Archivo de la etiqueta: Peña Nieto

El gobierno espía a sus ciudadanos

El diario New York Times publicó el lunes 19 de junio un reportaje que alega que el gobierno federal de México espía ilegalmente a los ciudadanos que le resultan incómodos. El artículo es devastador porque es muy difícil de refutar.

spy

La herramienta de spyware (software para espiar), llamada Pegasus, la desarrolló la compañía israelí NSO Group, que solo vende su producto a instituciones gubernamentales de todo el mundo con el fin de combatir el terrorismo y el crimen organizado. Funciona de la siguiente manera: a las víctimas se les envían mensajes de texto a sus teléfonos celulares para inducirlos a que hagan click en alguna parte de la pantalla. Esta es una variación de la técnica de phishing que utilizan los ladrones comunes para robar identidades y solicitar rescates del secuestro de datos (dediqué mis Cavilaciones a este tema en el mes de abril y las pueden leer en mi blog). En este caso, desde momento de hacer click, los espías pueden escuchar las llamadas, leer los mensajes de texto, inclusive los cifrados, leer los correos electrónicos y ver los calendarios de las víctimas.

En esta era digital, en donde los terroristas y el crimen organizado utilizan la tecnología para lograr sus objetivos, Pegasus es una herramienta invaluable. Empresas como Apple y Facebook siguen la doctrina de proteger la privacidad de sus clientes, algo que puede impedir que las autoridades investiguen delitos. Ya hubo un caso famoso en el que Apple rehusó ayudar al FBI a abrir el iPhone de un terrorista. ¿Por qué estas empresas quieren proteger tan celosamente la información de sus clientes? Porque entienden que cada día hay mas tipos de crímenes digitales y que la mejor manera de prevenirlos es proteger los datos privados. Si la acusación del NYT resulta cierta, no solo son los criminales a los quienes hay que temerles, sino también al mismo gobierno cuando hace mal uso de las herramientas de espionaje.

Entre las personas que supuestamente ha espiado el gobierno federal (no hay manera de probarlo), se encuentran los críticos del gobierno, incluyendo los abogados de los 43 desaparecidos de Ayotizanapa, Carmen Aristegui y su hijo, Carlos Loret de Mola y muchos otros más. Se puede comprobar que han sido víctimas de espionaje porque el spyware deja huellas en el teléfono.

NOS Group afirma que su contrato especifica que el uso de Pegasus será solo para combatir el crimen y el terrorismo. Instalan el producto ellos mismos y dicen que es imposible replicarlo en otros sistemas. Pero tampoco tienen la manera de, ya estando instalado, monitorear su uso.

Bajo las leyes mexicanas, solo un juez federal puede autorizar el monitoreo de las comunicaciones privadas, y solo cuando existe una razón que lo justifique. Es dudoso que un juez aprobara vigilar a ciudadanos cuyo principal propósito es defender la libertad de expresión y luchar contra la corrupción. ¿No?

Todo esto demuestra, una vez más, que los avances tecnológicos son armas de dos filos. No existe una sola tecnología que se haya inventado para el bien común que no se utilice también para perjudicarnos.

El flautista Trump

“Recibí el 46% del voto Hispano en Nevada. Yo amo a los Hispanos”, declaró Donald Trump después de su victoria en la elección primaria de ese estado, en donde obtuvo casi el doble de los votos de su más cercano contrincante. ¿Por qué votaron por él? ¿Por qué vota tanta gente por él?

Trump insiste en que construirá un muro para prevenir que entren indocumentados por la porosa frontera con México. Unos días después, cuando le preguntaron su opinión acerca de las declaraciones de Vicente Fox quien afirmó” “I am not paying for that fucking wall” (más o menos: “yo no voy a pagar por ese chingado muro”), Trump contestó que debido a esa declaración “el muro ya se hizo más alto”. El señor del peinado infame asegura que obligará a México a pagar por el muro usando como palanca el desequilibrio de $54 MDD en el comercio entre los dos países.

Suponiendo que ocurra la desgracia de que Trump llegue a ser presidente, la mayoría opina que difícilmente podría lograr sus propósitos porque el Congreso no lo permitiría. Pero observen lo que ha pasado con el presidente Obama. Desde que tomó posesión hace 7 años, los senadores y diputados republicanos se han opuesto virtualmente a todas sus iniciativas. Sin embargo Obama ha podido transformar al país usando las prerrogativas del poder ejecutivo, algo que hace que enfurezcan aún más sus opositores. El presidente Trump seguramente haría lo mismo para conseguir sus metas radicales.

Otra vez la pregunta: ¿por qué vota la gente por Trump? Muchos analistas políticos se hacen la misma pregunta y tratan de entenderlo entrevistando a sus admiradores que lo apoyan con fervor. Una vertiente común es porque dice lo que le piensa y lo que le da la gana, no lo que la gente quiera oír. No le importan las consecuencias. Cuando insulta a la gente, no es nada selectivo. Agrede a todos por parejo. Viendo que su posición de líder en las encuestas no se afecta a pesar de sus declaraciones incendiarias, sus contrincantes, quienes inicialmente actuaban con cautela, ya se quitaron los guantes. El concurso para obtener la candidatura del Partido Republicano ya se convirtió en una batalla campal en donde los denuestos fluyen en todas direcciones.

Trump_Pied_Piper

En México pocos creen las declaraciones que hacen todos los días nuestros gobernantes en sus incesantes ceremonias pomposas. Cuando el secretario de hacienda dice que el país crecerá cierto porcentaje no lo creemos. Cuando el presidente dice que se aclarará el escándalo de la famosa Casa Blanca no le creemos. Sabemos que la clase política solo tiene una meta: la de lucrar. Por eso nadie nada le cree a los políticos.

En Estados Unidos es lo mismo. El discurso de los candidatos varía de acuerdo con la audiencia y con las prioridades de quienes financian sus campañas. Por eso cuando llega alguien como Trump que dice lo que piensa y que paga por su propia campaña, los votantes lo siguen al abismo como las ratas al flautista de Hamelin.

Otra perspectiva sobre el IVA en la frontera

El tema del aumento del IVA en la zona fronteriza de México con Estados Unidos ha sido analizado ampliamente desde que el gobierno de Peña Nieto decidió hacer este cambio.

La realidad que se vive en la frontera es distinta a la del resto del país y por eso algunas reglas aquí son diferentes. Por ejemplo, el horario es diferente al del resto del país porque resulta más práctico en virtud de la continua interacción entre los países. El precio de la gasolina en la frontera generalmente se ajusta de acuerdo con el que ofrecen las gasolineras en Estados Unidos.

Los problemas que causan las diferencias en los impuestos de valor agregado en las fronteras no son únicos entre México y Estados Unidos. Es un problema global que existe aún entre los países de la Unión Europea, los cuales han estandarizado muchas de sus políticas, pero no la de los impuestos. Dentro de la Unión Europea varían los impuestos entre los países y esto crea problemas similares a los que sufrimos aquí. Las mayores diferencias están en los impuestos de las bebidas alcohólicas. Por ejemplo, este impuesto es menor en Estonia que en Finlandia y mucho menor que en Suecia. Por lo tanto la gente que visita Estonia desde estos países regresa cargada de licor. Los impuestos entre Noruega y Finlandia son diferentes y por eso los noruegos cruzan la frontera para hacer sus compras en Finlandia. Las cadenas de tiendas finlandesas tienen su mayor porcentaje de ventas en la frontera con Noruega.

La República de Irlanda pertenece a la Unión Europea y su moneda es el euro. Irlanda del Norte pertenece al Reino Unido y su moneda es la libra esterlina. Cuando el euro sube de precio con respecto a la libra, hay largas colas de automóviles que cruzan la frontera para comprar muebles, ropa y provisiones en la ciudad de Newry en Irlanda del Norte. A este fenómeno se le bautizó con el nombre de “el efecto Newry”.

El mismo efecto existe entre Inglaterra y Francia, entre Francia y España y entre Singapur y Malasia. Las diferencias en costos originan leyes extrañas como la de Singapur, en donde los autos cuando salen del país tienen que tener el tanque lleno para evitar que compren gasolina fuera del país.

Mantener más bajo el IVA en la frontera que en el resto del país era una muy buena política para la salud de la economía de México. Podría decirse que era un ejemplo para el mundo. La política establecía un piso parejo para competir con nuestros poderosos vecinos del norte. Tal vez esto no sería práctico en otras fronteras del planeta debido a las mayores densidades de población. Existiría el riesgo que dentro del mismo país la gente viajara a las fronteras a hacer sus compras. Pero México es un país grande y esto nunca fue un problema.

Cuando el gobierno federal decidió aumentar el IVA en la frontera abandonó una política que beneficiaba al país entero, no solo a la zona fronteriza.

Patricia

El Centro Nacional de Huracanes (National Hurricane Center, o NHC) es una organización científica con reputación reconocida mundialmente por su excelencia. Forma parte de una agencia de gobierno norteamericana que se denomina National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA). Esta a su vez es parte del Departamento de Comercio de Estados Unidos. NOAA emplea científicos de todo el mundo para cumplir con su meta principal que es la de predecir el clima y mantener una bitácora completa de todos los eventos meteorológicos del planeta. Cuenta siempre con las computadoras más poderosas del mundo debido a que se requieren muchos cálculos matemáticos para poder afirmar que surgirá una tormenta en un lugar específico en alguna fecha en particular.

Desde muchos años visito con frecuencia el sitio de Internet del NHC por dos motivos. El primero es que uno de los laboratorios más importantes de NOAA está en Boulder, Colorado, lugar en donde viví por más de 25 años. Conocí mucha gente que trabajaba ahí. Segundo, porque yo estoy muy al pendiente de los huracanes que azotan cada año a la costa del Pacífico mexicano, en particular a Baja California Sur, en donde también viví algunos años.

Por casualidad estaba yo en La Paz, BCS la semana pasada cuando se declaró la emergencia del huracán Patricia y me mantuve informado a través del sitio del NHC. El NHC declaró que Patricia era el huracán más poderoso que se haya registrado en la historia, con vientos con más de 325 Km por hora (Peña Nieto no inventó esto). El sitio contiene gráficas de todos los huracanes del mundo desde que nacen hasta que se disipan. Se muestra la trayectoria proyectada y la probabilidad de la velocidad de los vientos desde el ojo hasta cientos de kilómetros a su alrededor. No se puede predecir con mayor exactitud porque la naturaleza es caprichosa y a veces hace cosas que no podemos pronosticar, aún con las computadoras más poderosas.

¿Por qué Patricia no causó los daños épicos que se pronosticaban? En gran parte se debió a que los vientos de alta velocidad estaban restringidos a una área pequeña y a que aterrizó en áreas mayormente despobladas. Los daños de los huracanes dependen totalmente del lugar en donde aterrizan. Patricia hizo tierra cerca del pequeño poblado de Cuixmala, Jalisco con vientos de 265 Km/h. Pero como los vientos más fuertes no se extendieron más allá de 25 Km de su centro, no afectó a lugares más poblados, siendo el más cercano Manzanillo, localizado a más de 80 Km.

¿Qué debe hacer el gobierno en estas situaciones? Exactamente lo que hizo. Informar a la población, tomar medidas preventivas para evitar tragedias, y estar listos para manejar las peores contingencias. Patricia resultó ser el huracán más fuerte pero también uno de los más nobles. Desgraciadamente hubo muertos pero muchos menos de lo que se temía.

El gobierno de México tiene muy poca credibilidad; por eso sus críticos hoy aprovechan a Patricia para golpear al presidente quien, en este caso, estoy convencido que actuó responsablemente como debió hacerlo.

Indignación

Las últimas semanas hemos visto en los medios un verdadero alud de declaraciones en contra del presidente Enrique Peña Nieto, principalmente en las redes sociales. Un grupo de normalistas inclusive lanzó el domingo pasado un ultimátum al presidente para que renuncie antes del fin de este mes o si no incrementarán sus marchas y protestas. Es muy improbable que el presidente renuncie y por lo tanto seguramente veremos más manifestaciones en todo el país.

Aunque ya está muy trillado el tema de las declaraciones de la primera dama Angélica Rivera, quiero expresar que lo que más me sorprendió fue ver la desconexión total que existe entre el pueblo y la cúpula política del país. Sería absurdo pensar que las declaraciones de la primera dama no fueron elaboradas por los encargados de la imagen de la presidencia. Supongo que también tuvo que practicar el discurso enfrente de asesores para pulir su presentación como es lo común en casos tan delicados. Por eso resulta igualmente absurdo que nadie haya notado que las declaraciones y la forma en que se expresaron tendrían el resultado totalmente opuesto a lo esperado. Lo que lograron fue crear más dudas y acentuar el craso conflicto de interés que no se abordó convincentemente. El resultado neto fue aumentar la indignación del país a niveles impensables.

En el escritorio del presidente de los Estados Unidos en la Casa Blanca hay un famoso letrero que dice: The Buck Stops Here, colocado ahí inicialmente por el presidente Harry Truman. No se puede traducir literalmente pero lo que significa es: “Yo asumo la responsabilidad y no culparé a otros”. La persona encargada de una organización gubernamental tiene que asumir la responsabilidad total de lo que sucede y no puede decir que ignoraba los hechos o culpar a sus subordinados.

Ha habido dos escándalos recientes en Estados Unidos que ilustran este principio. Cuando hubo fallas en las labores del Servicio Secreto al permitir que un individuo brincara la cerca de la Casa Blanca y se metiera casi hasta la recámara del presidente, el senado hizo comparecer a la jefa del servicio que tuvo que renunciar días después. Ella tuvo que asumir la responsabilidad por el mal trabajo de unos guardias en una organización con más de 8,000 empleados. Cuando se publicó que los hospitales para veteranos estadounidenses hacían esperar a pacientes meses para atenderlos y que se falsificaban los reportes de desempeño, el que renunció fue el jefe de la Administración para Veteranos, un general anteriormente condecorado y muy respetado.

¿En México quienes son los responsables? La táctica es la inversa: culpar a los otros partidos o a los funcionarios de más bajo nivel. Después de la matanza en Tlataya, no vi que hubiera presión alguna en los altos niveles del gobierno. Inclusive, días después el presidente felicitó al secretario de defensa por la excelente labor que desempeñan las fuerzas armadas.

Para que México cambie todos tenemos que asumir responsabilidad por nuestros actos, empezando por los más altos niveles de nuestro gobierno.