Trump en Los Pinos

Enrique Peña Nieto viene de la escuela política del PRI en la cual se aprende a ser disciplinado a tal extremo de perder todo el sentido de la espontaneidad. Absolutamente todos los días da discursos nuestro presidente, siempre enmarcados en un entorno institucional que forma parte de su burbuja. Son discursos preparados que lee bien y de los cuales no se desvía ni una palabra.

trump los pinos

Peña Nieto no da conferencias de prensa supongo porque les tiene pavor. La reciente escena de Peña Nieto y Trump en Los Pinos haciendo una declaración conjunta fue un espectáculo surreal que a fin de cuentas inevitablemente puso en evidencia la falta de preparación de nuestro presidente para manejar situaciones que se desvían de los guiones que le preparan.

Son raras las conferencias de otros líderes de mundo en las cuales al final la prensa no haga preguntas. Hasta en las que se anuncia con anticipación que no habrá preguntas, los reporteros gritan para llamar la atención y ya saliendo del podio los políticos contestan cuando menos una de ellas. En cuatro años Peña Nieto nunca ha contestado preguntas directas de la prensa en grupo. De vez en cuando acepta a entrevistarse mano-a-mano en la televisión en donde se toman acuerdos previos de los temas que se puedan abordar.

Yo supongo que Trump y Peña Nieto acordaron que no hubiese preguntas después de sus declaraciones. Pero la prensa americana que asistió al evento hizo lo que siempre hace y empezó a hacerlas en voz alta. Aquí inició la gran desviación de lo planeado a lo desconocido. Las preguntas fueron inicialmente para Trump, que a partir de ese momento tomó control de la conferencia. Cuando le preguntaron si habían hablado de quién pagaría por el infame muro, Trump reaccionó como un zorro y mintió diciendo que no se había tocado el tema, cuando en realidad Peña Nieto sí le había dicho a Trump en privado que México nunca lo pagaría. Aquí tuvo nuestro débil presidente la oportunidad de haber sido valiente y decirle a Trump: “Señor Trump, tal vez le falle la memoria, pero al inicio de nuestra reunión privada le dije claramente que México nunca pagaría por su muro”. Esa frase hubiera hecho que cambiara la opinión de los mexicanos sobre su presidente. Desgraciadamente, su silencio cobarde lo hundió aún más en el hoyo que ha estado cavando el mismo y del que dudo que pueda salir en los dos años que le restan a su presidencia.

He vuelto a ver el video de la conferencia varias veces. Peña Nieto mencionó que “habían habido malinterpretaciones o afirmaciones que habían lastimado y afectado a los mexicanos en la percepción de su candidato del cual soy absolutamente respetuoso”, seguido de “yo estoy seguro que su intención es mejorar nuestras relaciones”. ¿Cómo se puede malinterpretar que Trump nos llame asesinos y violadores? No veo un malentendido en algo tan evidente que se manifiesta a diario cuando le pregunta a sus seguidores: “¿Quién va a pagar por el muro? ¡México!”, contestan en unísono. ¿Cómo le puede tener respeto a Trump?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *