Archivo de la etiqueta: Asaltos en México

Tijuana Insegura

Se quebró la pantalla de mi celular y busqué en el Internet lugares en Tijuana en donde los reparan. Hablé a tres talleres y varias cosas me sorprendieron. Primero que todos me cotizaran la reparación en dólares. Segundo que el costo fuera el mismo y muy alto (¡$90 dólares!). Tercero el que al llegar al establecimiento que escogí, solo porque harían la reparación más rápido, notar que la puerta de entrada era una reja metálica sin chapa, como la de una cárcel, que se abría por dentro oprimiendo un botón.

asalto

Al entrar le pregunté medio en broma al dueño: “¿Por qué tanta seguridad? ¿Qué roban mucho aquí?”. Me contestó con otra pregunta: “¿Usted dónde vive?”. Le contesté que he vivido en Tijuana la mayor parte de mi vida. “¿Y nunca lo han asaltado?”, masculló continuando el interrogatorio. Al decirle que no me felicitó por mi buena suerte. Sus negocios han sido asaltados numerosas veces y nunca han arrestado a nadie. Para el dueño del negocio, una persona muy competente y amable, lo normal en Tijuana es que te asalten. Yo, hasta la fecha, soy una excepción. No solo los comercios de la ciudad están amurallándose. El consultorio de uno de mis amigos médicos tiene el mismo sistema de entrada.

Estamos presenciando la normalización de la inseguridad. Tristemente son tantos los asaltos y asesinatos en nuestra abatida ciudad que parece que ya estamos acostumbrados y cada vez menos alarmados. Pero por debajo de esa aparente apatía está la realidad de que vivimos con temor y en un constante estado de alerta que no conducen a una buena calidad de vida.

La forma en que nos damos cuenta que la inseguridad está empeorando es cuando sabemos que alguien cercano a nosotros ha sido víctima de un crimen. Tengo el privilegio de pertenecer a un grupo de amigos que nos reunimos todos los miércoles a comer. La semana pasada, cuando disfrutábamos nuestro convivio, uno de los miembros del grupo recibió una llamada de su madre, de 72 años de edad, para comunicarle que la acababan de asaltar en un centro comercial en el Blvd. Díaz Ordaz. Al salir de una tintorería, a plena luz del día, un individuo le presionó una pistola en las costillas y le pidió que le entregará su bolsa. Al hacerlo la empujó contra su carro y se golpeó con uno de los espejos retrovisores. Después apuntó la misma pistola a su amiga, quien estaba dentro del auto, y también le robó su bolsa. El asaltante corrió a un carro que lo esperaba y se fugó. No arrestaron a nadie.

Confieso que me impactó mucho el asalto a la madre de mi querido amigo. Me indigna sentirme impotente y no saber qué puedo hacer para prevenir estos crímenes para que nuestra ciudad goce del ambiente de seguridad que nos merecemos los tijuanenses. Me entristece leer todos los días en este periódico y en otros los reportajes sobre robos, asaltos y asesinatos. Pensé que lo mínimo que podía hacer es escribir estas Cavilaciones.