Los Haitianos en Tijuana

Casi siete años después del terremoto del 12 de enero del 2010 en Haití que causó tanta muerte y destrucción, Tijuana todavía siente las réplicas debido a la creciente afluencia de inmigrantes del país más pobre del hemisferio occidental.

haiti

Después del sismo, hubo una migración masiva de haitianos, quienes principalmente llegaron a Brasil durante la época que gozaba de un gran prestigio debido al espejismo del boom económico del gobierno de Lula da Silva. Brasil se preparaba para el Mundial del Fútbol del 2014 y las Olimpiadas de este año y por tanto existía un auge de trabajos para la construcción de las instalaciones para ambos eventos de gran escala.

Al mismo tiempo, por razones humanitarias Estados Unidos abrió sus fronteras a los haitianos adoptando una política de no deportarlos, al menos que tuviesen antecedentes criminales. Esta política fue aceptable para los norteamericanos mientras el número de Haitianos que cruzaban la frontera era relativamente bajo. Por ejemplo, en el año 2015, 315 haitianos cruzaron la frontera de Tijuana a San Ysidro. En lo que va de este año, 5,000 haitianos han llegado a Tijuana y no todos han podido cruzar la frontera. La oficina de migración estadounidense en San Ysidro no tiene la capacidad para procesar ágilmente a este volumen de inmigrantes. A los que les dan citas, tienen que esperar semanas en Tijuana (tal vez pronto sean meses). Tijuana no tiene la capacidad de albergarlos temporalmente y existe la posibilidad de que permanezcan en nuestra ciudad por tiempo indefinido.

Hay dos factores que complican mucho la situación para nuestra ciudad. La primera es que Estados Unidos cambió su política de proteger a los haitianos de ser deportados. La segunda es que la economía de Brasil se colapsó. Los brasileños están en el vórtice de una crisis política y económica cuyo efecto colateral es que desaparecieron los trabajos. Esto es lo que fomentó la migración de los haitianos hacia el norte.

Sarah Saldaña, la directora de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, declaró este mes ante el congreso que hay 40,000 haitianos haciendo el peregrinaje de Brasil a México. Ellos nos saben que ya no los quieren en Estados Unidos. No tienen otro lugar adonde ir excepto regresar a la miseria de su país.

Hay quienes afirman que la llegada de los haitianos a México a través de la frontera con Guatemala se debe a corruptelas en el Instituto Nacional de Migración. No tengo manera de comprobar que esto suceda. Lo que sí se sabe es que para llegar a Estados Unidos los migrantes tiene que cruzar muchas fronteras. Primero llegan a Perú, después a Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua (el país más peligroso) y Guatemala. En cada tramo de su viaje son sujetos a extorsiones y actos criminales, tanto de parte de bandidos como de las mismas fuerzas de seguridad. Otros perecen ahogados al cruzar los ríos.

Cada país, incluyendo México, les otorga visas temporales por unas semanas para que puedan transitar. Su destino es llegar a Tijuana y a otras ciudades fronterizas en donde pueden permanecer varados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *