¿Es legal grabar a la policía?

Mis Cavilaciones de la semana pasada trataron el tema de que gracias a la tecnología, ahora todos somos vigilantes con la capacidad de grabar incidentes y subirlos al Internet de manera instantánea. ¿Pero cuáles son nuestros derechos con respecto a videograbar las acciones de la policía? En México, nuestro derecho a filmar a la policía está protegido por el artículo 6 de la Constitución, el cual establece nuestra libertad de expresión.

policerecord

Eso no quiere decir que no existan riesgos al grabar las acciones de la policía. Aunque tengamos el derecho de grabar, podemos sin intención interferir con las acciones de la policía. Si un policía te pide que dejes de grabar, tu respuesta puede ser: “Señor, estoy ejerciendo mi derecho a la libertad de expresión que protege nuestra Constitución”. Generalmente los policías no discuten con esto. Eso no significa que un policía en particular ignore la Constitución o que no le importe cumplir con ella. Sin embargo, estés o no estorbando a sus acciones, la policía puede pedirte que te alejes del lugar de los hechos. En ese caso debes obedecer dando un paso hacia atrás. Si no te alejas pueden arrestarte por interferir con las acciones, no por grabarlas. El policía puede pedirte que te retires más, pero no que te alejes completamente del lugar de los hechos si suceden en la vía pública.

Hay que ser cautos en cuanto a estar seguros de que la grabación se haga en propiedad pública. Si se hace desde propiedad privada podrían arrestarte por allanamiento.

La actividad de grabar y difundir las acciones de la policía es algo muy nuevo que solo existe desde la llegada del Internet y los teléfonos inteligentes. Las leyes nunca imaginaron situaciones como las que ocurren la actualidad, en donde podemos ver, cada vez más en tiempo real, actos terroristas, robos, asaltos, asesinatos, así como los enfrentamientos entre las policías y la ciudadanía. Es terreno nuevo para todos los países del mundo, no importa cuál sea su forma de gobierno.

Hay algunas ciudades del mundo, como Londres y Washington, en donde prácticamente no existe un lugar público que no esté cubierto con cámaras de vigilancia. Por lo tanto a los policías de dichos lugares se les entrena a que se comporten sabiendo que siempre los están vigilando.

En muchos casos, quizás en la mayoría, no es solo una persona la que graba las acciones de la policía en algún incidente. Son muchas cámaras. En los incidentes violentos que surgen en las manifestaciones, donde hay un gran número de participantes, puede haber cientos de cámaras. La policía no puede decirle a todos que se alejen. Esto hace que sea más fácil grabar los sucesos.

Es prácticamente imposible prevenir que los ciudadanos graben a la policía y lo publiquen en el Internet. Yo espero que con el tiempo las cámaras de vigilancia y los teléfonos celulares mejoren a nuestra sociedad y logren que haya verdadera transparencia de las acciones de las policías que resulten en una mejor calidad de vida para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *