Trump vs. la verdad

En mis Cavilaciones del 8 de diciembre del año pasado abordé el tema de la Era de la Posverdad. Mi enfoque en ese entonces fue en las teorías de conspiración falsas que siempre han existido pero que hoy son más fáciles de difundir a través de las redes sociales. Para esa fecha el equipo del presidente electo Donald J. Trump ya daba señales de que su estrategia sería mentir a diestra y siniestra para manipular a la prensa y la opinión pública. Hace dos meses no pensaba que la situación empeoraría pero Trump tiene la capacidad infinita para sorprendernos.

thedailybeast.com_

Trump está normalizando la acción de mentir de tal forma que pronto los gobernantes nos mentirán con aún mayor descaro, inclusive cuando exista evidencia irrefutable que demuestre que sus pronunciamientos son falsos. Trump niega que se burló de un reportero con discapacidades aunque exista un video que han visto millones de personas en donde claramente lo hace. Cada vez será más difícil distinguir la verdad de la mentira porque la información que consumimos proviene de un sinnúmero de fuentes, muchas de ellas con la intención de engañarnos. Discernir la verdad nos obliga a escuchar continuamente a las fuentes de información que investigan los hechos, lo cual requiere mucho tiempo y esfuerzo. El resultado es que hoy vivimos dentro de una densa neblina de información con puntos de vista opuestos en donde cada quien cree lo que le conviene.

La asesora de Trump, Kellyanne Conway, una mujer con una habilidad extraordinaria para evadir preguntas, cambiar el tema y mentir a nombre de Trump, llegó al extremo de introducirnos al nuevo concepto de la “realidad alterna”, un mundo en que todo lo que dice Trump, aunque sea patentemente falso, es verdad.

Antier el presidente Trump, en su primer discurso a los miembros de las fuerzas armadas, afirmó, sin prueba alguna, que “la muy deshonesta prensa intencionalmente no reporta los ataques de terroristas radicales islámicos. Ellos tienen sus razones y ustedes entienden esto”, les dijo a los militares atónitos. Los reporteros preguntaron cuáles son esos ataques. La respuesta fue una lista con 78 ataques que incluye algunos de los que más cobertura tuvieron en la prensa internacional. Lo que hizo Trump es mentir para distraer la atención del desastre que ha sido su política de prohibir la entrada a Estados Unidos de personas de 7 países musulmanes. La asesora Conway defendió al presidente diciendo que lo único que él quiere es proteger al país de masacres como la de Bowling Green, ¡un ataque que nunca sucedió! Conway después pidió disculpas explicando que fue un error de dedo (más bien de boca). Sin embargo la prensa ya descubrió otras ocasiones en las cuales dijo la misma mentira.

Es tan grave el ataque a la verdad del presidente Trump y tan poderoso su púlpito que algunos piensan que quizás lo que hace es normal, puesto que todos los humanos mentimos. Las famosas mentiras blancas. Desafortunadamente las mentiras de Trump no son blancas. Son peligrosas para el planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *