativo y misterioso que el ajedrez y depende más del juicio del jugador”.

Este mes, AlphaGo, un programa de computadora diseñado por investigadores de inteligencia artificial de Google, venció 4-1al jugador humano más hábil del mundo, Lee Se-dol, originario de Corea, quien se volvió profesional a los 12 años y ha ganado 18 torneos internacionales (Go tiene su mayor popularidad en el norte de Asia).

En vez de fuerza bruta, AlphaGo utiliza una “red neural profunda”, básicamente una técnica para imitar el funcionamiento del cerebro humano. No se programó para que hiciera jugadas basándose en la configuración del tablero. Muchos creen, falsamente, que una computadora solo pueden hacer lo que decidió su programador. No es así. A los programas de inteligencia artificial se les da la capacidad de decidir y ellos se programan solos. El programador no sabe qué es lo que va a decidir el programa. Deepmind aprendió a jugar Go estudiando una base de datos con millones de configuraciones del tablero y las jugadas como respondieron anteriormente jugadores expertos.

El futuro no muy lejano de la tecnología que utilizó AlphaGo para vencer a un humano en un juego que requiere intuición tendrá beneficios menos ociosos. Por ejemplo, las computadoras podrán estudiar bases de datos de expedientes médicos para “ganarle” a los médicos investigadores a descubrir como curar enfermedades y a resolver muchos otros problemas que afectan a la humanidad.

Una respuesta a “Otra victoria de la inteligencia artificial

  1. ivan. es muy interesante tu reportaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *