Los Poderes de Trump

Esta mañana vi un reportaje en el programa matutino CBS this Morning de la primera junta del gabinete completo de Donald Trump en donde uno por uno el Vice Presidente, los secretarios y otros funcionarios se turnan para alabar a Trump afirmando el honor y el privilegio que es para cada uno de ellos servir al presidente. Reince Priebus, el Jefe de Personal de la Casa Blanca, en un derroche exagerado de efusividad, dijo lo siguiente: “de parte de todo el personal a su alrededor, señor Presidente, le damos las gracias por la oportunidad y la bendición que usted nos ha dado de servir a su agenda y a los americanos”. Lo primero que me vino a la mente son las palabras populares barbero y arrastrado.

Trump

Quizás los miembros del gabinete de Trump saben que la única manera de desempeñar sus trabajos, los cuáles muchos están arrepentidos de haber aceptado, es “seguirle la onda” a Trump para no provocar sus burlas y su furia. Trump vive en una burbuja cuyo oxígeno es la lealtad y las alabanzas de sus seguidores. En esa misma junta, Trump afirmó a los reporteros que con muy pocas excepciones, ningún presidente de Estados Unidos ha logrado tanto en tan poco tiempo. Esto es falso, puesto que sus logros han sido primordialmente cancelar los decretos de su predecesor. Su único éxito que involucró al Congreso fue la nominación del Neil Gorsuch, el nuevo juez de la Suprema Corte de Justicia.

A pesar de que muchos juzgamos su presidencia como desastrosa para su país y el resto del mundo, Trump no ha perdido el apoyo de su base política ni la de su partido. Los que tienen la esperanza de que Trump sea destituido tienen los momios en su contra. El presidente de Estados Unidos solo puede ser enjuiciado políticamente por “actos de traición, soborno y otros crímenes y delitos menores”. No existe una definición clara de qué son “otros crímenes y delitos menores”.

El presidente tiene amplios poderes. Tiene el poder de despedir a Robert Mueller, el fiscal especial que nombró el Departamento de Justicia para investigar la posible colusión entre Rusia y la campaña presidencial de Trump, sin tener que explicar el motivo.

Trump es simétrico porque corresponde a la lealtad que le exige a sus colaboradores. El embrollo en que se encuentra se debe en gran parte a su afán de proteger al general Michael Flynn, su anterior asesor de Seguridad Nacional que solo duró dos semanas en su trabajo después de descubrirse que le mintió al Vice Presidente Pence y al Congreso al no declarar sus asuntos posiblemente ilegales con Rusia y Turquía. Si consignaran a Flynn, Trump tiene el poder de otorgarle un perdón sin que nadie pueda evitarlo.

Pocos niegan que Trump es un individuo amoral, egocéntrico y con un déficit enorme del sentido de ética profesional. Estos no son motivos legales para destituirlo. Además cuenta con la mayoría en el Senado y en la Cámara de Diputados. Por lo tanto la probabilidad de enjuiciarlo es muy remota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *